Conclusiones

En este penúltimo apartado, intentaré mostrar mis pensamientos sobre el proceso llevado a cabo. Por una parte, me gustaría reflexionar sobre aspectos organizativos. En cuanto a estos, he de mencionar que me parece una forma novedosa de estructurar la asignatura. Por una parte, tenemos una metodología nueva, con una herramienta nueva, que desarrolla nuestras capacidades (por lo menos las mías) de informática. Esta metodología hace que sea una asignatura diferente al resto, debido a que se puede trabajar en ella dentro y fuera del aula, sin existir ese espacio vacío que desliga el trabajo de la clase con lo de fuera. Por otra parte, me gustaría comentar el método de evaluación. Como ya cité en una de mis entradas, la evaluación me parece muy diferente a la mayoría de asignaturas. No se realiza un examen ni una prueba  final que (tan solo, y parcialmente) mide nuestros conocimientos, sino que se realiza una evaluación centrada en el proceso, lo que da la posibilidad de que mejoremos en nuestro trabajo y en nuestro desarrollo profesional. Además de esto, he de reflejar mi agrado con la planificación pero a la vez espontaneidad de la asignatura, que nos hacía ser partícipes y a la vez configuradores de nuestra realidad, adaptándose así a nuestros ritmos de aprendizaje.

Por otra parte, he de reflexionar sobre mi labor en el proceso de construcción de este portafolio. Desde el inicio el interés por las ideas presentadas en la asignatura hizo más fácil conseguir un compromiso, menos movidos por la obligatoriedad del trabajo y más por el deseo de aprender e indagar en los conceptos y en las ideas antedichas. La gran amplitud de terreno que nos deja de reflexión la materia, hace de ella que sea más motivadora y agradable. También quiero mencionar aquí la asistencia a las sesiones de trabajo, ya que esta característica presencial nos permitió que todos fuéramos artífices y colaboráramos equilibradamente en las tareas propuestas en la asignatura, así como realizar procesos de reflexión conjunta, que nos retroalimentaban.

Todos estos elementos nos permitieron dar cabida a una ampliación de nuestros conocimientos, así como a veces conseguir desequilibrar esa estructura que teníamos tan arraigada y que debe de ser modificada. Así, el asesoramiento en nuestra cabeza se transformó; pasó de ser una incógnita, una entelequia (y por qué no decirlo, un sinónimo de orientación) a una acción complejísima que ni siquiera loa mayores expertos podían definir de forma clara y concisa. Concebimos al final un asesoramiento lleno de elementos inherentes, como la colaboración, la competencia emocional, la atención a la diversidad…que creíamos que eran fragmentos de una educación teórica que estudiábamos en la facultad. Todo este proceso fue encaminado con un aura de positivismo, buscando una utopía que nos hizo recorrer caminos que ni siquiera imaginábamos que existían. De esta forma, mi paso por la asignatura fue en progresión, primero reflejándose como pequeñas reflexiones de los aspectos de clase y finalizando en un proceso meditabundo en continuo cambio, que se basaba en un todo que tenía diferentes elementos. Mi camino, lleno de senderos que a veces no llevaban al final correcto, aquellos que me hicieron atajar, aquellos que me llevaron a la carretera principal…en suma, todos y cada uno de ellos me llevaron a aprender algo, y a la vez a trazar un mapa que me sirvió como guía para darme cuenta de que es cierto que todos los caminos llevan a Roma (todo está relacionado). Ya por fin en esa Roma, me doy cuenta de todo lo que he vivido y de todo lo que he soñado y reflexionado. Doy gracias a mis incansables compañeros de viaje, sobre todo a Yesshenia Vilas y Daniel Pregal, que con sus conversaciones con sabro a café me hicieron crecer tanto a nivel profesional como personal, así como a las numerosas aportaciones de la gente de clase, que me hizo ver la realidad con otras gafas.

Y ya por último, quería explicitar mi contento por el paso de la materia debido a todos los factores expuestos (y algunos más que se me quedan en el tintero). A día de hoy puedo decir que he llevado a cabo un trabajo mucho más riguroso que en muchas asignaturas en las que me hacían estudiar para un examen y en las que todo se me olvidaba a la semana. Por todo ello, quería clarificar mi más franco deseo de que a todos les haya aportado tanto como a mí esta materia.

Un cordial saludo a todos/as.