PROYECTO ABALAR Y PROYECTO E-DIXGAL

En la expositiva del día 20 de septiembre hemos trabajado en base a la revista que nos habla de la situación actual de la tecnología educativa en el sistema educativo, la cual recibe el nombre de, "Presencia del Libro de Texto Digital en Galicia: Una Mirada Estadístico-Geográfica del Proyecto E-DIXGAL".

El Proyecto Abalar, una iniciativa que tenía por objetivo potenciar la integración de las TIC en la educación de la comunidad gallega, se ofertó tanto a los centros públicos como a los privados, pero con la obligación de atender a una serie de características, como infraestructuras específicas para ello, lo que ocasionó una gran diferenciación entre centros. No sirve de nada ofertar un modelo de enseñanza basado en las tecnologías si no dotas a todos los centros del material necesario para ello. Esto nos incita a pensar que el término nativo digital no existe como tal, porque el hecho de nacer en un lugar no te garantiza que vayas a gozar de ello.

En contraposición, el Sistema de Información para la Educación de Galicia (SIEGA), fue en el 1998, un proyecto que sí garantizaba herramientas de digitalización para todos y que no resultaba excluyente como el Abalar.

Por otro lado, el Proyecto Educativo Digital (E-DIXGAL), el cual comenzó a implantarse en el curso 2014-15, tiene como fin garantizar a todos los centros educativos un conjunto de libros y otros materiales digitales para lograr así una mayor digitalización.

Este hecho ya está teniendo consecuencias negativas debido a que en primer lugar es la Administración la encargada de seleccionar estos nuevos materiales y en segundo lugar está provocando una mayor desigualdad que la ya desencadenada por el proyecto Abalar.

En consecuencia, pienso que debería ser el profesorado junto con los equipos de dirección de los centros los que escogiesen esos materiales digitales, ya que, ¿quién conoce de primera mano la realidad de su propio centro? Y en relación a ello, ¿qué grado de autonomía se le va a dejar al centro educativo de seguir en la línea en la que nos encontramos?

Además de la anterior problemática, como sólo se puede introducir el libro digital en determinados centros Abalar, se sumarán de esta forma más tipos de centros, concretamente tres: no Abalar, Abalar no acogidos por E-DIXGAL y Abalar acogidos por E-DIXGAL. A raíz de todo esto surgen una serie de preguntas, ¿interesaba ya desde un principio seguir aumentando las desigualdades entre centros o simplemente fue una fatídica consecuencia inintencionada?, si todos los niños y niñas tienen derecho a unas mismas oportunidades, ¿de qué manera se puede solucionar este problema?

En caso de que se hubiese cumplido la promesa de llevar a cabo una total digitalización en las aulas, pueden surgir preguntas como, al estar en constante contacto visual con pantallas, ¿qué efectos nocivos tendrán en los niños y niñas?, además, el hecho de llegar a esta situación, ¿influiría negativamente en el ámbito de la escritura?

En cuanto a la primera pregunta, la "Revista Mejicana de Oftalmología", "Elsevier", nos dice que el conjunto de dispositivos electrónicos no producen daños orgánicos en la visión, pero que sí pueden influir en la aparición de fatiga, por lo que deberán tomarse medidas de protección al respecto. Pero entonces, si el alumnado va a aprender exclusivamente mediante aparatos electrónicos, ¿qué medidas pueden tomarse? (Arias, Bernal y Camacho, 2016).

Haciendo referencia a la segunda pregunta, la "Revista Técnico-Científica del Deporte Escolar, Educación Física y Psicomotricidad", titulada "Sportis", afirma que una de las habilidades que el alumnado de educación primaria debe desarrollar es la escritura y que mediante estos aparatos esto no podrá trabajarse, debido a que las tablets o microportátiles que existen hoy en día no están diseñados para abordar esto, consecuentemente no se trabajarán aspectos tales como la caligrafía o la coordinación óculo manual (Rodríguez, 2015).

Debo decir que todo este tema me cogió totalmente por sorpresa. El hecho de no ser de Galicia no fue de ayuda para que yo conociese estos dos proyectos, es cierto que algunas compeñeras mías me habían hablado un poco sobre ellos, pero ninguna de nosotras conocía en profundidad los objetivos que pretendían cumplir y mucho menos el trasfondo que se encontraba detrás de estos dos, a mi modo de ver, proyectos idealistas y exclusivos.

Resumiendo, se ha definido el concepto de libro electrónico de tal manera que el proceso de enseñanza-aprendizaje debe cambiar notoriamente, pero si observamos la realidad vemos que lo único que cambia es el formato de los contenidos, pero la enseñanza sigue siendo tradicional. Muestra de ello son los porcentajes que nos ofrece la Revista de Currículum y Formación del Profesorado, escrita por Fraga y Alonso (2016). En ella se muestra como el Proyecto E-DIXGAL se incorpora a los centros educativos en un 8% y el Abalar en un 39%.

Podemos creer entonces que la base para una buena educación no está realmente en el instrumento que se utilice, sino en la forma de trabajar los contenidos.

 

Referencias:

Arias, A. Bernal, N. Camacho, L. (2016). Efectos de los dispositivos electrónicos sobre el sistema visual. Revista Mejicana de Oftalmología, pp. 1-4.

Fraga, F. & Alonso, A. (2016). Presencia del libro de texto digital en Galicia: una mirada estadístico-geográfica del Proyecto E-DIXGAL. Profesorado. Revista de Currículum y Formación del Profesorado, vol. 20, nº1, pp. 91-112.

Rodríguez, E. (2015). Aproximación teórica a Edixgal. Libro digital de Educación Física. Sportis. Revista Técnico-Científica del Deporte Escolar, Educación Física y Psicomotricidad, vol. 1, nº 1, pp. 2-15.