LA TECNOLOGÍA EN LAS ESCUELAS GALLEGAS

Ante el creciente auge de la presencia de medios tecnológicos en las escuelas, la Comunidad Autónoma de Galicia decidió incorporarse a esta tendencia internacional (no sé si merece llamarse así por las grandes diferencias socioeconómicas que pueblan nuestro planeta). Así emergió el proyecto Abalar (2009) con el que la administración educativa dotaba, a los centros que libremente lo solicitasen, de equipos informáticos para los alumnos de determinados cursos. Ante el éxito proclamado por la Xunta de este proyecto, pocos años después decide ampliar la oferta inicial que hacía Abalar, comenzando así un nuevo proyecto: E-DIXGAL (2014).  El objetivo del mismo es potenciar el uso de los ordenadores que había aportado el primero incluyendo ahora el libro de texto en formato digital.

Hasta aquí muchos lectores inocentes podrían pensar que la propuesta es bastante buena y, en cierto modo, ¿estos recursos no se ofrecen para mejorar la educación? Yo también lo pensé así en un primer momento. Con los pocos datos que he aportado más arriba puede parecer una estrategia aceptable, pero si uno lee el artículo que nos mandaron en clase Presencia del libro de texto digital en Galicia: una mirada estadístico-geográfica del Proyecto E-DIXGAL (Fraga y Alonso, 2016), podrá comprobar que esta iniciativa cojea por varios sitios.

En primer lugar, Abalar se ofreció a los centros de forma voluntaria (tanto públicos como privados). Si todos los colegios hubiesen aceptado la propuesta, ¿habría tenido la Administración medios suficientes para dotar a todos de ordenadores? Posiblemente ya contaban con que muchas escuelas se echarían para atrás ante la necesidad de personal formado y el respeto que muchos le tienen al uso de las TIC. También hay que preguntarse qué ocurre en el caso de las escuelas unitarias. ¿Se los dota de ordenadores para los niños en edades de cursar 5º  y 6º curso, para toda la escuela o se les excluye? Deberíamos investigar sobre esta cuestión porque de darse el último caso estaríamos ante una clara situación de discriminación.

En segundo lugar, como puede apreciarse en los mapas realizados mediante SIG que aparecen en el artículo, la mayoría de centros que participan en Abalar a lo largo de las tres fases en las que consistió, se concentran de forma nítida en los grandes núcleos urbanos, sobre todo en las zonas costeras y menos hacia el interior de la Comunidad. Si nos paramos a pensar, esto va a significar una importante diferencia entre los niños de las provincias orientales frente a los de las occidentales y también de los de áreas rurales respecto a los de urbanas. ¿No eran estos proyectos para mejorar la educación de los niños y niñas gallegas? Parece que sólo era la de unos pocos.

En tercer lugar, cuando aparece E-DIXGAL sólo se les ofrece a los colegios que ya han participado en el proyecto Abalar, por lo que hay centros que aún no tienen acceso a ninguno de los dos, es decir, la presencia de las TIC en las escuelas que quedaron fuera en ambas iniciativas debe ser muy escasa. Tan solo tendrán el kit de pantalla digital y proyector que sí que se ofrece a la totalidad de los centros, algo que yo desconocía. Pero dado que los colegios públicos no pueden pedir a los padres del alumnado que compren un ordenador o una tablet a sus hijas e hijos, ¿cómo van a ponerse al paso del resto de centros sin la ayuda de la administración? Por otro lado, E-DIXGAL  sólo ofrece dos posibilidades de libros de texto (de dos editoriales distintas), lo que puede sonar a que existen o intereses económicos o que no quieren que el aprendizaje de los alumnos y alumnas se salga de ciertas líneas.

Por último, si comparamos los datos de la Administración pública frente a los del artículo de Fraga y Alonso (sólo en lo referente a Abalar), podemos observar el gran optimismo de la primera y la triste realidad que muestran los segundos. Para hablar de los datos de la Administración me remito a la página de Amtega (ver webgrafía para el link). Lo que hacen aquí es informar simplemente de los miembros del proyecto Abalar, obviando al resto de centros públicos y concertados que no participan, mientras que Fraga y Alonso muestran los datos sobre el total de escuelas gallegas que podrían haber solicitado entrar en el proyecto. Además, en la página de la Administración establecen una relación entre la reducción del porcentaje de fracaso escolar y la implantación del proyecto Abalar, sin aportar ningún tipo de datos sobre el tema. No sabemos si solo se refiere a la tasa de estos centros o a la total de la Comunidad, y si Abalar es la causa real de ese descenso.

Yo estudié en un centro concertado adscrito al programa Abalar. Durante esa etapa me pareció el no va más que pudiéramos llevar los ordenadores a clase y trabajar con ellos sin que fuera necesario que los profesores se pelearan por el aula de informática. Ahora, después de exponer todo lo anterior, me doy cuenta de que, aunque en teoría debí ser una privilegiada, no lo fui realmente. El uso que se hacía en mi centro de los equipo que dotaba Abalar no era el correcto. En vez de estar en el curso que les correspondía los llevaban de un lado a otro para que todos pudiéramos tener acceso, y las actividades no eran para nada innovadoras ni motivantes. La lectura de este artículo y lo que comentamos en la sesión expositiva me ha abierto mucho los ojos a la realidad. Ahora veo los problemas a los que me voy a tener que enfrentar cuando ejerza, pero tengo la tranquilidad de que conozco mejor la situación.

Para sintetizar, como futuros maestros y maestras deberíamos empezar a interesarnos y preocuparnos por estos asuntos. Creo que con la lectura de este artículo y la  reflexión posterior de clase hemos entendido que el día de mañana nos va tocar a nosotros manejar las TIC en las aulas, con más o menos medios, y vamos a tener que intentar paliar las diferencias que se han derivado de la implantación de estos dos proyectos en las aulas gallegas. Debemos aprender a ser críticos con las propuestas que nos presenten a nosotros el día de mañana.

 

Referencias:

Fraga, F. & Alonso, A. (2016). Presencia del libro de texto digital en Galicia: una mirada estadístico-geográfica del Proyecto E-DIXGAL. Profesorado. Revista de Curriculum y Formación del Profesorado, vol. 20, nº1, pp. 91-112.

Webgrafía:

http://amtega.xunta.gal/temas/administracion-publica/servicios_publicos_dixitais/educacion/avance_abalar.html?__locale=es