EVOLUCIONANDO LA EDUCACIÓN

Estamos viviendo una época en la que avanzamos a gran velocidad. El ámbito social y económico son los que más deprisa cambian y, el resto, intentan seguir el paso que marcan juntos. La educación también quiere ponerse a su ritmo, pero nos encontramos ante un panorama que la deja, irremediablemente, muy atrás.

Esto es lo que opina el “teórico del aprendizaje digital”, como el mismo se define, George Siemens. Para demostrarnos que este atraso de la educación frente al resto áreas que constituyen nuestro mundo es real, Siemens hace un ejercicio de ubicación de la educación en la sociedad. Lo que comprobamos así, es que la enseñanza que se imparte a los niños y niñas hoy en día no los prepara para las exigencias que demanda la comunidad.

Las empresas buscan empleados con dos características básicas, creatividad e innovación, pero la escuela continúa utilizando métodos de memorización y repetición que no ayudan a desarrollar esas dos capacidades que demanda el ámbito económico. Respecto al ámbito social, la ciudadanía necesita miembros autosuficientes que sepan enfrentarse a los problemas que vayan surgiendo. Una niña o niño que solo memorice y repita determinadas situaciones no sabrá actuar en caso de que éstas se desvíen de lo que ha aprendido. En definitiva, los currículos tienden a la replicación pero la evolución clama a favor de la originalidad y heterogeneidad.

Una vez analizadas las circunstancias de este atraso, Siemens añade a la ecuación un elemento que él considera indispensable: las nuevas tecnologías. No sólo en el sentido de que hay que utilizarlas porque son parte de nuestro día a día, de la Era Digital, sino como elemento que permite al alumno aprender desde cualquier lugar.

La teoría que ha desarrollado Siemens recibe el nombre de “conectivismo”, y trata de dar respuesta al aprendizaje que tiene lugar en esta sociedad digital que evoluciona con rapidez. La solución que vislumbra es alejar el aprendizaje de la idea de que este ocurre en un lugar concreto: la enseñanza se asocia tradicionalmente con el aula cuando cualquier otro espacio puede ser adecuado para aprender. Aquí el docente no tiene el monopolio del saber.

Atendiendo a esto, podemos decir que el “conectivismo” entiende el aprendizaje como un proceso abierto basado en la diversidad de opiniones en el que se van conectando fuentes de información, que pueden proceder de personas y también de dispositivos no humanos (Area, 2014). Hablamos entonces de una red de conocimientos en la que todos puedan participar.

El propio Siemens ha puesto en práctica sus ideas en los llamados “cursos abiertos en línea”, orientados a universitarios. Para ver lo que aprendían sus alumnos utilizaba una aplicación para rastrear lo que estos iban haciendo en las redes y, en base a ello, diseñaba el currículum por el que se regiría el modelo de aprendizaje.

Este es quizás el punto más fuerte de su propuesta, aunque la verdad yo me perdí un poco al llegar a él. Nosotros vamos a trabajar con una currículum dado que podemos modificar con tal de alcanzar los objetivos que dicta pero, ¿no sería mejo establecer uno en función de las niñas y niños a los que enseñemos? ¿No tendría más sentido partir de lo que saben, de lo que no, de lo que son capaces y de lo que pueden llegar a ser/hacer? Se trata de las famosas ideas previas y de los intereses de los discentes, algo que hemos trabajado en muchas materias en las que nos insistían en utilizar este enfoque. La única diferencia es el incluir las TIC como medio fundamental para el aprendizaje y el situar este proceso fuera del aula.

El resto de las proposiciones de Siemens son muy interesantes, también algo complejas en mi opinión, pero él la ha probado con jóvenes adultos e independientes. Uno de los motivos de que existan escuelas es que los padres no pueden hacerse cargo de sus hijos. ¿Cómo haríamos entonces para abrir el aprendizaje a otros espacios en primaria? ¿Sería posible, en nuestro sistema de aulas masificado, rastrear y controlar lo que aprenden más de veinte niños?

El hecho de que las nuevas tecnologías sean un medio de conectar los conocimientos de todos es sugestivo, porque todos podrían aprender de todos pero, ¿está el alumnado de primaria preparado para aprender y compartir lo que aprende de forma autónoma? ¿Sería capaz de resolver por sí solo los problemas que surjan? ¿Cómo detectaríamos si algún niño o niña tiene dificultades?

Son muchas las dudas y preguntas que me surgen sobre esta propuesta de George Siemens, por lo que no me acaba de convencer del todo, y lo admito aun a sabiendas de que pueda parecer anticuada o tradicional. Está claro que la escuela no está formando a los más jóvenes para las necesidades de la sociedad pero, ¿es el "conectivismo" la solución al problema?. A los niños y niñas no se les deja actuar de forma autónoma, se les corta la vía de la creatividad a la hora de aprender y se les guía a través de un currículum preestablecido pero aun así, a pesar de lo interesante de la teoría, parece muy complicado llevarla a la práctica.

No voy a decir que sea una idea muy utópica. Realmente es necesario un cambio como el que propone Siemens pero para llegar a ese punto parece que aún nos queda un largo camino por recorrer.

REFERENCIAS

Area, E. (2014). ¿Qué es el Conectivismo?: Teoría de Aprendizaje para la Era Digital. Eduarea’s Blog. Recuperado de: https://eduarea.wordpress.com/2014/03/19/que-es-el-conectivismo-teoria-del-aprendizaje-para-la-era-digital/