Experiencia con las TIC en el centro de prácticas

Mi tutora en el colegio durante las prácticas es la coordinadora del proyecto Abalar. Desde el inicio en clase, la profesora ha utilizado los ordenadores a todas horas, para que los niños y niñas trabajen a través del ordenador con diversas actividades, búsqueda de información y vídeos. Utiliza un campus virtual cerrado que se llama Edmodo. En este espacio la profesora comparte diferente información de interés para el alumnado, aunque mantiene un orden y un control ya que ella es la administradora. Me parece algo innovador, pero un problema es que muchos niños y niñas al llegar a sus casas no tenían internet para poder compartir la tarea que se le había mandando en clase. Otro problema fue que los alumnos se dispersaban con otros contenidos que no tenían que ver con el tema principal. Es muy importante que exista un esquema de trabajo con un objetivo claro y conciso.

Después de el paso de la primera semana en el centro, le pregunté a la profesora cúal era el objetivo principal del uso del ordenador por parte del alumnado. Me comentó que saber trabajar con el ordenador para un futuro para los niños y niñas es algo muy importante, pero que la mayoría de profesores no le daban mucha importancia y no tocaban la informática ni las nuevas tecnologías en sus clases. En mi opinión, creo que debería existir un guión entre el conjunto del profesorado para que exista una organización para saber lo que cada profesor trabajó con cada curso y así saber en qué un profesor puede actuar o darle más importancia para mejorar al alumno en un determinado campo de la educación. Después de la respuesta sobre el uso de los ordenadores, ella me comentó que pudo elegir el proyecto Escuela 2.0, pero no lo hizo ya que para ella existía un guión demasiado marcado por parte del libro digital. En este aspecto estoy totalmente de acuerdo con ella ya que las editoriales siguen un guión demasiado tradicional y no le dan mucho margen al profesor de realizar su trabajo como docente. Es decir, las sesiones ya vienen marcadas por los libros, los exámenes, evaluaciones,... el profesor sólo sería un mero lector. En definitiva, creo que el profesor debe buscar todo tipo de material para que el alumno consiga mejorar diariamente.

Por otro lado, con estos ordenadores que los niños y niñas utilizan de forma diaria, la profesora tiene numerosos problemas. Desde la falta de internet proporcionada por Abalar hasta lo que se tarda en recibir un ordenador que es enviado a arreglarse. Estos dos factores condicionan mucho el uso de estos ordenadores en esta aula, pero no impiden que la profesora utilice los ordenadores para el proceso de enseñanza. Las principales materias en las que utiliza el ordenador son Matemáticas, Lengua Castellana y Ciencias Naturales. Ella piensa que el uso y el conocimiento de las nuevas tecnologías son básicos para el desarrollo del alumnado en la sociedad actual. En mi opinión, creo que le da demasiada importancia a las nuevas tecnologías y se olvida un poco del material o contenido que pretende enseñar. Pretende enriquecer el conocimiento de los niños y niñas en el campo de las nuevas tecnologías, pero realmente en la escuela las nuevas tecnologías no son el punto central. También, la perdida de tiempo entre encender ordenadores y que le vayan a todos bien era un verdadero problema. Por ejemplo, en matemáticas hicieron el examen a través del ordenadores y tardaron tres horas, mientras que a papel una alumna lo hizo y tardó una hora y media. 

También, en muchas de las aulas del colegio no se utilizan estos ordenadores y, en mi opinión, creo que se debe a una falta de conocimiento por parte del profesorado, que se centra en el seguimiento de un libro de texto con una metodología tradicional. Creo que si un profesor no tiene pensado utilizar el material dado por Abalar, debería llegar a un acuerdo con el centro para decirles que no va a utilizar estos ordenadores y, en este caso, el centro ya vería que hacer con estos ordenadores. Un ejemplo, devolverlos para que otros profesores sí puedan beneficiarse de este material. 

Para concluir, me parece que el proyecto Abalar es bueno para todos los colegios y sus alumnos, pero creo que se debería haber llevado a cabo de forma más organizada, planificada y repartida para todo tipo de colegio público, tanto por parte del profesorado como por parte del gobierno, ya que todos los alumnos y alumnas se merecen una educación de calidad y equitativa.