Construccionismo de Seymour Papert

El Construccionismo es una teoría de aprendizaje que destaca la importancia de la acción. Está inspirada por la psicología constructivista, partiendo de la hipótesis de que el conocimiento hay que construirlo o reconstruirlo por la propia persona, no es algo que se pueda transmitir.

Como hicimos con varios proyectos, nosotros construimos nuestro aprendizaje, en Squeak tuvimos que hacer un reloj funcional, aunque algunas partes fueron guiadas (por la falta de tiempo), fuimos nosotros quienes lo hicimos.

El autor de esta teoría, aparte de trabajar con Piaget, es considerado uno de los expertos en tecnología educativa, y sobre cómo esta se pueden introducir en las aulas para aportar nuevos conocimientos, creatividad,…

Al utilizar un ordenador, los niños eran capaces de realizar distintas experiencias, a través del programa “Scratch”. En una de ellas, mediante un robot creaban la proporción aurea, en otro, se podía escuchar una melodía. Que los niños fueran capaces de crear esos contenidos a través de ordenadores antiguos que no tenían pantalla, y el contenido se miraba en papel,… me impresiono mucho; ya que también trabajaban con el programa Squeak (del que vamos a hablar en otra entrada) en el que yo no me entendía cómo funcionaba y me parecía muy complicado, sin embargo, los niños trabajaban perfectamente con él.

En el contexto actual de las tecnologías educativas, tenemos más posibilidades  y mayores recursos que antaño, pero no sabemos cómo emplearlas de cara al aprendizaje del alumnado. Este tipo de programas no funciona en nuestras aulas, ya que aunque dispongamos de nuevas tecnologías, recursos,… seguimos encerrados en el aprendizaje tradicional basado en el conocimiento memorístico donde los niños son pasivos. Este tipo de aprendizaje no funciona con la perspectiva constructivista, son opuestas. También hay que mencionar que la gran mayoría del profesorado no tiene los suficientes conocimientos para utilizar nuevas herramientas tecnológicas.