La hora del código

Consiste en dedicar una hora al día emprender a programar mediante juegos de distintos niveles y para varias edades. Fomenta las habilidades de resolución de problemas, lógica, creatividad y pensamiento crítico.  Dota al alumnado de conocimientos muy útiles para un futuro. Es también competencia digital porque estas actividades implican en uso creativo, crítico y seguro de las tecnologías además de ir desde tu propio conocimiento a algo mayor que desarrollarás a medida que vayas ascendiendo de nivel.