¿Programación en las aulas?

Como todos sabéis es una realidad la introducción de las nuevas tecnologías de la información y comunicación en nuestras vidas. Hoy en día es casi imposible no hacer uso de estas; vayamos donde vayamos encontramos tecnología. Es un hecho la gran diversidad de aplicaciones o programas que se nos presentan para su uso en tareas de la vida cotidiana de las personas. Cada vez  podemos contar con más de estas, facilitando nuestro día a día como por ejemplo la creación de Apps para la gran mayoría de tiendas donde podemos ver todos sus productos y con la opción de compra sin tener que desplazarte a la tienda física o la digitalización de las tarjetas de crédito, ahora puedes acceder a tu cuenta desde tu smatphone o cualquier otro dispositivo electrónico. Esto es una pequeña muestra de las ventajas y facilitaciones que conseguimos gracias al gran avance tecnológico que se está desenvolviendo.

Es evidente que estamos ante una digitalización de todo lo que conocemos y en efecto en la educación no iba a ser menos. Pero,¿realmente en las escuelas se le saca el máximo potencial de lo que nos ofrecen las TIC?  

A esta cuestión dimos respuesta esta semana en el aula y para dar cuenta de ello hemos visto unos vídeos sobre el uso de las tecnologías en las aulas. Ambos estaban relacionados con el científico Seymour Papert, pionero de la inteligencia artificial e inventor del lenguaje de la programación Logo en 1968. Esto último fue creado para enseñar programación a los niños y niñas desde una perspectiva Piagetiana. El/la niño/a construye sus propias estructuras intelectuales, a lo que denominó  Construccionismo. Según esto el aprendizaje es construido por los niños y niñas  de manera activa, atribuyéndole gran importancia el estar activo en el proceso de aprendizaje. Toma a su vez del modelo constructivista que el aprendizaje es mucho más una reconstrucción que una transmisión de conocimientos.   

El primer vídeo aparecía este señor y nos mostraba cómo ya en los años 60  se pensaba en los ordenadores como una gran herramienta para aprender. Vimos cómo los niños y niñas aprendían geometría a través de movimiento de un robot que obedecía las órdenes de patrones  que ellos/as mismos/as  formularon. Lo hacían a través del programa llamado “Scratch” con el que los niños y niñas aprenden a programar desde cero.

Siguiendo esta línea el segundo video nos mostraba un software libre y gratuito, “Squeak”. Este programa ha sido diseñado siguiendo los principios de Papert;  mediante el cual se demostró que se podía aprender los contenidos curriculares por medio de la construcción de simulaciones de dichos contenidos, de manera competencial porque los niños y niñas no estarán memorizando sino que estarán demostrando si comprenden o no los conceptos a estudiar.

Y como no podía ser menos nosotros también quisimos formar parte de ello, experimentado con el USCSqueak. En este caso construimos un reloj mediante la simulación de su funcionamiento.  Al abrir la herramienta me he encontrado una página en blanco donde solo había botones para introducir consignas o acciones determinadas.  Al principio parecía casi imposible poder recrear el funcionamiento, pero mediante la experimentación, exploración y el conocimiento de cómo se mueven las agujas de un reloj y comparándolo con uno real he podido lograrlo, no de forma igualitaria pero sí se acercó bastante a la realidad.

Después de hacer la pequeña exploración por el programa el profesor nos ha mostrado unos ejemplos de simulaciones con este programa y similares. He de decir que  me han impresionado favorablemente ya que desconocía que se pudiese aprender de forma tan participativa y activa a través de estos programas de simulación.

Ante esto, si comparamos la realidad actual con la que había en los años 60, podemos ver que con respecto a la tecnología se ha dado un gran salto por lo que veo ilógico que se utilicen en las escuelas de hoy estas herramientas para el aprendizaje porque  es evidente que estamos en una sociedad de consumo donde priman las tecnologías en todos los ámbitos. Sin duda, parece que a lo que hemos avanzado en tecnología no se le está otorgando la suficiente importancia porque de no ser así, ¿por qué no enseñamos con ellas? o mejor dicho, ¿por qué nunca nos han enseñado a trabajar con estas herramientas?

Por último, es incuestionable que son un recurso potente para el aprendizaje por competencias y que deberíamos de introducir en las aulas puesto que el alumnado será el protagonista del aprendizaje favoreciendo así la interiorización de los contenidos mientras el papel del profesor o profesora será de guía. Sin embargo los docentes no están preparados para trabajar mediante este tipo de métodos ya que se tiene que dominar muy bien la herramienta puesto que al tratarse de “lienzos en blanco” el alumnado se encontrará con dificultades a las que debemos de dar solución. . De ello resulta que hoy en día su utilización en el aula sea muy compleja ya que es una forma de aprender con la que no estamos familiarizados pero si realmente nos paramos a pensar, tal y como es nuestra realidad, sería conveniente que en las escuelas de enseñase programación porque estaremos formando a seres competentes para desenvolverse en la sociedad y también porque si la tecnología sigue avanzando en el ámbito profesional es fácil creer que sus profesiones van a estar encaminadas a trabajar en este entorno tecnológico