Relaciones Digitales

VID-20170207-WA0040.mp4

Aprovechando que hoy es San Valentín, me pareció muy apropiado subir este video y compartirlo con todos vosotros. Si bien es cierto que no es necesario que sea 14 de febrero para que nos percatemos de la realidad existente a nuestro alrededor, pero creo que se adecua muy bien a la atmósfera que rodea este día.

Hemos pasado de tener relaciones personales a relaciones digitales, y no sólo hablo de aquellas relacionadas con el noviazgo, sino también relaciones de amistad, familiares, etc. Todas las interacciones existentes han quedado reducidas, en su mayoría, a un teléfono móvil, Tablet, ordenadores, etc. Obviamente, no todo esto es negativo puesto que a través de los distintos avances de la tecnología nos podemos comunicar con personas a larga distancia y seguir manteniendo el contacto con los mismos de una forma más rápida y visual.

Pero cuando el contacto puede ser más directo nos estamos limitando a enviar fotos para que conozcan nuestras expresiones o, simplemente, emoticonos para determinar nuestro estado de ánimo. ¿Es esta realmente la relación que queremos que predomine? ¿Hablamos entonces de empoderamiento tecnológico en cuanto a este aspecto? No, si no sabemos hacer un uso racionalizado de esta importante herramienta de comunicación y transmisión de a información.

Entonces, ¿cuál es la solución ante esta problemática?. Educar a la sociedad. Informar y formar a la población en cuanto a este aspecto, de forma que las TIC no sólo se conviertan en una forma de pasar el tiempo, ni una herramienta de distanciamiento en las relaciones personales, sino que contribuyan a que la sociedad pueda emplearlas de forma racional para que así constituyan una herramienta de aprendizaje y comunicación eficaz, consiguiendo así parte de lo que constituye el empoderamiento tecnológico.

 

 

 

Comentarios

  • Andrea Bermúdez

    Hola Karina. Después de ver el vídeo que has compartido y tu reflexión he de decir que estoy de acuerdo con lo que planteas. Llegamos a un punto que hemos desvirtualizado completamente el significado de las relaciones de afecto o amor en sus diferentes formas entre dos personas, limitándolas en demostrarlas a través de una pantalla, y si es públicamente, mejor. Parece que vivimos por y para el “postureo” en las redes sociales, como si hubiese que manifestar nuestros sentimientos abiertamente para justificarlos; como si una pareja de novios por no subir una foto exponiendo su amor, de cara a la galería no se quisieran, o ser peor hijo/a por no felicitar a tu madre por Facebook con una de esas imágenes que están colgadas en la red y un montón de emoticonos.

    Respondiendo a la pregunta que lanzas sobre si creemos que esta circunstancia refleja empoderamiento tecnológico, bajo mi punto de vista, mi respuesta es no. Creo que más bien la situación se da al revés, y hemos dejado que la tecnología se apodere de nosotros. Sin duda, hay que empezar a cambiar ciertos hábitos.

    ​(Me despediría con un emoticono, pero no hay jaja) Un saludo!