Cambios tecnológicos a la deriva en la educación.

¿Herramientas útiles o simple atrezo? 

Hace unos días presencié mi primera interactiva de la asignatura Procesos de mejora y usos de las TIC, en esta interactiva realizamos una puesta en común sobre el uso de la tecnología informática en las aulas a lo largo de nuestra vida escolar. Todos hemos tenido aulas equipadas con ordenadores y asignaturas enfocadas a su uso, sobre todo las generaciones que disfrutaron del Proyecto Abalar, por el cual cada alumno debería de disponer de un ordenador propio en el aula (No fue mi caso).

Después de poner en común nuestras experiencias con el uso de nuevas tecnologías en el aula, llegué a la triste conclusión de que la gran mayoría de nosotros no hemos aprendido prácticamente nada sobre el uso de las tecnologías informáticas en el ámbito de la educación, dándome la sensación de que nos han facilitado una GRAN herramienta pero a penas nos han enseñado como utilizarla de manera productiva, desconocemos un gran cantidad de programas informáticos que nos pueden facilitar la vida académica. La Xunta de Galicia presentó el proyecto abalar con este fin: " ... persigue disponer de recursos humanos y pedagógicos,  así como de infraestructuras y servicios adecuados para el uso cotidiano de la tecnología por parte de todos los agentes de la comunidad educativa, en la actividad docente, de aprendizaje y administrativa." ; creo que me explicaron mal lo que significa las palabra "Cotidiano" y no sé muy bien quienes son "Todos". 

A nivel personal, mi experiencia con la tecnología  en la educación es deplorable; durante mi educación primaria disponía de un aula llena de ordenadores y con un proyector, la cual visite en menos de 5 ocasiones y en todas ellas para ver algún vídeo, a día de hoy no sé si todos aquellas "cajas blancas" se encendían; ya en la E.S.O conté con 3 aulas de informática y en el resto de las aulas con un ordenador junto a un proyector, las aulas de informática se frecuentaban para ver películas y realizar pequeños juegos de vocabulario en la clase de Inglés, mientras que los ordenadores y proyectores del resto de las aulas eran meras extensiones de las mesas y techos respectivamente, el profesorado también contaba con un gran número de Radio cassetes con los cuales solían realizar ejercicios físicos para la tonificación de sus músculos; al finalizar los estudios obligatorios me inicié en el ciclo de Instalaciones Eléctricas, aquí aprendía a utilizar programas de diseño como el AutoCAD, pero el uso de los ordenadores fue tan efímero como el vaho y nos limitamos a diseñar los circuitos en una plantilla cuadriculadaPor último, durante el Bachillerato pude disfrutar en mayor medida los proyectores y ordenadores a nuestra disposición, pero por la contra, ni cursando la asignatura de TIC llegamos a aprender nada relacionado con el uso de programas informáticos ni como usar de manera productiva los recursos tecnológicos a nuestra disposición.

Espero que esta situación cambie durante mis estudios universitarios y pueda decir que sí hay un avance en las tecnologías dentro de las aulas.

Utilicemos las herramientas a nuestro alcance, no son solo un decorado de una serie televisiva. 

David Cancelas Bermúdez.