Las webquests

Por Sandra

Uno de los grandes inconvenientes que tiene Internet como recurso pedagógico consiste precisamente en la dificultad para encontrar la información deseada. Por el cúmulo de información que lleva mucho tiempo y que puede resultar frustrante, así como por la dificultad para distinguir la "buena" de la "mala" información, es decir, cómo distinguir entre la información de calidad de la de escasa credibilidad. 

Nos encontramos ante una plataforma que resulta ser un océano de palabras, números, mensajes, códigos, imágenes, vídeos... y demás elementos informativos que nos pueden ser útiles o no. Pero es difícil saber cuáles lo serán y cuáles no nos servirán para nada.

He encontrado una solución para esto: las Webquests. Se tratan de actividades de enseñanza-aprendizaje basadas en Internet que son la base de un proyecto que pretende trabajar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) desde la etapa de Educación Infantil.

Para entender mejor de lo que hablamos, explicaré brevemente en que consiste una Webquest. Se trata de una actividad que plantea una tarea atractiva utilizando recursos disponibles en la red. De esta manera se estimula el aprendizaje en colaboración y se motiva al alumno a hacer algo con la información que recupera de internet. 

Este tipo de proyectos o actividades permiten que los alumnos naveguen en un mar y no en un océano. Continuamos ante un amplio campo de información que habrá que filtrar y escoger, pero se trata de un campo más limitado, pues los profesores se encargan de seleccionar previamente los recursos que los alumnos utilizarán en su investigación.

Además estimulan a los alumnos a desarrollar el pensamiento crítico, la creatividad, la toma de decisiones, así como el desarrollo de habilidades de manejo de información, la recepción, transformación y producción de la misma, y el desarrollo de competencias relacionadas con la sociedad de la información.

Pero... ¿serán todo ventajas? Por desgracia no, las Webquests también cuentan con una serie de limitaciones que afectarán al alumnado. La principal es que al basarse en selecciones de materiales revisados previamente por el profesor, no colaboran con el desarrollo completo de las competencias para manejar información en la web, entre las cuales se destaca la habilidad para encontrar y validar información. Es decir, que no permiten al alumno realizar una búsqueda completa.

A pesar de esto, permite a los estudiantes un acercamiento a bibliografía digital en la que tendrán que realizar el proceso de lectura, selección y apropiación, por tanto, no se trata de un "trabajo hecho", sino que se trata de una simplificación para que la tarea de la investigación sea más sencilla y a la vez más enriquecedora y completa.

Y... ¿qué podemos sacar en conclusión de todo esto? Pues, en mi opinión, las Webquests son una herramienta muy útil sobre todo si hablamos de etapas como la de Educación Infantil, en las que niños de tan pequeña edad no se pueden poner a buscar información en un campo tan amplio. Por ello, creo que debería fomentarse su uso e introducir este tipo de actividades y proyectos en las aulas de infantil.