• Blogs
  • Ana
  • Salvados: conectados (19/02/2017)

Salvados: conectados (19/02/2017)

El pasado domingo Jordi Évole nos sorprendió con una nueva entrega de su ya mítico programa Salvados. En este nuevo episodio se trató un tema muy polémico en la actualidad y que afecta, en mayor o menor medida, a todos los miembros de la sociedad. El pasado domingo nos mostraron una visión bastante crítica del uso de los teléfonos móviles y demás tecnología con ciertos matices muy acertados desde mi punto de vista. 

La tecnolgía es una realidad, nos rodea y vivimos con ella. El problema empieza cuando vivimos por y para ella. Como muy bien se mencionaba en el programa, un smartphone es una herramienta muy útil en muchos aspectos pero es un arma de doble filo porque pese a su utilidad también resulta muy adictiva. Una de las cosas que me llamó mucho la atención fue el hecho de diabolizar el uso del móvil en los jóvenes. Aunque si es cierto que son los que presentan más casos de adicción, no son los únicos y además hay que tener en cuenta muchos otros factores que desde mi punto de vista son interesantes. Las generaciones de adolescentes nacieron en contacto con la tecnología. La gente se comunicaba con el ordenador, el teléfono (no smartphone) por lo que crecieron observando el uso de estos dispositivos que, al igual que ellos, iban creciendo y mejorando con los años, hasta volverse adultos y sofisticados, por así decirlo. 

En cuanto a las entrevistas que aparecían en el programa a jóvenes y no tan jóvenes con problemas de adicción al móvil me quedé muy impresionada. No era consciente (o no quería serlo) de que existen verdaderos problemas con el uso del móvil y estos no están en las horas de uso muchas veces excesivas, sinó en el hecho de cambiar el estilo de vida de una persona en función de su dispositivo móvil pero es real. En mi caso me sentí identificada con uno de estos aspectos y es que en ocasiones, me planteo no subir a una foto a mis redes sociales porque no es "buena hora", es decir, es una hora en la que normalmente la gente no está con el móvil y por lo tanto, no van a ver mi foto.

El por qué de este problema puede enfocarse desde distintos puntos de vista. Desde el mío, consideron que influye mucho en el caso de los jovenes la educación que estos han recibido. La tecnología es una herramienta y como cualquier otra necesita un uso adecuado. Los padres deberían plantearse la edad de permitir a sus hijos tener sus propios dispositivos. Está claro que pueden usarlos desde pequeños pero bajo supervisión y, una vez que se les enseñe como usarlos adecuadamente, como conseguir que estos les sean útiles para sus actividades como estudiar, leer, jugar, ver vídeos, etc. siendo responsables de no dejar de lado a las demás actividades que le son propias a su edad, muchas de ellas obligatorias, ahí si será adecuado otorgarles un móvil, una tablet, un ordenador, etc. 

Finalmente, en caso de adicciones reales a estos pequeños compañeros electrónicos considero muy útil la ayuda de psicólogos y demás especialistas porque esas personas han perdido el control de sus vidas. No creo que sea imposible "curarse" y en este proceso es fundamental el apoyo de amigos y familia pero si considero que es algo difícil, como muy bien decía uno de los entrevistados, porque la tecnología nos rodea constantemente y es muy facil volver a caer.

Desde mi punto de vista es un tema muy interesante y que daría pie, sin duda, a un debate que no dejaría a nadie indiferente. Yo os planteo una serie de preguntas por si alguien quiere dar pie a este pequeño debate que os propongo compañeros: ¿estar constantemente conectado nos permite ser libres? ¿es beneficioso esta conexión constante? ¿vosotros os consideráis adictos al móvil?

 

Comentarios

  • Uxía Fernández Regueira

    Hola Ana!

    Dando respuesta a las preguntas que planteabas y tras ver el programa propongo las siguientes: ¿estar constantemente conectados nos permite ser libres? ¿es perjudicial esta conexión constante? 

    ¿Por qué esta vuelta de tortilla? en el programa del domingo anterior eché de menos escuchar los beneficios de esta tecnología, así como eché de menos argumentos de peso. Tuve la sensación, no se si lo compartes conmigo, de que la mayoría de personas que intervinieron estaban sesgados por la pertenencia a otra realidad. 

    Teníamos la participación de un psicólogo que se fundamentaba en el conductismo, del cual no escuché ningún argumento de peso ni razonamiento de por qué los adolescentes con los que trabajaba tenían un problema; así como no vi que razonase con ellos un uso adecuado de estos dispositivos.Por otra banda, un testimonio que aseguraba haberse visto preso de su dispositivo móvil cuando en realidad estaba más preso de su trabajo y en consecuencia del móvil. Así como el testimonio de un grupo de padres que realmente no acababan de conocer el uso real que se hacía del mismo.

    No estoy tratando de negar la existencia de lo que podría convertirse en un problema, pero he echado en falta una óptica opuesta, ya que no podemos hablar de imparcialidad, que permitiese al expectador crear sus propias conclusiones y pensar por si mismos: que pretendía el programa de la semana pasada? ¿Que diferenció el Salvados del Domingo del sensacionalismo de programa como Equipo de investigación? Si la respuesta a esta última pregunta es "el tono de voz del pseuperiodista y que ha escogido otro método de manipulación de la información" hemos perdido un buen programa. 

    En base a esta línea argumental te dejo por aquí una crítica al programa de Juan García con cuyos argumentos empatizo y espero tu (vuestra) opinión al respecto!

    http://www.blogoff.es/2017/02/20/desmontando-salvados-conectados-la-adiccion-al-movil/

     

  • Ana

    Muchísimas gracias por tu comentario. La verdad es que tu punto de vista me parece muy acertado a la vez que interesante. Tienes razón en que en el programa se centró toda la atención en "diabolizar" los dispositivos electrónicos, no se habló en absoluto de todas las utilidades y herramientas que nos facilitan. 

    Como muy bien dices la argumentación es fundamental en un programa de este tipo ya que están influyendo directamente en el público y dando lugar a que en ocasiones, se saquen conclusiones erróneas, sin tener en cuenta todos los factores. 

    Muy buena reflexión! Muchas gracias!!