¿Existe el cyberbullying?

Cuál fue mi sorpresa al encontrarme en una charla del instituto donde realizo las prácticas el lunes pasado y mencionasen el nombre de Amanda Tod`s., para mi sorpresa todo el mundo, incluido niños de 13 años, conocían su historia por el contrario yo no. Cuando pusieron un video (que os dejo más abajo) para recordar el horror que sufría esa niña me acordé del tema de la privacidad que se había tratado con anterioridad en las clases, además de hablar de que cuando alguien sube una foto a una red social pierde el control total sobre ella y pienso que Amanda es el mejor ejemplo sobre ella y las consecuencias son muy visibles. Por otro lado creo que las reacciones de sus compañeros no fueron las adecuadas al rechazarla por un error cometido en el pasado, y al no decidir olvidar lo que había pasado y darle una segunda oportunidad.

¿Vosotros que harías si estuvieseis en el lugar de Amanda? ¿Reaccionaríais igual que lo hicieron sus supuestos amigos? ¿Veis desmesurada la reacción de los mismos? 

Espero vuestros comentarios!

 

Comentarios

  • Marina

    Ao igual que ti, Andrea, non coñecía o caso de Amanda Todd’s, a historia que nos conta é verdadeiramente triste, como por un erro do pasado ten un presente que non é o que ela nin ninguén desexaría, a súa vida veuse obrigada, por culpa dos demais e por o seu erro, a tomar un camiño que realmente non era o axeitado.

    Paréceme increíble que se teñan que mostrar cousas tan duras como está para poder ensinarlle á sociedade os perigos que se teñen ante a rede e as consecuencias que nos poden traer. Ademais, considero que temos por diante un gran traballo para evitar que esto suceda e poder formar unha sociedade mellor; pois algo mal se está facendo para que ocorran cousas como a que lle pasou a Amanda, como a sociedade xuzga aos demais sen ir máis alá, sen pensar que é unha persoa igual que o resto, que tomos cometemos erros pero que nadie merece algo así, como ben di a protagosnista desta historia.

    Paréceme un acto de valentía o que ela fixo, pois seguramente, grazas a isto, xa non estará soa, haberá moitas persoas que a axuden e a apoien, ao igual que moitas outras se sentirán identificadas con ela e, isto axudaralle a seguir adiante coas súas vidas.

    E como resposta á túa pregunta, si vemos desmesurada a reacción dos seus “amigos”, considero que os seus actos mostraron claramente que non eran, e por moito que o intente, non podo chegar a comprender como vivimos nunha sociedade capaz de facer cousas como esa, sen importarlle para nada a persoa que esta do outro lado.

  • Uxía Fernández Regueira

    Hola Andrea! yo si conocía el caso y me ha llamado la atención algo que has comentado: todos los/as alumnos/as del centro lo conocían. Como yo, imagino que se lo habrán encontrado o incluso compartido en redes sociales, pues es un video muy mediático. La cuestión que yo me planteo es: la acción de sensibilización de presentar un caso real (parece ser más sencillo empatizar con una víctima con identidad) es suficiente para educar? Las personas que han visto ese vídeo han pensado "internet es un lugar realmente peligroso si no sabes como gestionarlo. ¿Se hacerlo yo?" o han pensado "esta chica no ha sabido hacer las cosas" sin una reflexión más profunda sobre ello? 

  • Nerea Patiño Fontenla

    Hola Andrea. Al igual que tú y nuestra compañera Marina, yo tampoco había visto el vídeo que nos muestras. Sin embargo, aunque ya existen algunos similares que circulan por las redes sociales, pienso que este es muy interesante y me parece realmente importante para trabajar dentro de un Instituto de Educación Secundaria como en el caso en que te encuentras. 

    Nada más empezar con su visionado y tras leer el título del post, he dedicido acudir a los apuntes del curso que he realizado hace unos meses sobre el Ciberbullying, tratando de ser capaz de interrelacionar los conceptos de las clases de Tecnología Educativa con los que me aporta el vídeo y los apuntes del mismo. Me gustaría responder a tu primera pregunta sobre qué haría si fuese ella, sin embargo, quiero partir de la raíz del problema que generó esta situación en Amanda. Así pues, considero que estamos delante de uno de los mayores peligros que se pueden generar haciendo uso de las redes sociales y, por consiguiente, de las TIC, puesto que en el caso se muestran dos o incluso tres perfiles claramente diferenciadores: el perfil del acosador, el perfil del acosado y el perfil de los que están delante de la situación y no hacen nada para mejorarlo. Además, considero que es un caso con doble hilo, ya que a diferencia del acoso escolar, aquí se producen dos tipos de acoso: acoso directo (en el propio instituto) y acoso indirecto (a través de las redes sociales). No cabe la menor duda, de que los efectos que produce este tipo de acoso son perjudiciales para la situación sentimental de las víctimas, que en numerosas ocasiones terminan padeciendo algún tipo de enfermedad. En el caso que nos ocupa, también se puede apreciar además de ese acoso escolar y cibernético, el Grooming, puesto que se chantajea a la víctima haciéndose pasar por otra persona para que pase fotos, vídeos, etc. con contenido en la mayor parte de las ocasiones sexualizado. Todo ello, sumado a la paliza que recibe en una ocasión, según se indica en el visionado. 

    Ahora bien, no cabe la menor duda de que estos actos se deben prevenir y como pedagogos debemos educar para ello, pero si me tuviese que situar dentro del problema, desde una óptica correctiva, trataría de denunciar el acoso sufrido, comunicarlo a la familia, a los servidores de las redes sociales, al profesorado del centro en que me encuentro, así como a la policía y lo más importante, trataría de preservar las pruebas de la agresión sufrida. 

    Indicar también que este caso se puede relacionar con el área de seguridad dentro de la Competencia Digital, ya que se puede apreciar cómo la joven estaba claramente localizada a través de la red, puesto que indica que los agresores sabían todo de ella (su dirección, instituto al que acudía, etc.), así como se puede relacionar con el área de seguridad, dado que en este caso, los datos de la joven estaban en abierto. 

    Con respecto a la pregunta de Uxía de si es suficiente el vídeo para educar, considero que no, pero lo que si es cierto, es que pienso que favorece la toma de conciencia sobre las situaciones que todavía siguen ocurriendo. Si bien, considero que estos vídeos no deben ser únicamete proyectados, sino que deben ser tratados dentro de los colegios, de las familias y otros ámbitos de educación no formal desde una óptica no sólo correctiva, si no también preventiva. Por ello, considero necesario que se trabajen con preguntas y a través de diversas técnicas que favorezcan esa toma de conciencia. 

    Finalmente, indicar que veo claramente desmesurada la actitud de los compañeros de la joven. De vivir esta misma situación, trataría de denunciarla, siempre manteniendo el anonimato de mi compañera y tratando de hacer el proceso de la manera menos perjudicial para la víctima.