Realizando un proyecto...

Esta nueva entrada va a estar relacionada, una vez más, con mi Practicum. Debo indicar que la anterior publicación estuvo dedicada al grupo de “Habilidades Adaptativas”, el cual presenta pocas habilidades en el uso y empleo de las nuevas tecnologías. Sin embargo, esta publicación va a estar dedicada a otro de los grupos de usuarios que forman parte de la “Fundación para a protección de discapacitados psíquicos da comarca do Barcala”. Este grupo es el de “Mejora del Bienestar Personal y Social”, en concreto, voy a hacer referencia a un subgrupo de este conformado por un total de cuatro usuarias. ¿Por qué hago referencia a solo este subgrupo os preguntareis? Hago referencia a este pequeño grupo porque él y yo estamos desarrollando un proyecto donde las nuevas tecnologías son fundamentales.  ¿Qué es ese proyecto pensareis? Pues bien, hace unos días surgió la idea de que realizase una actividad con esas usuarias para que pudiese conocer cómo trabajan, cómo piensan, cuál es su nivel cognitivo, cuál es su dominio de las nuevas tecnologías… siendo el proyecto elegido el siguiente: “Descubriendo culturas a través de los animales”.

En este pequeño proyecto el papel de las nuevas tecnologías es fundamental, a través del uso del ordenador con conexión a internet hemos podido conocer nuevas realidades, muchas de ellas inimaginables para ellas e incluso para mí. Debo indicar que, aunque semeje ser un proyecto sencillo para la mayoría de nosotros, para este grupo de usuarias de la Fundación es todo un reto que ocupaba algunas de sus horas de estancia en el centro. En este punto, me parece interesante explicaros a groso modo en qué ha consistido y cómo hemos desarrollado el proyecto:

Inicialmente, yo como encargada del proyecto, seleccioné la información que necesitábamos para el desarrollo del proyecto: el papel diferente de algunos animales en culturas diferentes a la nuestra. El hecho de que lo hiciese yo y no ellas, se debió a que no teníamos el tiempo suficiente y, las usuarias no presentan la soltura necesaria para seleccionar páginas adecuadas a la finalidad que pretendía el trabajo. Es decir, dentro de las áreas de competencia digital, las usuarias de la Fundación presentan deficiencias dentro del área de información. Esto se debe a que: presentan dificultades a la hora de identificar aquella información que les puede resultar relevante para el tema de trabajo; presentan dificultades a la hora de localizar la información; presentan dificultades a la hora de organizar la información digital y, tienen problemas para identificar su relevancia.

Una vez realizada la selección de la información, se la proporcioné a las usuarias. A continuación, las usuarias en grupos de dos procedieron al análisis de la información. Para ello, realizaron el visionado de los vídeos y lectura de cada una de las páginas que yo les había proporcionado y juntas fuimos extrayendo las ideas más importantes (las cuales eran anotadas) y, que a la vez, nos ayudasen a dar forma al proyecto. En este punto me parece relevante indicar que cada grupo de trabajo contaba con un ordenador portátil a su disposición y, eran ellas quienes se manejaban de manera autónoma en su empleo: los encendían ellas solas, accedían de forma autónoma a internet, copiaban la dirección proporcionada sin dificultades…  Mi papel en esta fase era simplemente la solución de dudas puntuales que les pudiesen surgir.

La tercera fase del proyecto, consistió en la realización de una presentación en Power Point para enseñar lo aprendido a los demás compañeros del centro. Aquí fue donde surgieron las principales problemáticas a afrontar, pues ninguna de las usuarias había tenido contacto con este programa por lo que desconocían por completo su funcionamiento. Es decir, se puede indicar que encontramos problemas en otra de las áreas de la competencia digital: las usuarias desconocían cómo crear contenidos a través de la reelaboración que se ajustasen a las necesidades de nuestro proyecto. No obstante, este problema fue superado con éxito, ya que en una pequeña sesión y un poco de ayuda las usuarias han sido capaces de elaborar sus propias diapositivas, reelaborando así los contenidos estudiados en días anteriores.  

La fase final de este proyecto es la presentación al resto de compañeros de la Fundación que será este viernes.

Ahora a modo de reflexión personal, me gustaría indicar que el trabajo con estas cuatro usuarias de la Fundación me ha resultado muy enriquecedor, pues me ha ayudado a aprender a enseñar. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que muchas veces damos por sentado que alguien debe tener una serie de conocimientos y no nos paramos a preguntar si realmente los tiene; muchas veces no explicamos, damos indicaciones sin explicar el proceso y el porqué del mismo… Es decir, me ha ayudado a ser conocedora de las limitaciones que muchas personas poseen y, que a su vez, no tienen por qué limitar su vida: las usuarias tenían un conocimiento muy básico del empleo del ordenador y, en apenas unos días, han sido ellas las encargadas de elaborar su propia presentación para mostrar a sus compañeros lo aprendido.

Para finalizar quiero compartir el siguiente pensamiento: este grupo de usuarias de la Fundación carecen de una competencia digital desarrollada, carecen de PLE,  carecen de la habilidad de curación de contenidos… Sin embargo, han logrado su objetivo: realizar un proyecto de su interés con el uso de las nuevas tecnologías. Por lo tanto, considero que no debemos privar a las personas con cualquier tipo de diversidad funcional al acceso a las nuevas tecnologías, pues con una pequeña ayuda de nuestra parte logramos que se sientan realizados e integrados en un mundo cada vez más digitalizado. Este pensamiento hace que me plantee la siguiente cuestión: ¿quién pone los límites? ¿Las personas con diversidad funcional o nosotros? Espero vuestras opiniones.