USC, tecnología y futuro.

¿La USC integra las nuevas tecnologías? ¿Realmente utilizamos las nuevas tecnologías en la USC? 

Creo que la respuesta es clara, no. Pero, ¿esto que implica?

La clase expositiva de Tecnología educativa del martes, las experiencias en el entorno laboral de las ex-alumnas de pedagogía, me hizo preguntarme si realmente el contexto del aula durante el grado se corresponde con la realidad en el contexto del entorno laboral que tendremos en un futuro.

Principalmente creo que actualmente en la universidad falta una conexión más profunda entre teoría y práctica, lo que muchas veces puede crear una falta de correlación entre estas. Esto implica que si hoy no nos formamos, aprendemos a gestionar y manejar las nuevas tecnologías, también en Pedagogía el día de mañana nos costará mucho más sumergirnos en un mercado de trabajo cada vez más tecnológico. Mas allá del campus virtual, los proyectores y los viejos ordenadores de la clase de laboratorio, nunca en otras asignaturas (como sí hemos hecho en Tecnología Educativa) habíamos utilizado recursos tecnológicos. Creo que por dos factores importantes:

1. La reticencia de algunos/as profesores/as a la innovación tecnológica.

2. A los pocos recursos de los que está dotada la facultad.

 

Anecdóticamente, y en referencia a lo anterior, os dejo un artículo curioso (aún que con un poco de ciencia ficción): El futuro de la educación: el 65% de no-sé-quién va a hacer no-sé-qué, http://elpais.com/elpais/2017/03/10/hechos/1489146364_790212.html. El cual informa sobre sospechas de que seguramente el 65% de los/las niños/as que están ahora en primaria trabajarán en empleos que ahora ni existen, realcionados con el mundo digital. Pero, suponiendo que esto fuese a ser realidad, ¿sería posible? ¿No sería primero necesario repensar la forma en la que educar? 

¿Vosotros/as qué pensáis?

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Webgrafía:

Fernández Enguita, M. (12 de Marzo de 2017). El futuro de la educación: el 65% de no-sé-quién va a hacer no-sé-qué. El País. Recuperado de: http://elpais.com/elpais/2017/03/10/hechos/1489146364_790212.html

 

 

Comentarios

  • Ainhoa

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, Raquel. Las charlas del martes me hicieron reflexionar sobre ello y considero que en nuestra Facultad no se fomentan suficientemente la nuevas tecnologías. Es bastante triste que en pleno siglo XXI el uso de recursos digitales en el grado de Pedagogía se limite a 4 materias que tratan precisamente sobre eso. Donde está la transversalidad?
    Para educar en algo, has de haber experimentado ese algo, y no se nos puede exigir educar o fomentar el uso de las TICs si las propias dinámicas y metodologías que usan con nosotros en la facultad no procuran un uso integral e integrado de ellas.

  • Nerea Patiño Fontenla

    Sin duda, tanto tu aportación como el comentario de Ainhoa, me parecen interesantes y cargados de interesantes reflexiones. Dentro de la USC, y de manera más específica desde el grado en Pedagogía, considero que no se les da a las herramientas TIC la importancia que debieren, puesto que como indica Ainhoa, para educarnos correctamente en su uso, deberían estar presentes de manera transversal a lo largo del currículum y no, de manera aislada en materias concretas. 

    Como apunte personal, cuando me matriculaba en la materia Tecnologia Educativa, me mostraba un tanto reticente, puesto que no sentía que esta materia fuese a interesarme demasiado, ya que la vinculaba con un futuro ejercicio profesional en este ámbito, cuando, en realidad, nos está formando en un mayor dominio de nuestra competencia digital. Ahora, comprendo el sentido de la materia y la importancia que ésta tiene en el día a día; y, conocer esta importancia, me hizo entender la necesaria transversalidad de la que la debemos dotar, así como el necesario dominio que tienen que tener los docentes respecto de la competencia digital. 

    Tras leer el artículo que nos indicas, quería indicar que ante las previsiones que se nos plantean, no cabe la menor duda, de que la mejor estrategia es continuar formando en esa competencia digital, que tanto se viene reclamando en los últimos días, puesto que de no hacerlo de esta manera, la brecha digital será cada vez mayor, también en nosotros respecto de los nuevos, puesto que las TIC se desarrollan diariamente.