¿Incompatibilidad de las TIC en prisión?

¿Qué opináis sobre esto? Ayer, escuchando a la antigua ex alumna de pedagogía que se encuentra actualmente en el ámbito penitenciario (ámbito que me despierta mucho interés), me ha llamado la atención este tema.

En todos los trabajos las TIC están de una manera u otra muy presentes, a veces en mayor o en menor cantidad pero se están conviertiendo en una alternativa prácticamente imprescindible. Y cómo puede ser posible, que en el ámbito peitenciario no. Resulta irónico, pero a su vez totalmente comprensible por las consecuencias negativas que esto supondría. Pero al haber escuchado esto, me ha hecho reflexionar sobre el tema, y como futura pedagoga me gustaría plantearme el reto de intentar encontrar una solución a esto. ¿Cómo podría incoporar a este sector las TIC? ya que en mi opinión, son necesarias y tanto en este, como en otros campos me resulta imprescindible e incluso si encontramos la manera de incoporarlo, beneficioso.

Igual no soy la única a la que este asunto  le despierta cierto interés, quizás nos unamos más y podremos encontrar una respuesta. Pero sin duda, considero que este será uno de mis retos personales.

Un saludo compañeroooos!

Comentarios

  • Andrea Bermúdez

    Hola Karla! Es una cuestión interesante la que planteas, más creo poder tener la respuesta a la primera pregunta que lanzas sobre cómo es posible que en el ámbito penitenciario no esté regulado el uso de la tecnología. Pues bien, en primer lugar, hay que tomar conciencia del contexto al que te estás refiriendo: se trata de personas que están cumpliendo una condena por delitos que han cometido, en un régimen de aislamiento y por el que deben estar vigilados y controlados en todo momento. Para responderte a tu pregunta voy a lanzarte yo otra; ¿Qué seguridad te daría a ti, si tal y como planteas, existiese el acceso a dispositivos electrónicos, con conexión a Internet, sabiendo que entre los condenados puede haber alguno cumpliendo condena por ser hacker?

    Por otro lado, entiendo el interés que manifiestas si nos referimos a un preso o presa de perfil bajo, en el que, por ejemplificar con algún caso, se trate de una presa extranjera que haya cometido un delito menor y no pueda tener contacto con su familia; las nuevas tecnologías serían un gran apoyo para ella. O incluso personas que han tenido una condena muy prolongada en el tiempo y por lo cuál no conocen los dispositivos electrónicos (no han visto nunca un móvil, un ordenador, etc). Además la introducción de las TIC en programas de reinsercción a nivel general tendían grandes beneficios y sería una forma de refuerzo positivo para conseguir que mantengan conductas adecuadas.

    En conclusión, considero que la introducción de elementos tecnológicos en el ámbito penitenciario sería favorable cara a mantener dentro de la cárcel una vida lo más normalizada posible y contribuiría a obtener aspectos positivos cara a la reinserción, pero ante todo, debe primar la seguridad; y es por ello, que comparto la normativa de no dejar acceso a estas herramientas.

    Como ves, tenemos opiniones dispares en cuanto a este tema, más me gustaría saber si compartes mi reflexión. Un saludo!

  • Karla Crespo Agra

    Hola Andrea!

    Desde luego que en algunos aspectos estamos de acuerdo, no lo había visto desde ese punto de vista que tu me has planteado, pero en ese sentido llevas toda la razón. No obstante, mi inquietud respondía más, a intentar encontrar una alternativa para incoporar esta herramienta a ese ámbito intentando llevar un control para que los presos no se beneficiasen y se mantuviese un control exhaustivo.

    Es algo realmente complico, estoy de acuerdo, pero sin duda es una cuestión a tenere en cuenta, ya que vivimos en la era de la tecnología y si pretendemos una reinserción tanto laboral como social de estos presos deberíamos intentar incoporarlo de alguna manera.

    Pero me parece muy consciente e interesante para tener en cuenta tu opinión.

    Un saludo

  • Noelia Casal

    Claramente é unha situación que comparte dúas caras dunha mesma moeda. Por unha banda, como ben dicides vós, se pretendemos que o reo, ao conseguir a liberdade, manteña unha vida o máis normalizada posible con estas medidas non lle estamos dando a posibilidade. Por outra banda, o mundo de Internet ten poucas fronteiras, o control neste tipo de plataformas é moi complexo e as repercusións de accións nocivas realizadas na mesma poden ser desastrosas.

    Porén, como tamén nos comentou a pedagoga, sí lles permiten comprar cuchillas para afeitarse, a pesares de ser potenciais armas mortais, como tamén existe un control de xeringas, aínda estando restrinxido o consumo de drogas nos centros penitenciarios. Ambas accións posúen de novo unha dualidade "ben-mal" que se escapa das mans de calquera. Do mesmo xeito, creo que se debe ter conta que a consecuencia das malas accións nestes casos atinxen únicamente á persoa que as realiza namentras que, no caso do uso das novas tecnoloxías e de Internet as consecuencias poderían asumir niveis incontrolables.

    Concluíndo, eu tamén considero que sería óptimo incorporar nestes centros a normalización do uso da tecnoloxía pero realmente a súa normativa de uso debería ser tan restrinxida que non sabería como enfocala.