El código QR.Origen y usos.

Por Sofía

Los códigos QR, códigos de barras bidimensionales, forman parte del día a día en muchos países, incluido el nuestro,  y son infinitos los usos que se les otorgan (control de inventarios, actividades administrativas…) aunque, cierto es, que con la aparición de los Smartphones y la aplicación de lectura de códigos QR su uso se ha expandido todavía más,  por lo que ahora podemos encontrarlos casi en cualquier etiqueta, establecimiento o publicación.

Pero… ¿cuál es realmente el origen de estos revolucionarios códigos? Pues bien, en el año 1960 Japón sufrió un gran crecimiento económico lo que llevó a la aparición de multitud de supermercados que ofrecían a sus clientes toda clase de productos básicos. El problema era que las cajas registradoras de las que se hacía uso en esa década requerían que los precios de los productos estuviesen rotulados a mano, esto provocó que los empleados sufrieran importantes daños en las muñecas. La solución llegaría en 1966 con la utilización de los códigos de barras a nivel comercial pero pronto se dieron cuenta de sus limitaciones, la más importante era que sólo podían contener 20 caracteres alfanuméricos de información. Fue entonces cuando los clientes de Denso Wave Incorporated, que en aquellos tiempos desarrollaban los lectores de códigos de barras, comenzaron a pedirles que desarrollasen otro código que pudiera contener más información y que incluyera caracteres del alfabeto japonés. En 1994, Denso Wave anunció el lanzamiento del código QR, acrónimo de Quick Response o Respuesta Rápida, haciendo referencia a una de sus características más importantes, una lectura de alta velocidad. Además, en estos códigos 2D, la información estaba codificada en dos direcciones, a lo ancho y de arriba hacia abajo, lo que permitía sustentar gran cantidad de información.

Gran parte de su éxito se debe a que se trata de un código abierto que cualquier persona puede utilizar por ello se usa en todos los países del mundo. Además, su uso se fue extendiendo todavía más a medida que se definieron sus reglas de construcción y se estandarizó el código. Cabe destacar que en 2012 el código QR fue galardonado con el Premio al mejor Diseño otorgado por el "Japan Institute of Design".

Sabiendo esto, no es de extrañar que el uso del código QR esté tan asentado en nuestra vida diaria y que poco a poco se le vaya adjudicando sorprendentes usos, aunque para sorpresa la que me llevé yo el otro día viendo las noticias cuando anunciaron el lanzamiento de un sofisticado pijama infantil con códigos QR que al escanearlos acceden directamente a diferentes cuentos infantiles para leer a los más pequeños antes de irse a dormir. Aquí podéis ver el vídeo que anuncia el lanzamiento de estos pijamas interactivos tan originales.

Ahora sé que lo que empezó como un simple código destinado al uso comercial se está convirtiendo en toda una revolución mundial con múltiples usos destinados a todas las edades, de esta forma, todos  podemos hacer uso de este código mágico.