INTELIGENCIA ARTIFICIAL

En esta entrada, quería hablaros de un nuevo contenido que pude conocer a través de Scoop It, una herramienta que nos fue aportada para la curación de contenidos. A través de ella, conocí el concepto de inteligencia artificial de Google, empleando para ello un artículo. 

En este se indica que Google Neutral Machine Translation, un sistema que emplea deep learning para hacer traducciones que sean cada vez más precisas, logró desarrollar su inteligencia artificial, puesto que creó su propio lenguaje, algo que sorprendió incluso a sus creadores. Algunos investigadores indicaron que se trataba de una forma de comunicarse "interlingua", puesto que se desarrollaba así un modelo "multilenguaje". Lo realmente sorprendente no era que el modelo tradujese palabras, sino que estas palabras se traducían dentro de un contexto con significado diferente a cuando funcionaban de manera aislada, y además, lo realmente sorprendente, era que traducía palabras o frases para las que nunca fuera entrenado. 

Según Hochel, M.; Gómez, E. (p. 2) la inteligencia artificial funciona como la mente humana, de manera que cuando un programa se ejecuta piensa, igual que un ser humano cuando procesa información. 

Este artículo me hizo reflexionar sobre el enorme potencial que tienen las nuevas herramientas tecnológicas, ya que estamos ante el desarrollo de una herramienta TIC que además de ser innovadora, es una herramienta útil en la vida de muchos de nosotros y que puede en gran medida facilitar el día a día de cualquiera de nosotros, dentro de la era globalizada en que nos encontramos. 

Además, me hizo parar a pensar sobre la inteligencia artificial que he podido experimentar haciendo uso de diversos recursos electrónicos. Tras leer el artículo vinieron a mi mente situaciones en las que se puede hablar de inteligencia artificial, tales como: en la mayoría de ocasiones en que he comprado algún artículo por internet, desde el momento de la compra hasta el día de hoy todavía me siguen mandando ofertas sobre los productos que había comprado; también puede ser inteligencia artificial cuando accedemos a determinados contenidos o noticios online y a posteriori, el sistema nos manda información o crea alertas sobre el tipo de información que hemos buscado, entre otras muchas formas de inteligencia artificial que se están desarrollando. Una de las últimas novedades, es la construcción de un robot o "humanoide" que llegue incluso a hacer uso del sistema emocional, algo realmente innovador. 

Ahora, quería que dejáseis vuestros comentarios, tomando como referencia las siguientes cuestiones:

¿Os habéis parado a reflexionar previamente sobre la inteligencia artificial?

¿Habéis vivido situaciones en las que os percatasteis de que el sistema estaba haciendo uso de su inteligencia artificial? Si es así, ¿en qué ocasiones?

 

Espero vuestros comentarios!

 

Referencias bibliográficas:

-Getty (24 de Noviembre de 2016). Asombroso: la inteligencia artificial de Google creó un lenguaje propio. Infobae. Recuperado de: 

http://www.infobae.com/tecno/2016/11/24/asombroso-la-inteligencia-artificial-de-google-creo-un-lenguaje-propio/

-Hochel, M.; Gómez, E. (s.e.). La inteligencia artificial, 2. Disponible en: https://www.ugr.es/~setchift/docs/conciencia_capitulo_2.pdf

 

Comentarios

  • Daniel López

    Una aportación original y muy reveladora, puesto que cuando pensaba en inteligencia artificial lo hacía desde una perspectiva realmente futura. Nunca pensé sobre la inteligencia artificial en nuestro día a día; y por supuesto que desconocía que lo que hay detrás de las ofertas publicitarias de internet en las que te ofrecen productos similares a los que has comprado se llama inteligencia artificial.

    Con respecto a la última idea que comentas, no tengo muy claro hasta qué punto podríamos crear un sistema que pueda hacer uso de algo tan irracional como son las emociones. Si considero posible crear sistemas que sean capaces de reproducir y reconocer  las emociones  mediante rasgos faciales o movimientos. Pero sin duda es todo un avance, el cual me emociona, que los robots puedan adaptarse al medio y poder emitir una respuesta contextualizada.

    Uno de los aspectos clave, a la hora de hablar de "robots románticos" (permítaseme la expresión), es que el término "sentir" tendría que tener una concepción un poco diferente en caso de hablar de humanoides, podría ser entendida como un diagnóstico (o, la palabra sentir, podría ser entendida como sensores que activen un software determinado) del medio que le permita actuar acorde con lo observado y que puedan, esta nueva generación de robots, interactuar con el medio, las personas...etc.

  • Tania

    Hola Nerea.

    Revisando el comentario que me dejaste en mi última publicación "Big Data", me habaste de tu publicación sobre la inteligencia artificial; hecho que me invitó a leerlo. He de decir que ambas publicaciones se centran en los avances surgidos dentro del "espacio" de internet. Es decir, para la mayoría de nosotros esas cosas, los sistemas de traducción o el análisis de datos, pasan totalmente desapercibidos. No obstante, están ahí presentes para facilitarnos, o simplemente, cambiarnos la vida. 

    En otro punto, en lo relativo a la cesión de datos, coincido contigo: si algo o alguién nos ofrece una recompesa (sea o no económica) no dudamos en ceder nuestros datos. Sin embargo, si tenemos que pagar algo para conseguirlo no lo hacemos, como bien antes indicabas. Entonces,  ¿esto a qué se debe? pues bien, desde mi punto de vista creo que se debe a que tenemos la percepción de que lo regalado o gratuíto no nos va a traer consecuencias. No obstante, todo aquello por lo que tengamos que pagar sí. Es decir, si accedes a dar tus datos bancarios a una determinada tienda das por hecho que te pueden realizar cualquier tipo de cargo sin tú consentimiento. Mientras que si es gratis das por hecho que nada malo va a suceder, cosa totalmente incierta como podemos leer en tu publicación y en la mía sobre el Big Data.

    Para finalizar, me gustaría indicar que realmente estes avances tecnológicos si me generan preocupación. Es decir, el traductor al que haces referencia ha logrado desarrollar su propio lenguaje sin que nadie lo programase; el Big Data, analiza nuestros datos a tiempo real y crea un perfil de nosotros... Todo esto son hechos fascinantes e inimaginables hace años, pero ¿hasta cuando tendremos nosotros, los humanos, el control? ¿Podrá pasar como anticipan algunas películas de ciencia ficción que las máquinas tomen el control?.... Por lo tanto, mi preocupación es: ¿tenemos nosotros el control realmente o solo aparentemente?

     

     

  • Nerea Patiño Fontenla

    Gracias a ambos por vuestras reflexiones, ya que resultan interesantes y reflexivas. Respecto a los "robots románticos", Dani, al igual que tú, creo que es una tarea sumamente complicada que seres artificiales lleguen a hacer uso del sistema emocional como lo hacemos los seres humanos. Pero, sin duda, no podemos dejar escapar que es una innovación dentro del ámbito de las nuevas tecnologías y debemos esperar a conocerla. 

    Con respecto a las cuestiones que planteas, Tania, considero que realmente el control aún lo seguimos teniendo los seres humanos, ya que no cabe duda, que toda la innovación aún está controlada por nosotros mismos, con las programaciones que se realizan para que el desarrollo sea realmente efectivo. Sin los humanos, no sería posible. En un futuro, no creo que los robots tengan el control, ya que somos los humanos los que programamos a estos seres artificiales y nosotros mismos delimitamos y en un futuro delimitaremos el control que estos tengan en nuestras vidas. No debemos dejar escapar el que son seres artificiales.