Experiencia en la escuela.

La semana pasada tres compañeras y yo tuvimos la primera experiencia con niños dentro de una aula de Educación Infantil. He de decir que ha sido maravilloso haber podido contar con esta actividad, ya que cada vez las oportunidades de tener contacto con niños a lo largo de la carrera dentro del ambiente escolar se reducen y eso nos perjudica a la hora de "aprender a hacer".

Llegamos al centro echas un manojo de nervios, pero tanto la maestra [de la que todas nos llevamos una gran impresión por su dulzura y profesionalidad] como los propios niños fueron un encanto. Optamos por una clase de tres años, en la que los niveles de adaptación y desarrollo eran muy diferentes, más sin embargo todos los niños se mostraron muy participativos.

El ejercicio que les planteábamos era completar una tabla de emociones identificado cuadros, música y poemas que anteriormente habían trabajado en clase. ¡Y les encantó! Separados en pequeños grupos se encargaron de debatir entre ellos cual era el lugar indicado para cada objeto según la emoción que les transmitía, y cómo las canciones se encontraban ocultas tras códigos QR casi todos tuvieron la oportunidad de usar los dispositivos móviles; Algunos los manejaron estupendamente, otros precisaron un poquito de nuestra ayuda, y unos poquitos prefirieron no tomarlo por timidez.

La actividad finalizó entre aplausos y risas. ¡Y al final tanto los niños como nosotras acabamos bañados en purpurina! Lo mejor es que a la maestra le gustó tanto que nos pidió que le dejásemos las tablas allí para poder aprovecharlo más veces en clase. Creo que a través de esta visita pudimos aprender y disfrutar todos, además de que nosotras nos llevamos un recuerdo inolvidable. 

Como conclusión sacamos que las TIC realmente tienen usos fascinantes para aprovechar en la enseñanza, y que es un placer poder contar con una asignatura que nos abra los ojos a este mundo de posibilidades que nunca habíamos experimentado en nuestra vida escolar.