Por trece razones

Me encontraba yo esta Semana Santa sacándole el máximo partido al mes de prueba gratis que tiene Netflix (un inventazo, por cierto) y me puse a ver la nueva serie que sacó: Por trece razones, pues me había aparecido una y otra vez en los anuncios de YouTube y además numerosas páginas de Facebook se hicieron eco (con un poco de publicidad encubierta, todo hay que decirlo) y comentaban que era una serie que trataba sobre el tema de bullying; y, como otra cosa no, pero seriéfila soy un rato, ahí me puse.

¿Que por qué estoy hablando de ella aquí? Pues bien, sin hacer ningún tipo de spoiler, ya en el primer capítulo trata de cómo las redes sociales, en este caso WhatsApp, tiene la enorme capacidad de difusión en poco tiempo (lo que me recordó al Viaje de Nico) y esto puede traer nefastas consecuencias a algunas personas, retomando el tema de plantearnos qué archivos o imágenes colgamos en Internet y cómo la gente tiene acceso a ellas.

Siendo sincera, en más de una ocasión llegó a mis manos fotografías de personas en un ambiente íntimo y, por alguna extraña razón, a muchos les atrae la idea de seguir difundiéndolas no sé aún muy bien con qué intención: reírse, mofarse, morbo...

Más adelante, en otro capítulo, la protagonista decía, y cito textualmente: "¿alguna vez has pensado cómo sería espiar a alguien? ¿Invadir su intimidad? [...] Facebook, Twitter, Instagran, nos ha convertido en una sociedad de acosadores... Y nos encanta"

Como persona activa en estas redes sociales me planteé: ¿seré yo también una acosadora? ¿Lo que hacemos de seguir y conocer la vida de personas de nuestro entorno y/o personajes públicos despierta en nosotros la necesidad de hacer un "seguimiento" de sus vidas?

Cuando estás una semana sin Instagram (por poner un ejemplo) te da la impresión de que algo te falta, normalmente se aplica la excusa de que necesitas estar conectada con el mundo, saber lo que pasa a tu alrededor, como si esta red social en concreto fuera un fuente de información y noticias. Claro está que no se puede generalizar, pero sin duda es un sentimiento que las redes sociales en su conjunto despiertan en nosotros.

En fin, aún me quedan capítulos para acabarla, pero os invito a verla ya que parece una serie hecha para nosotros: instituto, acoso escolar, adolescentes, tecnología...

Aprovechad el mes gratis de Netflix que mencioné al principio ;)