Redes sociales e identidad de género

Ayer, revisando la prensa del día me encontré con la siguiente noticia <<Alerta: as redes sociais inflúen nas novas tendencias de machismo nos mozos>> (El Correo Gallego, 19/04/2017). Esta noticia hace referencia a un estudio llevado a cabo desde la Universidad de Santiago sobre el uso que los jóvenes de 12 a 16 años hacen de las redes sociales y cómo las usan. De la lectura de la noticia se pueden extraer las siguientes ideas:

  • Las redes sociales tienen influencia en las nuevas “tendencias del machismo”
  • Las redes sociales ayudan a perpetuar, conformar y reproducir la identidad de género
  • Los chicos se incorporan antes al uso de las redes sociales que las chicas

Ahora, haciendo referencia a las ideas relacionadas con la identidad de género destaco:

  • “…eles soen presentar o seu perfil público utilizando fotos de persoas famosas ou imaxes obxecto relacionadas con coches, motos, fútbol, baloncesto ou personaxes de videoxogos, mentres que elas se decantan por imaxes de natureza romántica, persoal, alusivas á familia ou a paisaxes”. (El Correo Gallego, 19/04/2017).
  • “… As rapazas utílizanas (redes sociais) para procurar información xeral, transmitir sentimentos ou acadar información sobre traballos escolares, ademais de para quedar cosas amizades e subir fotos. Do outro lado, os rapaces aprovéitana para falar coa parella, xogar aos videoxogos, compartir imaxes persoais, coñecer xente nova, evitar o aburrimento e ligar”. (El Correo Gallego, 19/04/2017).

No obstante, esta noticia ha generado en mí un interés por conocer de primera mano cómo las redes sociales actúan a la hora de “participar” en la creación de nuestra identidad de género, ya que “se ha demostrado que las redes sociales tienen una relación directa con la formación del autoconcepto y la autoestima” (Renau, Carbonell y Obest, 2012, pp. 98); ambos muy relacionados con la construcción de la identidad de cada usuario de las redes sociales. Igualmente, las redes sociales son un escenario de comparación social (buscamos información entre nuestro grupo de iguales);  un escenario interesante a la hora de (Renau, Carbonell y Obest, 2012) formar nuestra identidad y los estereotipos de género. Esto se debe a que “la sociedad mantiene una serie de planteamientos sobre los que supone ser un hombre o mujer, y lo transmite a sus miembros a través de múltiples procedimientos, entre los que encontramos las redes sociales” (Renau, Carbonell y Obest, 2012, pp. 99).

Por lo tanto, diversos autores apuntan a que la gestión que realizamos de nuestras redes sociales es un reflejo de nuestra identidad de género. Al igual que en el caso del estudio de la Universidade de Santiago de Compostela, los autores antes citados recogen en su artículo una serie de diferencias destacables entre hombres y mujeres: ellas son más sociables, empáticas y reveladoras en sus redes sociales; mientras que ellos son menos expresivos y menos emocionales. Así mismo, estas diferencias se deben extender a las páginas visitadas por ambos géneros que a su vez ayudan a la construcción de los roles de géneros; pudiéndose intuir que es un proceso de retroalimentación. De esto se puede extraer la siguiente conclusión: “Los estereotipos de género clásicos están presentes en las redes sociales en tanto que son generados y mantenidos por la propia estructura social, y el individuo las seguirá o no en función de las respuestas que obtenga por parte de su entorno social” (Renau, Carbonell y Obest, 2012, pp. 100).

En este punto, me parece interesante hacer referencia al estudio que incluye el artículo; este pretende analizar el rol de las redes sociales en la formación de la identidad de género y en la construcción de la identidad.

Los resultados obtenidos de 112 participantes (de los cuales 84 eran chicas y 24 eran varones) con una media de edad de 23 años fueron en relación a los estereotipos de género:

  • No existían rasgos de estereotipos clásicos de género muy marcados en su perfil de redes sociales, apuntando hacia un igualamiento de los roles de género entre ambos sexos. Aun así, las chicas tienden a mostrar unos perfiles más feminizados, lo que contrasta con la neutralidad de los chicos.
  • Se ha podido observar en el estudio de Renau, Carbonell y Obest (2012) que en las redes y en la vida diaria, se observan correlaciones positivas entre estereotipos “masculinos” y negativas con estereotipos “femeninos”.

Una vez vistos estos resultados (a grandes rasgos), es necesario indicar que, en cierta manera se contradicen con los de la USC. Esto se debe, desde mi punto de vista, a que el estudio de la USC se realizó en jóvenes adolescentes y no en jóvenes adultos.Considero que esto es un hecho fundamental, pues, en la adolescencia la identidad esta por conformar y se suelen tirar de tópicos; mientras que en la edad adulta, tendemos a seguir más nuestros propios intereses y gustos. Por lo tanto, teniendo en cuenta los datos, y a modo de reflexión personal, debemos indicar que las redes sociles son el reflejo de nosotros mismos: son la presentación de nuestros pensamientos, son un reflejo de nuestra madurez, son un reflejo de nuestros intereses... Así mismo, considero que deben ser un escenario educativo importante a tener en cuenta, es decir, se trata de un medio fundamental , en este caso, para acabar con los estereotipos de género u otras actitudes y tendencias sociales de la época.

Vosotros qué pensais, ¿podemos usar las redes sociales como un nuevo escenario educativo?

 

 

Referencias bibliográficas:

Renau, V., Carbonell, X. y Obest, U. (2012). Redes sociales on-line, género y construcción del self. Revista de Psicología, 30(2), 97-107.

http://www.elcorreogallego.es/santiago/ecg/alerta-as-redes-sociais-influen-nas-novas-tendencias-machismo-mozos/idEdicion-2017-04-19/idNoticia-1051507/ (Fecha de consulta: 19/04/2017)

Comentarios

  • Daniel López

    Es un tema complejo, pero considero que lo has abordado de forma muy clara y precisa. En cuanto a los resultados publicados en la noticia que nos expones y a los perfiles de los adolescentes, considero que el mundo de las redes sociales es un reflejo de la realidad off-line, estos dos mundos se alimentan uno del otro, por lo que es un factor determinante a la hora de hallar perfiles que cumplan con los roles más tradicionales. En la interacción se pone de relevancia los pensamientos de cada uno, por lo  que las redes sociales nunca van a ser independiente de conductas violentas como en el caso del ciberbullying.

    Respecto a la diferencia de ambas investigaciones pienso que, los adolescentes son más propensos a ser influidos por los roles de género que personas con más edad como bien nos muestra la segunda investigación.

    En lo que respecta a tu pregunta, es muy necesario empezar a trabajar este tipo de temas a través de las redes sociales. Además, las redes sociales nos permiten estar en contacto con espacios de interacción que nos permitan revertir comportamientos negativos.

    Por otra parte mencionas un tema que  llamó drásticamente mi atención, es necesario una redefinición de lo que se supone ser hombre y ser mujer? es una pregunta que pensé hace ya un tiempo, y que me alegra verla e este blog. Considero que si hace falta una redefinición de los que es ser un  hombre o una mujer desde una perspectiva de identidad de género. Con esto último me refiero a que estos dos conceptos (mujer y hombre) vienen definidos por la biología, ya desde pequeños se asigna el sexo dependiendo exclusivamente de este factor. El problema es que el ser humano es muy complejo, y no siempre  el sexo se identifica necesariamente nuestra identidad de género; es decir, cómo percibimos nuestro género. El sexo, la identidad y expresión de género...etc. son conceptos independientes; pero que en su conjunto nos definen. Por lo tanto, debemos reconocer las diferencias entre los conceptos y atender  las posibles combinaciones. Considero que esto último es de vital importancia  para crear una sociedad más tolerante.

    Considero que para empezar a trabajar aspectos de género es necesario clarificar que se debe entender por hombre y por mujer, para llegar a una sociedad donde las diferencias más superfluas y sutiles no constituyan estereotipos perjudiciales.

  • Nerea Patiño Fontenla

    Abordar la identidad de género a través de las redes sociales es un tema complejo, ya que diversas organizaciones se han preocupado por analizarlo, obteniendo resultados diferentes entre la población. En mi opinión, no debemos de establecer un comportamiento de hombres y mujeres en redes sociales estandarizado, aunque si se puede hablar de comportamientos tipo o más comunes dentro de la adolescencia (en mayor medida). Si bien, es cierto que no todos somos iguales y que existen personas más o menos comprometidas con sus valores sobre la identidad de género. 

    Considero que estos comportamientos en cierto modo sexistas en las redes sociales, dificultan la igualdad de género entre hombres y mujeres y, por supuesto, que considero que debamos tratarlo desde el ámbito educativo. Estas diferencias que se vienen produciendo entre hombres y mujeres, fueron generadas desde la antiguedad, con la construcción de una sociedad machista o patriarcal, que tendía a feminizar la figura de la mujer. Mas hoy en día, no deben existir espacios diferenciados entre hombres y mujeres, puesto todos debemos tener las mismas oportunidades y más, cuando no existe razón para la discriminación de la mujer en los diversos ámbitos de la sociedad. El problema principal a día de hoy, me parece que es la distinción que debemos hacer entre sexo y género, puesto que son términos diferentes. Las redes sociales me parecen un escenario clave para tratar de eliminar este tipo de conductas machistas y se podría trabajar de diversos modos. Eliminar el sexismo a través de las redes sociales es un tema un tanto complicado, pero no imposible, pudiendo centrarnos en: tratar de eliminar el lenguaje sexista; hacer consciente a la población de las diferencias entre sexo y género; tratar la violencia de género, sus repercusiones, etc. Una buena herramienta, pienso que puede ser el difundir vídeos por la red con diversos contenidos sobre la igualdad de género, para tratar de que estos lleguen a una gran parte de la población, sobre todo a los más vulnerables, aunque pueden existir otras muchas maneras, como a través de Blogs, dándolos a conocer entre la población, trabajo a través de las redes sociales desde los Institutos de Educación Secundaria, o niveles superiores e inferiores, etc. 

    Por ello, las redes sociales nos sirven para el diagnóstico (diversas investigaciones), pero también para la intervención.