La e-exclusión

Hoy me encontré por la red un documento que mencionaba la brecha digital y sus diferentes tipologías. Para mi sorpresa me encontré con una serie de datos a los cuales no había prestado atención.

Para comenzar la brecha digital, que definimos como  la diferencia producida por el uso de dispositivos electrónicos y la red entre personas que pueden acceder a ellos y personas que no cuentan con esa posibilidad, está provocada, en su mayor medida, por la falta de recursos económicos con los que no cuentan determinados países o familias. Esta falta de recursos económicos provoca que muchas personas no tengan acceso a la red y menos a los dispositivos electrónicos que lo facilitan, en consecuencia se produce lo llamado e-exclusión.

Esta exclusión no se está provocando solo por parte de las personas, sino que se está llegando al nivel de excluir a instituciones e inclusos países por el mero hecho de no tener acceso a la red. Es decir, la brecha digital, esta aumentado de forma vertiginosa la brecha social que ya existía entre diferentes países, y una vez más provocada por el capitalismo existente.

Ante esta problemática se han ofrecido una serie de soluciones para intentar eliminarla, por un lado resolver la falta de infraestructuras y hardware, universalizando internet, y por otro se considera que no es un problema de infraestructuras, sino un problema que está provocado por la desigualdad social y económica, es decir, la solución se encontraría en la eliminación de las desigualdades sociales y económicas entre los diferentes países.

Dentro del mismo documento me encontré con los beneficios que otorgan las TICs a las personas con diferentes diversidades funcionales. En necesario destacar estés beneficios varían dependiendo de la discapacidad que se trates, ya que no se utilizarían los mismos dispositivos para una persona con un deficiencia auditiva que una visual, además de depender del grado de discapacidad de cada persona. Además de alguno beneficios transversales al aprendizaje como puede ser la mayor motivación, adaptación y flexibilización.

Pero la utilización de estés dispositivos se ve claramente afectada por los grandes costes económicos de los mismo ya que muchas familias e instituciones no pueden hacer frente al coste de los mismo, bien porque se trata de apartados muy diferentes o por la gran cantidad de dispositivos a adquirir si  hablamos de una institución.

Por último mencionar que el Centro de Diseño Universal propuso una serie de principios donde se muestran los principios de diseño universal. Entre estés principios se destacan que deben ser útiles, que se adapte a las diferentes personas, que sean simples, que exijan poco esfuerzo físicos, etc.

El encuentro con este documento me resultó muy beneficioso ya que no tenía la más mínima idea de la gran brecha digital que se está creando a causa de las diferencias sociales y económicas, y menos aún de los grandes beneficios que pueden resultar del uso de estas tecnologías para personas con diversidad funcional. A su vez me resulto bastante duró ver como algunas personas se ven incapaces de acceder a estés recursos por su alto costo, imposibilitando así su mejora.

¿Qué opinión guardáis al respecto? ¿Consideráis útiles las TICs? Espero vuestros comentarios.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Webgrafía:

Almenara Cabero, J. (2008). TICs para la igualdad: la brecha digital en la discapacidad. Salamanca, España. Universidad de Salamanca. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3622506

 

Comentarios

  • Nerea Patiño Fontenla

    Hola Andrea. Tras leer tu aportación, he de indicar que sí me había parado a reflexionar previamente sobre esta situación discriminatoria en el ámbito de las Nuevas Tecnologías. Hace un rato, he reflexionado en una de las publicaciones de nuestros compañeros sobre las diferencias que se generan en la educación, entre individuos que pueden ser considerados como residentes digitales (aquellos que pueden acceder a la red en cualquier momento) y aquellos considerados como visitantes digitales (aquellos que acceden en momentos puntuales para la realización de una tarea). Esta situación diferenciada, se genera en mayor medida por la situación socioeconómica de las familias. Estaríamos ante esa e-exclusión sobre la que argumentas en tu nueva aportación, que también se puede indentificar, como tú bien nos indicas, en personas con diversidad funcional, puesto que aunque existen múltiples herramientas tecnológicas para mejorar el día a día de estas personas, si no cuentan con los recursos económicos necesarios, no podrán acceder. Aquí, el papel de la educación es el más importante y, a día de hoy, diversas instituciones u organizaciones ofrecen las ayudas necesarias para tratar de garantizar el acceso a estas nuevas herramientas, tratando de aprovechar los numerosos beneficios que nos puden proporcionar. Aunque si es cierto, que no debemos conformarnos con lo que tenemos, ya que a medida que la tecnología avanza, debemos avanzar nosotros con ella, ya que la tecnología sigue el principio de "mejora continua del producto".

  • Ainhoa

    Buenas tardes!
    Hace unos días escribí una entrada sobre la brecha digital de género cada vez más reducida por las mujeres y ahora, leyendo tu entrada, me encuentro con un concepto nuevo relacionado con esto como es la e-exclusión.
    A pesar de que en nuestro día a día no encontremos esta situación, no podemos ignorar su existe, y que todavía hay personas que no pueden acceder a la tecnología por diversos motivos, primordialmente el económico. En estos casos la educación tanto formal como no formal (sus infraestructuras) me parece que pueden atajar el problema, ya que se me ocurre, por ejemplo, que cada ayuntamiento podría contar con un aula digital
    a la que los ciudadanos pudieran acudir, y en la que además se podria aprovechar para impartir al respecto. Estas aulas podrían estar conectadas con los principales centros educativos o incluso las bibliotecas.
    Creo que se le podrian dar muchos usos y sería una infraestructura muy positiva y funcional para los ayuntamientos.

    Gracias por la aportación Andrea! Ha sido una entrada que me ha servido de base para comenzar un posible proyecto. :)

  • Tania

    Hola Andrea,

    me has mostrado un término que desconocia totalmente, la e-exclusión. Así mismo, debo afirmar que aunque no conocía el término técnico, sí era conocedora de la existencia de una brecha digital entre países y entre personas. Es decir, todos sabemos que no todos tenemos los mismos recursos económicos, y por tanto, no todos podemos acceder a dispositivos electrónicos e internet con facilidad. 

    En otro punto, en relación a la mención que haces de la diversidad funcional y el empleo de las TIC´s, estoy totalmente de acuerdo. En entradas anteriores en mi blog podéis leer del uso que hacen de las TIC´s en el centro en que realicé mis prácticas y, veréis lo beneficiosas que pueden llegar a ser para personas con diversidad funcional. Algunos de los contenidos que se pretendían trabajar con el empleo de las TIC´s eran: mejorar la psicomotricidad fina, mejorar la coordinación óculo-manual... Es decir, mediante las TIC´s se pueden tratar aspectos más allá de los merarmente cognitivos.

    Para finalizar, me gustría realizar un comentario en relación a las propuestas de mis compañeras. Comparto la opinión de Nerea de generalizar el acceso de las TIC´s a todos sin importar que tengamos o no capacidad ecónomica. Desde las Administraciones se debe hacer un esfuerzo para que, por lo menos, todas las instituciones que lo requieran cuenten con los recursos electrónicos necesarios. Así mismo, debemos luchar por un avance real y que llegue a todos. Igualmente, comparto con Ainoa la idea de que pequeños gestos, un alula de informática de un ayuntamiento, puede ayudar a reducir la brecha digital existente. Pues, aquí en Galicia, existen aun muchos lugares que tienen problemas para acceder a internet por falta de cobertura o conexiones disponibles; quedando así los habitantes de muchos pueblos al margen de las redes forzosamente, generándose así una brecha digital que tiene bastantes dificultades de ser solventada sin una fuerte inversión económica.

     

  • Sandra Araujo Javier

    Hola Andrea! Paréceme moi interesante o que comentas nesta entrada. Ao igual que moitas das compañeiras, descoñecía o termo e-exclusión. Na sociedade actual, a pesar de todos os avances conseguidos nos últimos anos, seguen existindo grandes diferencias tanto económicas como sociais, ambas as dúas totalmente relacionadas.

    Como ti mencionas, a tecnoloxía é un recurso con elevado custo en moitas ocasións, o que fai que sexa difícil que moitas persoas poidan acceder a ela. Aquelas persoas con recursos económicos moi reducidos poderían, por exemplo, nun momento determinado comprar un ordenador pero: que fas hoxe cun ordenador sin dispoñibilidade dunha conexión wi-fi e sin acceso a Internet? As posibilidades limítanse, aínda que existen lugares nos que hai conexións dispoñibles.

    Na miña opinión, é tarefa da educación educar ás persoas na tecnoloxías, pero tamén cae sobre os encargados de gobernar o peso de dotar á sociedade de tecnoloxías que lles permitan acadar un nivel de vida igual ao resto dos seus iguais.