Violar la privacidad

La intimidad, Según la Real Academia Española (RAE) es la “zona espiritual íntima y reservada de una persona o de un grupo, especialmente de una familia” y, por otro lado, la propia Real Academia Española define la privacidad como un “ámbito de la vida privada que se tiene derecho de proteger de cualquier intromisión”.

Pues bien, con la llegada de las nuevas tecnologías se viene poniendo en peligro el concepto de privacidad definido con anterioridad. Se supone que las políticas de las grandes empresas tecnológicas deben proteger nuestros datos, los cuales consideramos privados pero esto no es así ya que dichas empresas hacen los contrario es decir, hacen negocio con nuestra privacidad y también con el primer concepto definido, con la intimidad ya que, como bien dice el experto en seguridad Bruce Scheneier, “la vigilancia es el modelo de negocio en internet. Nosotros construimos sistemas que espían a las personas a cambio de servicios. Las corporaciones lo llaman marketing”.

En 1949 George Orwell publica e libro 1984, este libro refleja una realidad futura en la que el gobierno controla la vida de sus ciudadanos con diferentes herramientas y una de ellas, la más importante desde mi punto de vista es la violación de la intimidad y la privacidad de las personas empleando cámaras que controlan todos sus movimientos, no sólo en los espacios públicos, sino también en sus propias casas. Hace más de medio siglo Orwell ya hablaba sobre el control y el espionaje, en aquel momento el libro era visto como algo irracional ya que no se contemplaba que el gobierno llegase a tal extremo en el control de sus ciudadanos, pero con la llegada de las tecnologías vemos como 1984 cada día se vuelve más real y menos irracional.

Hablamos de la violación de la privacidad y la intimidad por parte del gobierno, pero con las tecnologías aparecen los piratas informáticos y éstos son capaces de adentrarse en los ordenadores, tabletas y todo tipo de dispositvos móviles con el fin de obtener información de la gente, la cual puede ser utilizada posteriormente para diferentes fines. Este argumento lo vemos ejemplificado en la serie Black Mirror, más concretamente en el tercer capítulo de la tercera temporada, “Cállate y baila” en el que una serie de protagonistas ven violada su intimidad y su privacidad por parte de un o unos piratas informáticos con el fin de chantajearlos, hecho que a priori parece amoral pero vemos como durante la evolución del capítulo se destapan una serie de delitos.

Esto me lleva a plantearme una duda; desde mi punto de vista, digitalmente hablando y basándome en las palabras del presidente de Sun Microsystems, Scott Mcnealy: “de todos modos no tienen nada de privacidad. Asúmanlo” ¿Debe el Gobierno espiar y adentrarse en la privacidad e intimidad de aquellas personas sospechosas de cometer delitos graves contra la sociedad? o ¿EL Gobierno debe permanecer ajeno a este tipo de investigación?

Desde mi punto de vista creo que este método de ivestigación es una adaptación a la evolución de los ámbitos de la realidad, por lo que el gobierno debe utilizar todas las medidas posibles para resolver delitos, y el espionaje es una vía utilizada desde hace muchos años por lo que veo totalmente correcto y necesario este tipo de investigación.

Comentarios

  • Milagros

    Dende o meu punto de vista, esta claro que a naide lle gusta que o vixilen e menos que ocupen ou entren na súa intimidade. Pero si que vexo correcto que o propio Goberno debe tomar medidas contra aquelas persoas que teñan antecedentes, ou incluso que podan ser un perigo para o resto da sociedade no terreo da tecnoloxía. Teño claro que só o deberían facer con ese tipo de xente e non co resto, xa que non temos a culpa os máis do que podan facer esos expertos da tecnoloxía. 

    Esta claro que non temos unha intimidade correcta, xa que como ven dis ti no teu blog, hoxe en día estamos vixilados por cámaras cada vez que saímos a rúa ou incluso en calquera tenda, comercio. Sendo os centros ou institucións que trababllan con menores os únicos que non poden ter unha vixilancia deste tipo. 

    Para resumir, creo que o noso goberno non debe estar apartado deste tipo de delitos tecnolóxicos que nos poden afectar gravemente nas nosas vidas.

  • Andrea

    Un gran dilema expuesto en esta entrada... a mi parecer en el momento que un gobierno utiliza la privacidad de los habitantes de su país se pierde el derecho de la libertad; se traspasa una línea, que a mi parecer debería ser infranqueable.

    En el momento que alguien cometa algún tipo de delito o esté siendo investigado por poder ser culpable de realizarlo es dierente, ya que solo en eses caso y solo en ese momento se podría violar la intimidad para demostrar la culpabilidad o la inocencia.

    Aunque no nos podemos engañar, en estos momentos los países utilizan la información que postramos en nuestras redes sociales y demás páginas webs. ¿Como se debería regular? esa es la pregunta...