Nomofobia, la adicción actual

Por Andrea Comentarios (5)

Buenas tardes compañerXs, navegando por mi facebook en la mañana de hoy me ha aparecido un test para conocer mi nivel de Nomofobia; en el momento no sabía ni lo que era dicha palabra, buscando encontré su definición: La nomofobia es un trastorno de ansiedad asociado al miedo de quedarse sin teléfono móvil, ya sea, cuando se le agota la batería, se queda sin cobertura, no se encuentra el dispositivo móvil o se es separado de él.

Dicho test, que os he puesto a continuación consta de 20 preguntas y fue elaborado por un grupo de investigadores, con Caglar Yildirim al frente; su intención fue dar a conocer dicha problemática y que tipo de síntomas hay que tener en cuenta para identificarlo.

Para llevar a cabo el test elaborado tan solo hay que valorar las siguientes afirmaciones del 1 al 7 (respondiendo con un 1 afirmas que estas en total desacuerdo con esa prerrogativa y, al hacerlo con el 7, señalas que estás absolutamente a favor).

1- Me siento incómodo si no dispongo de acceso constante a la red a través de mi teléfono móvil.

2- Me molesta querer buscar información en mi dispositivo móvil y no poder hacerlo.

3- Ser incapaz de ver las noticias (actualidad, el tiempo etc.) a través de mi «smartphone» me irrita.

4- Me molesta no poder usar mi teléfono y sus aplicaciones cuando quiero hacerlo.

5- Me asusta la idea de que se acabe la batería de mi «smartphone».

6- Me da pánico quedarme sin crédito en mi tarifa de datos mensual.

7- Si no dispongo de conexión a la Red (ya sea mediante datos o Wi-Fi) compruebo constantemente si hay alguna señal cercana a la que conectarme o trato de encontrarla.

8- Me preocupa quedarme «tirado» en algún lugar cuando no funciona mi teléfono.

9- Cuando no compruebo mi «smartphone» durante un tiempo, siento el deseo de mirar si tengo nuevas notificaciones.

10- Si no tengo mi «smartphone» conmigo me pongo ansioso porque no puedo comunicarme al instante con mi familia y amigos.

11- Si no tengo mi «smartphone» conmigo me preocupa que mi familia y amigos no puedan localizarme.

12- Si no tengo mi «smartphone» conmigo me pongo nervioso porque no puedo recibir mensajes ni llamadas.

13- Si no tengo mi «smartphone» conmigo me pongo nervioso porque no puedo recibir mensajes ni llamadas.

14- Si no tengo mi «smartphone» conmigo, me agobia pensar que alguien ha intentado contactar conmigo y no ha podido.

15- Si no tengo mi «smartphone» conmigo me pongo nervioso porque mi conexión constante con mi familia y amigos se rompe.

16- Si no tengo mi «smartphone» conmigo me pongo nervioso porque no puedo mostrar lo que hago en la Red.

17- Si no tengo mi «smartphone» conmigo me siento incómodo porque no puedo estar al día en las redes sociales.

18- Si no tengo mi «smartphone» conmigo me siento incómodo porque no puedo ver las notificaciones de mis contactos.

19- Si no tengo mi «smartphone» conmigo me siento incómodo porque no puedo ver mi e-mail.

20- No sé qué hacer si no tengo conmigo mi «smartphone».

Resultados

Ahora debes sumar las puntaciones.

-Si has obtenido entre 20 y 60 puntos, tienes una «nomophobia» leve.

-Si has obtenido entre 60 y 100 puntos, tienes una «nomophobia» moderada.

-Si has obtenido más de 100 puntos, tienes una «nomophobia» severa.

Realmente no se hasta que punto la sociedad está concienciada sobre la adicción que estamos teniendo en estos momentos con los móviles, nosotros y nosostras mismas en el aula es habitual que usemos los dispositivos y no sorprende que cualquie compañero/a lo esté utilizando a tu lado.

Os recomiendo que gasteis unos 10-15 minutos de vuestro día en la elaboración de este test, a ver si os sorprende el resultado o ya sabíais en que posición os encontrábais.

¿Que se debería de hacer para concienciar del buen uso que se debe de hacer de los móviles?, y ¿como nosotros/as mismos que lo estamos estudiandono cambiamos nuestros hábitos?

Referencias bibliográficas y webs

https://www.significados.com/nomofobia/

http://www.abc.es/tecnologia/moviles-telefonia/20150519/abci-test-adiccion-movil-201505191524.html

http://mompel.blogspot.com.es/2015/07/los-esclavos-del-movil-y-la-estupidez.html

Comentarios

  • Milagros

    Realicei este test fai un par de semanas, e verdadeiramente sorprendeume o resultado, pero pensando en todo o que utilizo o móvil nun día, podo decir que si son adicta....... Utilizo o móvil xa sexa para mirar a hora, como para buscar información, entrar en diferentes redes sociais, utilizar diferentes Apps para comunicarme con outras persoas, ademais dos usos que o móvil sempre tivo. 

    Persoalmente, debemos concienciar aos pais, xa que penso que hoxe os menores teñen os móviles a unhas idades bastante tempranas. Realmente non creo que un neno ou nena de 9 anos necesite estar cun aparato telefónico as 24 horas, por iso creo que os pais deberían recibir certa información sobre eles. Por outro lado, nos propios colexios, institutos ou outras institucións onde se traballe con menores, deberían traballar con eles sobre o uso destes aparellos adecuadamente.

    Con respecto a segunda pregunta que planteas, debo decir que para cambiar os nosos hábitos deberíamos concienciarnos e poñernos unhas metas cada día para utilizalo o menos posible. 

  • Bianca

    Totalmente de acuerdo contigo, Andrea.

    Hasta que leí tu publicación, no era consciente de la existencia de este término. Sn embargo, indagando un poco he podido encontrar diversas investigaciones que estudian este tema; llegando a la conclusión de que nunca antes un aparato tecnológico se había convertido en un aspecto tan relevante en la vida diaria de las personas, llegando incluso a modificar diversas áreas de nuestra propia personalidad, como lo es el área emocional; mostrando comportamientos obsesivos (Sánchez, 2013). 

    Ante esta situación, que afecta claramente a la educación, la respuesta que se da desde las escuelas es la prohibición desde los reglamentos internos (Sánchez, 2013); una medida que, como sabemos por nuestra propia experiencia, cuenta con muy poca eficacia. 

    En este sentido, yo apuesto por lo contrario; esto es, en lugar de la prohibición, lo que debemos es explorar e informar sobre la utilidad de estos medios en las escuelas, entendiéndolos como un recurso educativo más que posibilita cambios metodológicos importantes y que median la enseñanza a través de la buena gestión de los docentes, enriqueciendo así la enseñanza con la variedad de recursos que tiene a su disposición (Del Siegle, 2010). 

    Referencias Bibliográficas (en estos documentos podrás encontrar a autores con perspectivas muy diversas)

    Fabila, E. y García, V. (2014). Nomofilia VS Nomofobia, irrupción del teléfono móvil en las dimensiones de vida de los jóvenes. Razón y Palabra, 18 (86), 1-20.

    Sánchez, M. (2013). Nomofobia y su relación con la adicción a las redes sociales. Recuperado de: http://biblio3.url.edu.gt/Tesario/2013/05/22/Sanchez-Mario.pdf

     

  • Belén Campo Iglesias

    Hola andrea!! en mi caso ya estaba familiarizada con el concepto que comentas. También por ello soy consciente desde hace bastante tiempo ya de la adicción que hay en nuestro día a día con el teléfono movil. De todos modos he realizado el test que propones y aunque ya sospechaba mi resultado, lo quise confirmar. Mi puntuación ha sido de nomofobia leve jajajaja. Esto se debe a que utilizo bastante el teléfono diariamente, sobre todo cuando me surgen dudas a lo largo del día, de cosas cotidianas o de conocimientos que me gustaría aclarar. Personalmente, en este sentido, creo que es un uso muy productivo de las tecnologías y ya que todos disponemos de la posibilidad de responder a cualquier curiosidad que tenemos durante el día.... seamos curiosos! Empleemos esa "prolongación de nuestra mano" (como muchos denominan) de un modo productivo. En mi caso, es así

    Por último decir que, POR SUPUESTO, también uso las redes sociales, whatsapp, noticias, correo...como todos, pero por experiencia puedo decir que quedarme sin bateria u olvidarme el movil en casa no me produce ningún sentimiento negativo, lo sé porque me sucede continuamente jajajaj

    Una publicación muy entretenida!

    Saludos!

  • Nerea Patiño Fontenla

    Hola Andrea. Tu publicación me ha servido para darme cuenta en mayor medida de la adicción que puede causar el uso del teléfono móvil, aunque en lugar de "uso", sustituiría el término por "abuso". La nomofobia es por ello considerada la enfermedad del siglo XXI y propicia el fenómeno denominado como Phubbing, que es "el acto de desairar a alguien en un entorno comunal mirando el teléfono en lugar de prestarle atención a la persona" (Nieves, I.M.D., 2014, p. 182), lo cual genera sensación de sentirse ignorado en la otra persona, así como dificulta la empatía. Pese a todo, y tal y como afirma en su comentario nuestra compañera Bianca, no considero que debamos alejar a los diferentes sectores poblaciones del uso de los nuevos dispositivos electrónicos, puesto que los beneficios que nos pueden reportar son sumamente interesantes. La necesidad radica en enseñar a la población cuando poder usarlos, cómo usarles, dónde usarlos, etc. Aunque, debemos ser conscientes de las repercusiones que un mal uso del mismo puede propiciar. 

    Referencias bibliográficas: 

    Nieves, I. M. D.(2014).  Tenologías y su impacto en el entorno social y empresarial: nomofobia y phubbing. Revista APEC, 30, 176-188. Universidad de Puerto Rico: Puerto Rico. Disponible en: http://apecpr.org/apecweb/wp-content/uploads/Volumen-30-2014.pdf#page=186 

     

  • Tania

    Hola Andrea, me has dado a conocer un término que desconocía por completo: la nomofobia. No obstante, considero que se trata de un término, que aunque sin nombre, se encuentra muy presente en nuestro día a día. Es decir, todos nosostros escuchamos a alguién que presenta esos "síntomas" (o incluso nosostros) que se recogen en el cuestionario, y que dan cuerpo a la nomofobia. 

    En este punto, en relación al test que propones, pienso que cualquierea de nosotros podría obtener una nomofobia leve, pero otros muchos podrían obtener una nomofobia severa. Es decir, en la sociedad actual el smartphone se ha convertido en una extensión de nosostros mismos, pues lo empleamos para todo: revisar el correo, mantener el contacto con nuestros allegados, revisar las noticias... lo llegamos a ver como nuestro segundo "cerebro" pues ¿cuántos de nosotros sabemos el teléfono de memoria de nuestros amigos?, ¿cuántos de nosotros sustituyen la agenda por las notas en el smartphone?... Podemos decir que se ha apoderado de nuestras vidas (en el buen sentido), pues le hemos dado acceso a todas nuestras facetas: personal, laboral, afectiva... Siendo aquí donde se encuentra el problema: ¿cómo dar el paso de ceder el control a dar el control por completo? Generándose así la diferencia entre una adicción o no. 

    En referencia a las preguntas que planteas, considero que tienen una dificíl solución. Esto se debe a que en la sociedad actual, la sociedad de la información, todos conocemos los riesgos de un uso abusivo de los smartphones y que consecuencias nos pueden traer, y aun así los seguimos empleando. Por lo tanto, la solución, desde mi punto de vista, pasa por apostar por una educación real y efectiva desde los primeros años de vida para educar en un buen uso de las nuevas tecnologías; así se generarán hábitos saludables de uso y disfrute de las nuevas tecnologías y todo de lo que de ellas se deriva.