MODELOS DE INTEGRACIÓN NUEVAS TECNOLOGÍAS

En la sesión expositiva de hoy, hemos tratado diferentes conceptos, si bien, en esta entrada en el Blog quería centrarme en los modelos de integración de tecnología educativa que nos fueron aportados, dada la importancia que tiene el abordaje de los mismos en el momento en que nos encontramos actualmente, iniciando el diseño de nuestro proyecto tecnológico. A través de la sesión presente pude conocer las formas que existen de integración de las Nuevas Tecnologías dentro de las diversas instituciones, así como pude comprender, que no sólo existe un modelo tecnocrático o relacional (tal y como conocimos en la sesión expositiva de la semana anterior, y que continuamos trabajando en la interactiva de hoy); sino que dentro de cada modelo existen otros subyacentes, dentro de los cuales se realizan diversas clasificaciones, que recojo a continuación. Dados los modelos que nos fueron aportados, pude entender la dificultad de posicionarme en uno u otro modelo, puesto que entre ellos existen algunas características convergentes, aunque cada uno pueda apoyarse en perspectivas más relacionales o tecnocráticas. En esta sesión, también pude relacionar los diferentes modelos con vivencias personales dentro del ámbito de las nuevas tecnologías, sobre todo vinculándolas con el ámbito académico y la visión de los docentes sobre las nuevas herramientas tecnológicas, y cómo hacen uso de las mismas. El tratar los diferentes modelos, me hizo reflexionar sobre mi trayectoria vital con el uso de las mismas, así como cuestionarme cada uso que hacía de estas, en función de la mirada del educador sobre las mismas; puesto que los valores del educador, están siempre presentes y considero, que son el motor para un futuro cambio dentro de la esfera educativa y, más en concreto, de la metodología de enseñanza y aprendizaje que pretenden crear. También, pude cuestionarme aquellos paradigmas o enfoques y como fueron tratados, sobre todo haciendo referencia a diferentes materias, entre las cuales puedo destacar Diseño de Planes y Programas de Formación, donde teníamos que (al igual que en la materia Tecnología Educativa) diseñar un proyecto de formación partiendo de una visión o mirada que condiciona el posterior trabajo. Así, recordé un proyecto de inclusión en Nuevas Tecnologías diseñado en las primeras sesiones de la materia mencionada con anterioridad y reflexioné sobre la perspectiva empleada, que dista de la que tengo actualmente. Al igual que en Diseño, también pude relacionar el contenido presente con la materia de Organización de Centros Educativos, en concreto, por los enfoques o perspectivas trabajadas (destacando en ellas la relacional) y comparándola así con la materia de tecnología y como en ésta se trata el enfoque.

A través de esta clase, pude comprender en mayor medida que como en todo diseño de un proyecto, debemos empezar por fundamentarlo, que dentro del ámbito tecnológico hace referencia en mayor medida a una necesidad de integración de las Nuevas Tecnologías dentro de los diversos ámbitos, aunque en particular nos centremos en el educativo o social. Algunos de los enfoques, surgen “por la necesidad de mejorar la calidad de la enseñanza y garantizar un sistema de promoción social que garantice la equidad” (Vallejo, C., 2013), tal y como se afirma a través del modelo SAMR (Sustitución, Aumento, Modificación, Redefinición). En España y en otros muchos países, la fundamentación de los proyectos tecnológicos que se vienen llevado a cabo en los últimos años, se produce debido a diversos factores, dentro de los cuales podemos destacar: las necesidades políticas de los diversos organismos o instituciones; la importancia que se viene descubierto que las nuevas tecnologías tienen en el desarrollo de la sociedad (pues vivimos en una era de globalización); el compromiso firmado en el año 2000 en Lisboa para la alfabetización tecnológica; un intento de aproximación a países más desarrollados, como puede ser Noruega; así como un intento por mejorar la calidad de vida, por intentar reducir la brecha digital, etc. Así, se puede entender que como bien argumentaba la docente responsable de impartir la sesión, que hay tecnologías que ayudan a dar un salto cualitativo, siendo estas tecnologías las que son capaces de lograr modificar la estructura o la metodología de enseñanza y aprendizaje.

Con todo, mientras el enfoque SAMR se contextualizaba en la necesaria mejoría de la calidad de la enseñanza y un intento de equidad social, que tiene como finalidad, “ayudar a los docentes a evaluar en que están incorporando las tecnologías en sus aulas para conocer qué tipo de usos de la tecnología tienen un mayor o menor efecto sobre el aprendizaje de los estudiantes” (Figueroa-Rodríguez, L.G.U.S., & Esquivel-Gámez, 2014, p. 207); en el enfoque de TPACK se contextualiza dentro del necesario cambio que se debe producir en la mentalidad de los docentes, ya que éste pretende la integración de la tecnología entendiendo la enseñanza-aprendizaje como un proceso, que abarca varias disciplinas y que debe aplicarse a situaciones concretas para poder enseñar con eficacia.

Además, también tratamos el enfoque de TIM, que “ilustra cómo los docentes pueden incorporar la tecnología para enriquecer sus clase en alumnos adolescentes, incorporando varios niveles y usados en diferentes categorías de aprendizaje” (Favieri, A., 2016, p.97), tal y como vimos en la sesión presencial de clase.

La elección de uno u otro modelo, generará unos beneficios u otros, así como un progreso efectivo o no, dando lugar a transformaciones que pretender ser significativas dentro de cada proceso didáctico, donde siempre debemos tener en cuenta cuales son las finalidades que nosotros pretendemos lograr.

Así, conocí a través de la sesión presente, que en función del modelo en que nos basemos, la metodología didáctica será diferente y hará hincapié en unos u otros aspectos claramente diferenciados, como pudimos distinguir en la sesión presente: LMS y PLE, que se diferencian notoriamente por la forma que tienen de concebir este proceso. Mientras el LMS, concibe a los aprendices como consumidores de información, adquiriendo así una actitud pasiva; el PLE concibe a los sujetos como autoorganizadores de su propio aprendizaje y, por tanto, son los mayores responsables de su proceso. Tal y como trabajamos y comentamos en la sesión de clase algunos compañeros/as, pueden existir beneficios y ventajas en ambos y en mi opinión, no sirve con rechazar uno de ellos y afirmar otro, dadas las potencialidades subyacentes que puede traer consigo el menos considerado en el momento actual; siendo este último (PLE) la metodología con más riesgo de producir infoxicación de contenidos si no se hace una gestión adecuada dentro del mismo, así como el más susceptible de mejorar respecto a la curación de contenidos, mecanismos de filtrado de información, entre otros.

Finalmente, quería indicar que en mi opinión no existe una metodología mejor ni peor, sino que ésta va a depender de cuales sean las exigencias del momento en que tenemos que diseñar o implementar nuestra propuesta formativa.

¿Vosotros qué pensáis? ¿Existe una metodología mejor o peor o depende del contexto, exigencias o necesidades en las que queremos incidir? ¿Os posicionaríais en uno de manera estática?

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Favieri, A. (2016). Implementación estratégica de tecnología en el aula. In III Simposio Argentino de Tecnología y Sociedad (STS 2016)-JAIIO 45 (Tres de Febrero, 2016).

Figueroa-Rodríguez, L. G. U. S., & Esquivel-Gámez, I. Modelo de Sustitución, Aumento, Modificación y Redefinición (SAMR): Fundamentos y aplicaciones.

WEBGRAFÍA:

http://recursostic.educacion.es/observatorio/web/fr/cajon-de-sastre/38-cajon-de-sastre/1092-monografico-introduccion-de-las-tecnologias-en-la-educacion?start=2 (Fecha de consulta: 25/04/2017)

Comentarios

  • Milagros

    Creo que cada un dos modelos son necesarios dependendo da metodología que se vaia realizar, así como son de libre elección dependendo das didácticas que o propio profesor, educador, coordinador,... realicen. 

    Personalmente, non me posiciono nun en concreto xa que desde a miña perpectiva todos son necesarios dependeno en que contexto ou necesidades intenten cubrir. 

     

  • Ainhoa

    Buenas tardes Nerea!

    Como tu bien dices, existen modelos claramente definidos y contrapuestos, habiendo quien se sitúa en uno de ellos con unos ideales firmes e inamobiles al margen de las circunstancias.

    Yo, personalmente, y dado que quizá todavía no tengo el grado suficiente de información sobre los modelos, no me encuentro posicionada sólidamente en ninguno, si bien es cierto que de algún modo me inclino más hacia el enfoque relacional, abogando por la transformación social y la innovación centrada y pensada por y para las personas. 

    Ahora bien, en estos momentos que me encuentro eligiendo el proyecto a realizar y desde qué perspectiva hacerlo, observo que el enfoque tecnocrático en algunas ocasiones puede ser necesario, siempre complementado por otros aspectos. Como ya te digo, quizá tenga que indagar más al respecto, pero de momento, esa es mi idea. :)