Tecnoadicción.

Hola a todos!  En la tarde de hoy me dispongo a reflexionar sobre una noticia que veía en el telediario hace unos días como es el abuso de la tecnología y las consecuencias que tiene a biológico y psicológico. Bien, pues investigando un poco más profundamente sobre el tema me encuentro con términos nuevos y de corto recorrido, acuñados en los últimos años debido al alto número de casos y al aumento en índices que muestran la probablidad de que dicho número de casos siga ascendiendo. Según informes de la Organización Mundial de la Salud (2008), 1 de cada 4 personas padecerían adicción a las tecnologías. Y una investigación realizada por la asociación Protégeles (2013) y a cargo de Tsitsika, Tzavela, et al. (2013), un 1,5% de los adolescentes españoles padecería adicción a la Red, mientras que el 21,3% presentaría indicios de desarrollar una conducta adictiva a ésta.

Uno de estos neologismos es el término "tecnoadicción". Salanova et al. (2007)  definen la tecnoadicción como ‘’una experiencia específica de tecnoestrés debida a un uso excesivo y una incontrolable compulsión a utilizar la tecnología en todo momento y en cualquier lugar y durante largos períodos de tiempo’’. Y dentro de esta se encuentran trastornos como el Desorden de Adicción a Internet (DAI) o  la Adicción a los videojuegos.

En las últimas semanas, he tenido el placer de relacionarme con los profesionales de la Asociación Proyecto Hombre en su delegación de Santiago de Compostela y sus proyectos y programas vigentes. Como decía anteriormente, debido a la demanda social hace unos años han incorporado a su labor social dos programas muy interesantes y necesarios, uno para tratar la adicción a los teléfonos móviles y otro para tratar la adicción a los videojuegos. 

Charlando estos últimos días con integrantes del centro, coincidíamos en que los beneficios de los dispositivos móviles son muy numerosos e innegables pero que en determinados casos, su uso incorrecto y abusivo puede conllevar diversos efectos negativos.

Os cuento todo esto ya que como pedagogos considero que tenemos cabida en programas y en asociaciones de este tipo, y que nuestro papel ante dichas problemáticas resulta de gran importancia.

Algunas de las pautas que desde Proyecto Hombre se proponen las engloban en tres grandes bloques:

- Fomentar un uso responsable del móvil limitando este a horarios determinados o delegando la responsabilidad de pagar la factura  en el menor.

- Establecer claramente normas y reglas de uso como evitar facilitar información personal a desconocidos, no efectuar pagos o participar en concursos sin consentimiento, fomentar actividades alternativas de ocio...

- Comunicación y diálogo sobre el uso del móvil: Informar sobre los posibles riesgos, hablar sobre el tiempo que pasa con el teléfono, preguntar qué páginas visita más, cuáles son sus intereses y buscar juntos alternativas.

 

Relacionando esto con las últimas clases, considero que se trata de un programa enfocado claramente desde una perspectiva relativista, intentando transformar un problema social centrándose en las personas e implicando a las organizaciones. Además, por lo que respecta a mi proceso de aprendizaje, conocer iniciativas como estas y otros ejemplos similares me ayuda a comprender y afianzar los contenidos abordados en las clases de las últimas semanas como son los modelos tecnológicos

¿Qué os parece el programa?, ¿Conocéis alguno similar?

________________________________________________________________________________

Gámez, M., Muñoz, M. y Fernández, L. (2015). Usos y abusos del teléfono móvil: Características e intervención educativa. En: XIII Jornadas Asociación Proyecto Hombre. Disponible en: http://www.proyectohombre.es/archivos/104.pdf 

Gil, A. (2014). ''Tecnoadicción'': una revisión teórica desde la Psicología. Castellón: Universitat Jaume I. Disponible en: http://repositori.uji.es/xmlui/bitstream/handle/10234/137398/TFG_2014_gilA.pdf?sequence=1

Salanova, M., Llorens, S., Cifre, E., y Nogareda, C. (2007). Tecnoestrés: concepto, medida e intervención psicosocial. Nota técnica de prevención, 730 (21). Madrid: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Comentarios

  • Andrea Carro Carro

    Hola Ainhoa, tu blog me ha parecido muy interesante ya que no tenía constancia de que se estaba desarrollando un proyecto con esas características. Creo que ofrece unas pautas bastante interesantes para intentar regular el uso de los móviles o diferentes aparatos tecnológicos que crean adición, sobre todo, en menores. Una vez consultadas las páginas de referencia y leído tu post, considero que la opción de responsabilizar a los menores resulta una situación que solo se puede aplicar en alguna situaciones concretas, ya que si nos paramos a pensar, hoy en día la mayoría de los adolescentes tiene móvil de entre una edad que varía entre  11 y 15 años pero no cuentan con los ingresos necesarios para hacer frente a sus gastos. Los más fácil sería que no tuviesen la posibilidad de tener un teléfono móvil a esas edad, pero con mucha frecuencia los padres optan por regalar teléfonos móviles a sus hijos como medio de control de los mismo, ya que es más fácil saber dónde se encuentran sus hijos en todo momento, sobre todo si usan las diferentes aplicaciones existentes para la localización de teléfonos móviles, como puede ser: seguimiento GPS para móvil, GPS localizador o Mobile Number Tracker, entre otros. Desde mi punto de vista creo que se debería comenzar por hacer consciente a los adolescentes de las grandes ventajas e inconvenientes que contienen los teléfonos móviles, y fomentar su uso responsable, tanto en los adolescentes como en los padres, favoreciendo que eliminen esas conductas de excesivo control a través de las nuevas tecnologías.

    -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Webgrafía:

    Google.(2017).Google Play. [Consultado en: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.mobiletracker.location&hl=es]

    Lozano. J. (2004). Los móviles y los adolescentes. Análisis crítico. 27 de noviembre 2017, de ministerio de educación, cultura y deporte. Sitio web: http://recursostic.educacion.es/observatorio/web/eu/cajon-de-sastre/38-cajon-de-sastre/182-los-moviles-y-los-adolescentes-analisis-critico

  • Nerea Patiño Fontenla

    Hola Ainhoa. A comienzos de este cuatrimestre, incluía una entrada en mi Blog en donde reflexionaba sobre la adicción de diversos sectores poblacionales a las nuevas tecnologías. No cabe duda que el desarrollo de las nuevas tecnologías, ha revolucionado nuestros estilos de vida, tanto en personas adultas como en niños/as, jóvenes, etc. Lo ha revolucionado de tal modo, que incluso podemos detectar personas que como tú bien indicas, presenta dependencia de los nuevos dispositivos electrónicos o, como tú denominas, tecnoadicción, con las implicaciones psicológicas y neurofisiológicas que trae consigo. Me parece interesante que hagas referencia a un proyecto como el que tuviste la oportunidad de conocer de cerca y sobre todo, que nos dés la oportunidad a nosotros/as de conocerlo también. 

    En la actualidad, dado que se considera que el número de personas adictas a los dispositivos electrónicos va en aumento, se están llevando a cabo numerosos proyectos o programas, aunque si es cierto, que también se llevan a cabo algunos de manera preventiva. Programas como el que tú nos muestras, son realmente interesantes y como tú, pienso que estos deberían estar vistos y diseñados e implementados desde una perspectiva relacional, ya que implica a personas, formas, procedimientos, valores, etc. Indagando en la web, he encontrado una "Guía para padres y educadores para prevenir o solucionar el abuso de móviles en adolescentes", que incluyo en las referencias. También, he encontrado un artículo del periódico El Mundo en el que habla acerca de determinados mecanismos para reducir la adicción al móvil, entre ellos: terapias como la de Proyecto Hombre; campamentos de desconexión; aplicaciones móviles varias, para conocer diversos factores que pueden influir en la adicción (número de veces que desbloquea la pantalla, consumo de datos a lo largo del día, entre otras). 

    Al contrario de lo que opina nuestra compañera Andrea, no pienso que la necesidad radique en dejar a los jóvenes al margen del uso de los teléfonos móviles, si no que la necesidad radica en enseñarles a los jóvenes a emplear los nuevos dispositivos electrónicos; es decir, a saber el cómo emplearlos, dónde emplearlos, cuándo emplearlos, etc., ya que el móvil "es un dispositivo técnico que permite ser desplazado de un lugar a otro y se ha convertido en un objeto personal, propio, exclusivo e íntimo presente en muchos aspectos de nuestra vida" (Rosell, M.C., Lusar, A.C., 2006, p. 1). En mi opinión, el móvil puede aportar enormes beneficios en la adolescencia, aunque si es cierto que debemos atender a las dificultades o problemas que puede aportar, con la intención de reducirlos o prevenir problemas mayores. El móvil nos dota de una identidad, sirve para la mejora relacional con los demás, entre otros. Aunque sus enormes potencialidades como he indicado anteriormente, si no se llevan a cabo de la manera adecuada, son susceptibles de comportamientos abusivos y eso no nos debe dejar indiferentes. Como pedagogos/as podemos mejorarlo, a sabiendas de que no es tarea fácil. 

     

    Referencias bibliográficas: 

    Rosell, M. C., & Lusar, A. C. (2006). Uso y abuso del teléfono móvil en jóvenes y adolescentes. Information Technology24, 112.

    Márquez, T. (17 de Noviembre de 2015). Apps, terapias en Proyecto Hombre y campamentos contra la adicción al móvil. El Mundo. Recuperado de: http://www.elmundo.es/f5/2015/11/17/564b982dca4741fb518b45f1.html