Educar en y a través de la imagen

En el blog de hoy me gustaría hablaros de la relación existente entre la imagen y la pedagogía, puesto que la perspectiva que nos proporcionó Adriana en la sesión interactiva de ayer ha supuesto un nuevo conocimiento para mí; que considero de gran valía para mi futuro profesional, como diseñadora de planes y acciones formativas. Observando las publicaciones de mis compañeros, no cabe duda de que ha sido un tema que, de manera general, ha generado un gran interés en nosotros.

En este sentido una imagen no deja indiferente a nadie, puesto que produce en nosotros alguna sensación, sentimiento e incluso motivan a la construcción de una determinada visión sobre el mundo. En este sentido, podemos seguir a Díaz (2009) cuando nos dice que este concepto va más allá de una simple representación; más que una simple percepción visual, implica el pensamiento, tanto de quien la produce, como de quien la recibe. Detrás de una imagen hay todo un discurso que puede ser interpretado de múltiples formas y por múltiples interpretantes.

De acuerdo con esto, no cabe duda que el ámbito educativo debe ser competente y abarcar esta responsabilidad, teniendo en cuenta no sólo la presencia masiva de los medios de comunicación que nos imponen una determinada ideología manteniéndonos como consumidores pasivos, al margen de la participación activa; sino que también y lo más importante, es que la educación ha de hacerse con esta nueva herramienta, incluyéndola como parte de una metodología que potencia un aprendizaje significativo. En este sentido, coincido rotundamente con lo que señala Ferrés (1989) cuando pone de manifiesto la necesidad de estrechar las relaciones entre la escuela y la sociedad (un binomio que considero indisociable) a través de la concepción de lo audiovisual como una nueva forma de expresión diferente, que además de educar en la imagen, tendrá que educar a través de la imagen. Así pone de manifiesto dos cosas que considero fundamentales y que mencioné con anterioridad sobre el quehacer de la escuela actual:

  • Educar en la imagen

En este apartado me refiero a la necesidad de que la escuela, en colaboración con padres y demás miembros de la comunidad educativa, trabaje a favor del logro de la alfabetización mediática en los educandos, fomentando el pensamiento crítico y su capacidad tanto para recibir como para elaborar productos mediáticos (UNESCO, 2006).

En este sentido, dado que la alfabetización mediática requiere de una aplicación práctica (Aguaded y Díaz, 2015) existen métodos pedagógicos innovadores que facilitan la adquisición de los objetivos que se proponen para la alfabetización mediática. Así, se destaca la necesidad de saber interpretar el lenguaje visual y audiovisual a través de la lectura de imágenes, con el objetivo prioritario de que los educandos se conviertan en lectores críticos para que, en un segundo momento pasen a ser creadores, una vez que estos ya han tomado consciencia de todo lo que entraña una imagen. Por otra parte, siguiendo a Tufte (1995) otras actividades que contribuyen al desarrollo de la competencia mediática que son complementarias a la lectura de imágenes pueden ser el análisis crítico de programas profesionales y películas o la producción de vídeos y análisis de los mismos con el conjunto de la clase. Bajo mi punto de vista, con estas prácticas los alumnos aprenden a decodificar la información que va más allá de las palabras, logrando así una alfabetización acorde con la era digital en la que vivimos.

A través de estos métodos que trabajan la competencia digital, podríamos dar un salto cualitativo, pasando de ser consumidores a ser productores, que comprenden el mundo que les rodea y que tienen la competencia necesaria para producir conocimiento útil en la era digital en la que nos encontramos.

  • Educar a través de la imagen

Con esto me refiero a la necesidad de apoyar la enseñanza en imágenes, de educar a través de la palabra y de la imagen, dotando de significación así a los contenidos.

De acuerdo con esto,  surge la necesidad de que tanto nosotros como pedagogos y diseñadores de planes y programas formativos así como también los docentes, encargados de implementar las acciones formativas tengan en cuenta una serie de aspectos de especial relevancia a la hora de crear y seleccionar las imágenes con la mayor eficiencia posible; adecuándose a contenidos y características de los discentes (Díaz, 2009):

  • Que la imagen se soporte en la palabra a la hora de interpretarla.
  • Que el color, las sombras y el espacio que ocupa la imagen pueden dar fuerza al comunicador.
  • El encuadre, la angulación y la perspectiva pueden reforzar la relación entre emisor y receptor, haciendo a estos últimos partícipes de la propia imagen.
  • La posibilidad de interrelacionar la imagen con la cultura y el pensamiento que se desea transmitir.

Así, para justificar la presencia de la imagen a la hora de enseñar y relacionándolo con las teorías del aprendizaje trabajadas en la sesión expositiva, nos podemos apoyar también la teoría cognitiva de Bruner, quien defendía que el hombre es capaz de representar una realidad determinada a través de tres modelos básicos: el enactivo (representamos una realidad determinada una vez que tomamos contacto directo con la misma), el icónico (la imagen, cuya selección de cara a la enseñanza nunca debe ser arbitraria, pues posibilita una determinada representación de la realidad a aprender) y la simbólica (en este último estado representamos realidades a través de lo abstracto, esto es, no resulta necesario un ejemplo concreto de la realidad en cuestión que vamos a aprender). (Guilar, 2009).

Tomando como base  esta teoría, considero que la elección de imágenes a la hora de aprender, puede transmitirnos una primera idea de carácter general, que se traduzca en una perspectiva sobre la realidad que vamos a aprender. Una idea que perdure en el tiempo debido a su carácter icónico. En este sentido, me gustaría poner de ejemplo la infografía realizada en esta materia; la cual nos transmitía, de una manera sencilla y clara, todo lo que habíamos aprendido en Tecnología Educativa hasta ese momento a través de la combinación imagen-palabra; convirtiéndose así en un gran recurso didáctico. De hecho, existen investigaciones que concluyen enfatizando el valor pedagógico de la infografía tanto para docentes como para discentes. (Minervini, 2005).

Para finalizar me gustaría concluir incidiendo en la necesidad de que el sistema educativo español apueste por la necesidad de alfabetizarse para poder preparar a los educandos para un futuro lleno de cambios y transiciones. Sólo apostando por nuevas metodologías y repensando contenidos, podremos estar acordes con la sociedad actual, caracterizada por el movimiento continuo; repensando así el quehacer de la escuela en los nuevos días y generando ciudadanos críticos y reflexivos con el mundo que les rodea.  

¿Qué es lo que impide el progreso de la educación mediática?, ¿Por qué ésta no cuenta con el peso que debería en las escuelas?, ¿Tal vez…intereses económicos y políticos..?

Espero vuestros comentarios compañeras/os. 

 

Referencias Bibliográficas

Aguaded, I., Gutiérrez, I. y Díaz, E. (2015). La alfabetización mediática entre estudiantes de primaria y secundaria en Andalucía (España). RIED, 18, 275- 298.

Díaz, A.M. (2009). Imagen y Pedagogía. Cuadernos de Lingüística Hispánica,  (13), 143-154.

Guilar, M. (2009). Las ideas de Bruner: "de la revolución cognitiva" a la "revolución cultural". Educere, 13, (44), 235-241.

Gutiérrez, A. y Tyner, K. (2012). Educación para los medios, alfabetización mediática y competencia digital. Revista Científica de Educomunicación, 38, 31-39.

Minirvini, M.A. (2005). La infografía como recurso didáctico. Revista Latina de Comunicación Social, 59, 2-11.

Von Feilitzen, C. (2002). Aprender haciendo: reflexiones sobre la educación y los medios de comunicación. Revista Científica de Comunicación y Educación, 18, 21-26.

 

Comentarios

  • Daniel López

    Me ha resultado una publicación muy interesante y con una estructura muy clara y compresible. Al igual que tu me encuentro completamente de acuerdo en lo que expones. Pero me gustaría destacar que para sacarle mayor beneficio a las imágenes es necesario poseer ciertas competencias visuales, que  nos permitan interpretar la metáfora que a menudo las imágenes llevan implícitas.  Considero que la imagen ha constituido, ya desde tiempos antiguos, motivo de disputa; pues Platón consideraba que era un engaño y así lo reflejaba en la caverna; mientras que Aristóteles establecía que era una buena herramienta para la educación. 

    Siguiendo con lo que expones, considero que las imágenes nos permitirán trabajar la educación emocional, puesto que las fotografías nos permiten aprender y emocionarnos a la vez. Por otra parte, considero que las imágenes son un reflejo de la realidad y del pensamiento humano. Es decir, en una imagen  plasma una realidad compleja y constituida por múltiples parte; lo que debemos trabajar será tener la capacidad para poder analizar dichas partes y comprender lo que se nos presenta de forma global.