¿Se cae whatsapp y se acaba el mundo?

 Durante las 22:00 de la noche de hoy whatsapp ha dejado de funcionar, esta situación no ha durado mas de 2h30min. En este poco tiempo en las redes le han llovido un aluvión de críticas a la aplicación y otras personas con mayor sentidos del humor se han dedicado a hacer memes sobre la situación.

Me considero una persona que usa la tecnología y las redes sociales a diario y a veces en exceso, pero desde luego puedo asegurar que estas casi tres horas sin whatsapp no ha supuesto una tragedia en mi vida. Me he quedado asombrada con la cantidad de personas que se han manifestado ante este hecho, la desesperación que reflejaban algunas personas sentirse incomunicados me ha llamado la atención.

Decimos sentirnos incomunicados sólo por la ausencia de whatsapp, ya no contemplamos otras formas de ponernos en contacto con el resto mundo?

Está claro que la tecnología, las redes sociales y los diferente programas que usamos día a día, nos hacen la vida un poco más sencilla en algunos aspectos pero esto me hace plantearme si realmente ya no imaginamos nuestras vida sin la tecnología.

Puede parecer un hecho irrelevante pero no lo es y por eso he querido reflejarlo en un blog porque espero con esto que reflexionemos y realmente pensemos si para cada uno de nosotros la desaparición de whatsapp supondría una tragedia vital.

                                                       ¿SOMOS DEPENDIENTES DE LA TECNOLOGÍA?

 

Espero vuestros comentarios!

 

 

 

 

Comentarios

  • Andrea Rodríguez Caamaño

    Hola Laura!

    He pensado exactamente lo mismo que tú. Fueron exagerados la cantidad de comentarios, así como noticias en los períodicos digitales que pude observar por las diferentes redes sociales sobre la caída de whatssap, ¿es tanta la preocupación como para hacer de esa aplicación algo imprescindible en nuestras vidas?. Estos son los casos en los que podemos ver cómo está cambiando la sociedad, volviéndose mucho más dependiente de la tecnología que antes.

    Recuerdo que cuando no había internet en el teléfono móvil no era tan necesario para nosotros/as como lo es a día de hoy. Que una aplicación de mensajería instantánea deje de funcionar 3 horas y la gente entre en pánico me parece un problema de dependencia con la tecnología.

     

     

  • Milagros

    Esta claro que si somos dependientes da tecnoloxía, e mais despos do suceso que acabas de relatar. A verdade, e que nin me din conta de que esta aplicación non estaba funcionando ata que vin en diferentes redes sociais as críticas que moitas persoas realizou a esta aplicación. Sinceramente non e o final do mundo, se certas apps non chegan a funcionar correctamente non fai falta que a xente critique tan fuertemente, xa que existen fallos na tecnoloxía.
    Con isto, penso que realmente non sabemos vivir sin certas aplicacións, será porque estamos tan enganchados que xa non vemos mais dela, ou simplemente por simple comodidade. O que si que considero, e que realmente necesitamos madurar dentro das tecnoloxías, poder saber usalas, cando e onde.

  • Ángela Brenlla

    ¡Buenas tardes, Laura!

    A colación con lo que vienes diciendo en tu entrada, en mi caso ni me enteré de la caída de Whatsapp ya que me encontraba leyendo un libro y ni siquiera tenía el móvil a mano.

    Pero lo que sí me sorprendió fue la reacción de la gente. Hoy por la mañana nada más entrar en Facebook lo único que veía eran comentarios, noticias y post donde el fallo de esta aplicación era el late motiv. Incluso salía Mark Zuckerberg pidiendo perdón. 

    ¿De verdad es tal nuestra dependencia ya no solo a la tecnología, sino a una herramienta de mensajería? Como bien comentas tú, ¿de verdad no contemplamos otra forma de comunicarnos o, simplemente, supone una tragedia no poder hablar con nuestros amigos, familiares... durante dos horas?

  • Daniel López

    Es un tema complejo, puesto que tiene mucho de educación. Hablando vulgarmente, considero que los sistemas informáticos también sufren problemas debido a la gran cantidad de gente conectada a un mismo tiempo; dicho esto no entiendo las críticas a una aplicación que se encuentra en constante evolución y que nos brinda una forma de comunicarnos e interrelacionarnos casi gratuita.

    Dicho esto, en mi transcurso normal de mi quehacer diario no ha supuesto un problema  y no me llegué a enterar de lo sucedido hasta horas después. Aun con todo no considero que dos horas sin comunicarte con una persona con la que posiblemente hables a diario sea un problema; no creo que lo que tengas que manifestar sea tan importante, porque si lo fuese llamarías o enviarías un SMS.

    Con respecto a lo mencionado, dentro de la competencia digital, creo que es necesario tratar estos temas para que  se  vislumbren alternativas y la preocupación no se traduzca en pánico y críticas.

     

  • Sandra Araujo Javier

    Boas Laura!

    Totalmente de acordo contigo. No momento do suceso atopábame mantendo conversacións a través de dita aplicación. Nun primeiro momento pensei que era un problema do meu móbil, incluso conectei e desconectei un montón de veces o Wi-fi. Foi cando comecei a ver un cantidade importante de historias de Instagram nas que todo o mundo se queixaba porque a aplicación caera.

    Penso, que nos atopamos tan inmersos no mundo da mensaxería instantánea que non somos capaces de pasar nen sequera 20 minutos da nosa vida sen estas mensaxes. Tampouco nos paramos a pensar en que temos medios alternativos para comunicarnos doutro xeito. Como ben di Daniel, se temos algo tan importante que dicir que non pode esperar, podemos facer unha chamada ou empregar os tan olvidados sms.

    En resumo, que eu si opino que somos totalmente dependentes da tecnoloxía e feitos como este demóstrano. Non pensamos en que unha aplicación como é Whatsapp a nivel mundial, que ten miles e miles de usuarios, tamén caer nalgún momento determinado.

  • Andrea Carro Carro

    Hola Laura! He pensado en crear una entrado sobre el tema que tu tratas, pero al leer la tuya he observado que transmites muy bien l que yo quería decir.

    He de aportar que creo que la mayoría de las sensaciones de incomunicación y disgusto se situó en adolescentes que no contemplan otras formas de comunicación. Nacieron en una época donde las llamadas telefónicas y las cartas están pasadas de moda, por lo cual mucho de ellos se rehúsan a usarlas por no caer en lo antiguo, ya que piensan que se trata de un retroceso en el desarrollo de la Humanidad.

    Para finalizar, comentarte que ni siquiera había notado la caída de la aplicación hasta que entré en Facebook y vi el aluvión de críticas y comentarios groseros dirigidos hacia los creadores de la aplicación.

    Quiero matizar que nuestra dependencia de las aplicaciones de las redes social inhabilita nuestras capacidades sociales, por lo cual somos incapaces de comunicarnos y estamos perdiendo nuestras capacidades comunicativas.

     

     

  • Aino

    Hola Lau! Pues sí, digo alto y claro que todos somos dependientes de la tecnología, queramos o no es así. O bien dependemos porque nosotros mismos decidimos utilizarlas para todo, o bien porque la sociedad en la que vivimos nos obliga a utilizarlas, ya que hoy en día estan en todos sitios y se usan para todo.
    La verdad es que creo que deberiamos de pararnos a pensar un momento y desconectar de vez en cuando de las tecnologías para conectar con nosotros mismos y con las personas de nuestro entorno.