• Blogs
  • Andrea
  • ¿Y la evaluación que relación guarda con las tecnologías?

¿Y la evaluación que relación guarda con las tecnologías?

Buenas tardes compañeros/as, después de la clase expositiva de la semana pasada, donde estuvimos trabajando con los modelos de aprendizaje y los modelos de tecnologías para el aprendizaje me he cuestionado si a su vez ésta también ha influenciado en la manera de realizar la evaluación, ese momento tan temido por todos y todas que estados involucrados en los sistemas educativos formales.

Pues bien, después de la lectura de diversos documentos y juntándolo con mi experiencia propia la respuesta es un sí rotundo. A continuación haré una breve explicación de esta afirmación.

La tecnología ha traído una nueva manera de evaluar, donde los test pueden obtener una corrección al instante y ser una nueva manera de obtener calificaciones.  A su vez, e innegablemente, la tecnología a sido na gran aportación a nivel documental para la elaboración de trabajos y como los alumnos/as utilizan las redes para obtener información y contrastarla de forma que lo utilizado sea veraz. También la aportación de posibles debates virtuales, foros o grupos de trabajo organizados en torno al trabajo en red son un potencial para una nueva mirada de la evaluación

Pero aunque la evaluación automática pueda aportar ventajas, también tiene unos innegables inconvenientes asociados como la poca comunicación alumno/a - profesor/a.

Después de todos mis años de educación reglada solo en una materia se ha utilizado las tecnologías como medio para la realización de una prueba de nivel... ¿Se están quedando fuera las tecnologías del proceso de evaluación en el sistema formal? ¿Pensáis que daría un nuevo enfoque renovador o que solo un cambio de instrumento de realización?

Referencias bibliográficas:

Bareberá Elena (2016). Aportaciones de la tecnología a la e-Evaluación. Revista de educación a Distancia

Comentarios

  • Milagros

    Bos días!!

    Realmente temos que ser conscientes de que a tecnoloxía revolucionou o sistema de evaluación, sen embargo non todos os profesores ven necesario utilizala para poder cualificar aos seus alumnos. A resposta de porque non utilizan as novas tecnoloxías para poder realizar unha evaluación mais rápida e concisa, poden ser moitas, xa que non todos os profesores consideran necesario realizalas de este modo, incluso parécelles mais cómodo correxir exámenes e test de forma manual, non se axeitan as tecnoloxías, ou incluso apártanas por medo de non saber utilizalas. 

    Esta claro que é unha innovación interesante e motivadora para todos poder realizar as evaluacións de diferente maneira que fai anos, sen embargo hoxe en día considero que non todos os profesionais están capacitados para realizalas así, polo que aínda queda moito traballo por diante para incorporar de todo as tecnoloxías dentro das evaluacións. 

  • Angela

    Al igual que vosotras considero que la tecnología también supone la oportunidad de cambio en el proceso de evaluación de la enseñanza, pero existe una clara carencia de estudios y teorías que puedan demostrar su eficacia. De todas formas, para poder lograr un éxito con esta e-evaluación es fundamental contar con dos aspectos:

    • “Requiere la planificación y el diseño de e-actividades orientadas a promover la interacción entre todos los agentes y los objetos (recursos, herramientas, dispositivos y métodos) utilizados en el proceso de e-aprendizaje”(Yovanni Ruiz, 2014 )

    Esto es, requiere del establecimiento de actividades creadas para ser evaluadas de este modo y que en ningún caso se olvide la necesidad de fomentar un continuo contacto entre los diferentes agentes del proceso de formación. Esto es un elemento fundamental que Andrea menciona en su publicación ya que en muchas ocasiones la introducción de la tecnología supone una reducción en la comunicación y el contacto directo, pero esto no tiene por qué ser así.

     

    • “Debe facilitar a los estudiantes información adecuada sobre cuáles competencias o dimensiones han logrado, cómo mejorar el aprendizaje, qué tan efectivos han sido los procedimientos empleados para alcanzar las competencias previstas y cómo ha sido la implicación en un proceso que les pertenece y ante el cual son responsables” (Yovanni Ruiz, 2014)

    Esta segunda aportación consiste básicamente en la pluralidad de información que nos ofrece la red y por lo tanto también la oportunidad que nos ofrece de ser más responsables de nuestro proceso de aprendizaje; además de que la evaluación debe de ofrecer una retroalimentación a cerca de su propio proceso de aprendizaje.

     

    Es en este segundo punto en donde considero de especial importancia tener en cuenta que una evaluación no siempre basta con ser cuantitativa, esto es, en algunos casos y, especialmente en el ámbito educativo, es muy importante que sea cualitativa, en donde los resultados que obtengamos no sea una mera cualificación expresada a través de un número, sino que un explicación de los errores, así como también valorar tanto sus potencialidades como mayores dificultades, lo que a su vez, permitirá fomentar las primeras y tratar de solventar las segundas.

    Así la tecnología supone un claro avance si lo que pretendemos es fomentar la rapidez de la corrección (muy relacionado con el mundo en el que vivimos hoy en día), pero si lo que realmente interesa es el proceso educativo y su mejora quizás la existencia de un docente sea indispensable. La tecnología nos puede ayudar mucho en este sentido, pero no será posible substituir por completo la función del profesorado salvo que haya un gran cambio y evolución en el ámbito tecnológico (lo que no se puede excluir tampoco). De ahí que la importancia consiste en tener como objetivo la mejora de la evaluación para permitir, a su vez, una mejora en el proceso de aprendizaje y es en este punto en el que quizás se podría indicar como mejor opción la combinación de ambas: lo más tradicional (el docente con sus aportaciones cualitativas) y lo más actual (las ventajas que presentan las nuevas tecnologías).

    Como referencia tomé las aportaciones establecidas por Yovanni Ruiz en el siguiente enlace:

    http://cuedespyd.hypotheses.org/358

  • Tania

    Hola Andrea, has realizado una aportación muy interesante, pues creo que es el primer blog en tratar el tema de la evaluación a través de las tecnologías.

    En relación a las preguntas que planteas, puede ser que el proceso de evaluación empleando las nuevas tecnologías esté quedando fuera dentro de la educación formal. Pues en contextos no formales, se emplea asiduamente para:  comprobar como va el alumnado adquiriedo los conocimientos; para evaluar el propio programa educativo por parte de los destinatarios... es decir, adoptan un papel protagonista las evaluaciones mediante las nuevas tecnologías. No obstante, como tú bien dices, dentro del contexto formal esto semeja que no se lleva tanto a cabo. Desde mi punto de vista se debe a que, se pude considerar que este tipo de evaluaciones resultan más impersonales y pueden llevar a un sesgo en la evaluación. Muchos profesionales pueden pensar que ese tipo de pruebas no dan garantias suficientes de un aprendizaje adecuado. Así mismo, me gustaría indicar que, dentro de la enseñanza formal nos encontramos con otra limitación: la carencia de recursos. Casi todos nosotros cuenta con un ordenador pero, ¿estaría dispuesto el docente a que emplease su propio ordenador para la realización de una prueba? Quizás sí o quizás no, qué garantías hay de que no se realicen las trampas a las que se aludían en publicaciones anteriores relacionadas con el e-learning (abrir una doble ventana en el escritorio, descargar los apuntes desde el correo...)

    Por lo tanto, desde mi punto de vista considero que para implantar este tipo de evaluación en los contextos formales se debe abordar la metodología de los examenes; abandonando las pruebas de tipo memorístico por unas que evalúen en mayor medida la comprensión y el racionamiento de los conocimeintos tratados en las distintas sesiones.