Evaluación a través de calificaciones académicas

La evaluación se ha convertido hoy en día en un instrumento indispensable para el desarrollo de los sistemas educativos y para valorar el impacto de las políticas de mejora de la educación puestas en práctica. Pero muchas de estas evaluaciones tan importantes para el sistema educativo se basan en calificaciones que realmente no reflejan la capacidad de las personas, desde pequeños nos imponen esta costumbre de reunir todos los conocimientos aprendidos en un único examen final, si, pero y, ¿ si ese día te sientes nervioso/a o por cualquier otra circunstancia te sale mal?.

El esfuerzo, en la mayoría de los casos, no queda reflejado en ese valioso examen.

Por otro lado, en mi caso, en la universidad, este tipo de evaluaciones perjudica mi futuro profesional; ya que, dependiendo de las calificaciones, se te abren unas puertas u otras.

En conclusión, debería existir una evaluación más integradora y otra metodología con respecto a la valoración del esfuerzo y puntuación final que se le otorga a cada persona.

Comentarios

  • Andrea Carro Carro

    Hola Irene, acabo de leer tu blog y estoy totalmente de acuerdo. Sin ir más lejos, de hace unos años se están llevando a cabo una serie de protestas en contra de la LOMCE y las reválidas que se proponen en la ley. En esas propuestas se utilizan argumentos como  lo que tu das, no puedes condicionar el futuro de un adolescente simplemente porque haya tenido un mal día y no haya logrado superar la prueba. 

    Por otro lado, creo que las evaluaciones que se están llevando a cabo no prueban que hayas adquirido y sepas utilizar dicho conocimientos, simplemente que en ese momento te los has memorizado y que pronto los olvidarás. 

    Y por último, creo que una nota basada en una evaluación de este tipo no refleja las capacidades de un alumno a la hora de poner en  práctica todo lo aprendido, y por lo tanto no debería ser un criterio de admisión en algunos contextos.  

  • Sofía Varela Munín

    Hola Irene. Ya sabes que este asunto nos daría para hablar un buen rato. Quizás en un tono menos formal con el que siempre nos entendemos mejor. Lo que quiero decir es que tienes razón. Claro que la tienes. Pero me gustaría saber si este problema que planteas podría encontrar una solución o parte de ella en las tecnologías. Por ejemplo, en esta asignatura se plantea una fórmula de evaluación alternativa que echa mano de recursos poco comunes. Por un lado esto es genial, porque no pasamos ese momento en el que sudas frío. Por otro lado mal, porque estamos utilizando esta red como un instrumento para aprobar más que una forma de aprender. Nos tienen mal acostumbradas y va a costar salir de esto. Pero vamos a ser educadoras y, quizás, no debamos prestar tanta atención a nuestra forma de aprender, sino a la de quienes vengan detrás. Las nuevas tecnologías pueden ser una alternativa, pero aún no estamos dando ese paso por miedo.