La Realidad Virtual en las aulas

Navegando por internet he encontrado una noticia que me ha llamada mucho la atención, en la Comunidad de Madrid, ya está disponible para los colegios una nueva experiencia educativa que consiste en sumergir en una experiencia virtual educativa a colectivos de 25 alumnos de 5º y 6º de Primaria y de 1º y 2º de Secundaria. Se trata de la primera experiencia con realidad virtual que llega a los colegios, donde los alumnos podrán disfrutar a la vez que aprenden, ya que en esta experiencia se tratan contenidos curriculares.

Esta noticia me ha hecho pensar sobre los beneficios que puede tener utilizar la realidad virtual en el aula.

Una de las mayores ventajas que creo que tiene la utilización de la realidad virtual en el aula es que los alumnos, podrán viajar sin necesidad de moverse del pupitre a diversos escenarios virtuales con los que poder aprender acerca de contenidos y materias muy diferentes, creándose de esta manera un aprendizaje más significativo, pues como coinciden muchos especialistas en neuroeducación, para adquirir conocimientos es necesario emocionarse. A través de la realidad virtual los alumnos podrán por ejemplo estudiar el antiguo Egipto viajando al mismo, de esta manera los alumnos pueden experimentar en primera persona los contenidos lo que generara una mayor comprensión en un menor tiempo.

Por otra parte la inmersión de esta tecnología en el aula también creo que supondrá un incremento del interés y de la motivación por parte de los alumnos, debido al efecto novedoso que la experiencia tendrá para los alumnos y además, supone una forma de aprender experimentando e interactuando, lo cual, se aleja de las clases tradicionales a través de los libros y de las explicaciones del profesor.

Por lo tanto en mi opinión, creo que la realidad virtual nos puede ofrecer muchas ventajas dentro del campo educativo, las cuales debemos aprovechar, pero siempre teniendo en cuenta que esta tecnología no será válida en todas las situaciones por lo tanto deberemos saber escoger el momento oportuno de su aplicación. Además la realidad virtual está cada vez más al alcance de todo el mundo, pues ya existen gafas de realidad virtual de bajo coste lo que puede facilitar la inclusión de esta tecnología a las aulas.

 

Bibliografía:

Vera G. (2003) Realidad Virtual y sus Posibilidades Didácticas. Granada: Universidad de Málaga. Recuperado en: http://www.ugr.es/~sevimeco/revistaeticanet/Numero2/Articulos/Realidadvirtual.pdf

 

Webgrafía:

http://noticias.universia.es/ciencia-tecnologia/noticia/2017/03/07/1150198/5-beneficios-usar-realidad-virtual-aula.html

http://economia.elpais.com/economia/2017/02/27/actualidad/1488183754_722436.html

http://www.educaciontrespuntocero.com/recursos/gran-reto-una-actividad-repasar-lo-aprendido-curso-traves-la-realidad-virtual/47448.html

Comentarios

  • Nerea Patiño Fontenla

    Buenas tardes Jacobo. 

    No era conocedora de esta nueva experiencia educativa madrileña, sin embargo, he de indicar que me parece sumamente interesante, puesto que tal y como tú nos indicas, puede mejorar la motivación del alumnado, así como generar en estos mayor interés por las diferentes materias y contribuye por lo tanto, a la construcción de un aprendizaje significativo en los mismos. Algunos autores, en lugar de definir dicha realidad como realidad virtual como tú nos indicas, introducen otra terminología diferente, tal y como es Realidad Aumentada, aunque le atribuyen una serie de diferencias. Por ejemplo Basogain y otros (2010), entienden que la principal diferencia es que la Realidad Aumentada no reemplaza el mundo real por uno virtual, sino al contrario, mantiene el mundo real que ve el usuario complementándolo con información virtual superpuesta al real.

    Bajo mi punto de vista, estas experiencias son realmente enriquecedoras y podrían ser útiles en diversos contenidos de diferentes materias, tales como: historia, visitas virtuales a museos, etc. Por lo tanto, concluyo con que sería sumamente interesante trasladarlas a cualquiera de los escenarios educativos, puesto que pueden contribuir a una mejora sustancial del hecho educativo, para la cual se necesitan de docentes preparados para esta nueva era digital, así como para prepararles para un futuro y pienso que podría ser una experiencia compatible con muchas otras, tales como el denominado Proyecto Abalar.

    Referencias bibliográficas:

    Basogain, X., Olabe, M., Espinosa, K., Rouèche, C., & Olabe, J. C. (2010). Realidad Aumentada en la Educación: una tecnología emergente. Bilbao, España.

  • Andrea Bermúdez

    Hola Jacobo. La experiencia que nos acercas a través de tu blog es sumamente interesante, pues la incorporación de esta tecnología emergente como es la Realidad Aumentada, en procesos didácticos y pedagógicos​ puede llegar a ser muy enriquecedora para el alumnado por su componenete motivador ya que supone la posibilidad de posicionarnos frente al objeto de conocimiento de una forma distinta, pudiendo acceder a un abanico mucho más amplio de aprendizaje.

    Que en España ya se haya comenzado a incorporar esta herramienta para dar respuesta a los contenidos del currículo escolar me resulta una muy buena iniciativa, que debería hacerse extensible al resto de comunidades autónomas. Si bien es cierto, hay que ser críticos a la hora de emplear este recurso para favorecer un aprendizaje significativo, y que no se relegue a una mera práctica aislada o que no tenga una base aprendizaje real; pues como ahora esto es la novedad en educación en cuanto al ámbito tecnológico, lo fue en su momento la llegada de las aulas informáticas dotadas con ordenadores, que en muchos centros, su utilización (aún hoy en día) se reducía a realizar actividades con poca trascendencia; de igual modo ocurre con las pizarras digitales u otros soportes electrónicos. Por lo tanto, bajo mi opinión, que se dote a tanto a los centros públicos, como privados, de material innovador para emplearlo de forma didáctica me resulta altamente importante, pero se debe hacer un uso adecuado del mismo.

    Para concluir, me gustaría apuntar que leer tu aportación me ha echo reflexionar cómo serán las listas de material escolar que se demanden a principio de curso dentro de unos años... ¿seguirán incluyendo libros de texto, o serán sustituidos por ordenadores, tablets, gafas de realidad virtual, etc.?