Tecnofobia y tecnofilia

Tecnofobia es el miedo a la tecnología, informática y aspectos relacionados con ella, generalmente se relacionan estos miedos como algo irracional pero algunas personas justifican la existencia de estos temores por la evolución rápida y constante de los avances tecnológicos. La educación no se queda al margen a esta fobia, por lo que seguramente muchos de nosotros identificaremos con facilidad casos de docentes que parecen tener un miedo a usar las nuevas herramientas informáticas, a actualizar las formas de dar clase o a cualquier idea que esté relacionada con la informática y tecnología. Habitualmente estas personal pertenecen a un colectivo con poco dominio de las TIC, con prejuicios laborales, prejuicios hacia los efectos de estas tecnologías y desconocimiento de las verdaderas aportaciones que hacen las TIC a la sociedad.

  tecnofobia

En su extremo opuesto tenemos la actitud totalmente contraria, denominada tecnofilia, que pretende que con la inclusión de los avances tecnológicos en la educación se solucionarán la mayoría de los problemas que esta presenta. Ambas posturas resultan extremas y por ello cada una requiere ajustes para encontrar una verdadera situación de equilibrio.

En una sociedad prácticamente digitalizada donde los ordenadores y las tecnologías invaden empresas, oficinas y los gestos más cotidianos de la vida de las personas, el sistema educativo parece mantenerse ajeno a esta evolución y sus docentes parecen olvidar las ventajas que puede aportar la tecnología a los procesos de aprendizaje, manteniéndose en métodos anticuados. Muchos de estos docentes argumentan la tecnofobia en considerar a las tecnologías deshumanizadoras, por ello aunque se proporcionen las herramientas tecnológicas adecuadas no garantiza que estas se vayan a integrar realmente en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

De acuerdo con las ideas expuestas por Juan Antonio Fuentes Esparrel y María del Mar Ortiz Gómez en su artículo “Una aproximación a la antinomia tecnofobia versus tecnofilia docente”, una figura necesaria que adapta la educación a un uso equilibrado de las tecnologías sería la del docente crítico. Se trata de sacar el máximo partido a las tecnologías pero teniendo siempre en cuenta sus limitaciones, ofreciendo a los discentes herramientas para desarrollar su propio pensamiento crítico sobre el mundo que les rodeo y proporcionando conocimientos sobre un uso inteligente de la tecnología que será fundamental para su futuro.

 

Bibliografía:

https://www.academia.edu/14252848/Una_aproximaci%C3%B3n_a_la_antinomia_tecnofobia_vs._tecnofilia_docente

https://es.wikipedia.org/wiki/Tecnofobia

 

Comentarios

  • Tania

    Hola, una publicación que nos acerca a dos conceptos muy importantes: la tecnofilia y la tecnofobia, ambos contrarios pero que a la vez tienen como protagonista a la tecnología. Como bien indicas, considero que la postura más inteligente a adoptar, dentro y fuera de las aulas, es el uso racional de la tecnología. Es decir, no se puede hacer un uso excesivo de la tecnología pero, tampoco se puede obviar; pues se trata de una parte fundamental dentro de nuestra vidas. 

  • Andrea Bermúdez

    Buenas tardes Belén! Tras leer tu aportación, considero que has realizado una buena síntesis en pocas líneas, de una realidad que nos ocupa el día a día de nuestras vidas. En la era digital en la que nos situamos actualmente, la tecnología está presente queramos o no; y dependiendo de nuestros estilos de vida, podemos adoptar una u otra posición respecto a ella. A continuación, te dejo un vídeo que publiqué hace unas semanas en un blog, tratando precisamente de detectar ambas posiciones. Te animo a que lo veas:

    En cuanto a la puntualización sobre la incorporación o no del uso de las TIC en el ámbito educativo, el perfil de profesorado que muestra reticencia hacia el uso de las mismas, debería analizar si el estilo de aprendizaje y la metodología de enseñanza que reproduce en las aulas, está acorde y responde a las necesidades educativas que demandan la sociedad actual.

    Como bien apunta nuestra compañera Tania, y haciendo caso al uso común, situarse en cualquier opuesto de ambas posibilidades no sería beneficioso para nosotros, ya que por una parte, nos estaríamos privando de prácticas innovadoras que ofrece la tecnología, y por otro lado, un uso abusivo de las mismas, como se ha ido reflejando en las diferentes publicaciones de los/as compañeros/as puede traer efectos perjudiciales incluso de salud.

  • Bianca

    Hola Belén, estoy de acuerdo contigo cuando indicas que ambas posturas son radicales y que, por lo tanto, no conllevarán mejoras sustanciales en los procesos educativos.

    En este sentido, por la definición que nos expones y por lo que he podido buscar (dado que no era conocedora de este concepto) la tecnofilia se apoya en gran medida en un enfoque tecnocrático o instrumental; al confiar en ese sueño de que, con la intrución de las TICs el aprendizaje innovador está ya más que solucionado, lo que Bubules (2006, p. 23) definicía como "el sueño tecnocrático". Así, bajo mi punto de vista, esa confianza ciega no lleva a nada si no está acompañado de un cambio de cultura en toda la institución. 

    Por otra parte, las actitudes tecnofóbicas en los profesores, como bien indicas, sólo conllevarán la resistencia al cambio, resistencia a formarse y a practicar una formación que sea útil tanto para ellos mismos como para sus alumnos. Como indica Camacho (2009, p. 12) "Sin duda, a través del tiempo, la Tecnofobia, ha sido una barrera para los avances tecnológicos, en especial, en el contexto educativo; ya que en su mayoría los tecnófobos asumen una conducta que los hace detractores de los avances tecnológicos".

    Es por ello que, considerando ambas concepciones,  tenemos mucho trabajo como futuras asesoras de propuestas formativas de cara a sacar el máximo beneficio de la TICs en el ámbito educativo; de manera que impliquen cambios en las concepciones de toda la comunidad educativa capaces de llevar consigo nuevas actitudes y metodologías.  

    Referencias Bibliográficas

    Burbules, N. (2006). Educación: riesgos y promesas de las Nuevas Tecnologías de la Información. Buenos Aires: Granica.

    Camacho, I. (2009). Educación en valores en ambientes virtuales . Revista Etic@ Net, 8, 1-31.