E-portfolio: método de evaluación.

Por Ainhoa Comentarios (4)

Buenos y lluviosos días compañeros!

Ayer, reflexionando acerca de cuál podía ser el tema de mi nueva entrada, me encontraba totalmente en blanco. Únicamente se me venían a la cabeza los pocos días que quedan para terminar el tercer curso, y por ello, todos los trabajos y tareas que terminar en este corto espacio de tiempo, entre ellas el e-portfolio. Y de repente pensé, ¿Y porqué no una entrada sobre el e-portfolio como metodología? Además, me permitiría dar mi opinión basada en mi propia experencia. Es por eso que hoy, publico esta entrada.

El portafolio es una metodología que en los últimos años, sobre todo en la educación superior, ha ido cobrando importancia hasta convertirse en un método de evaluación muy socorrido por gran parte de los docentes universitarios.  Se trata de una

"colección de documentos de trabajo del estudiante que exhibe su esfuerzo, progreso y logros [...], es una forma de evaluación que permite monitorear el proceso de aprendizaje e ir introduciendo cambios durante dicho proceso [...], demuestra [...] cómo piensa, cómo cuestiona, analiza, sintetiza, produce o crea, y cómo interactúa con otros, es decir, permite identificar los aprendizajes de conceptos, procedimientos y actitudes de los estudiantes" (Ortega, 2012, p. 1).

Este concepto ha ido creciendo y amoldándose a las nuevas características de la sociedad de la información, evolucionando hasta el término de E-Portfolio, consistiendo este en un sistema digital con una selección de trabajos del estudiante que relata de manera reflexiva el progreso y los logros conseguidos en el proceso de enseñanza y aprendizaje de un área específica (Barberá, 2008).

Además en contextos de enseñanza, el e-portfolio se caracteriza por (Barberá, Gewerc y Rodríguez, 2009, p. 7):

 1. el control del mismo pasa al sujeto de aprendizaje, de allí que se predisponga a una personalización del proceso. Y,

2. la posibilidad de compartir las experiencias de aprendizaje con otros y en diferentes contextos (académico, laboral, o comunitario) 

Así, considero que este método de evaluación es correcto ya que responde a las líneas de la teoría conectivista de la que fuimos hablando en las últimas clases, ya que evalúa un aprendizaje procesual, continuo y permanente, en el cual el conocimiento se va modificando, ampliando y renovando, y en el que el alumno es el protagonista, valiéndose de redes socialmente diversas y fiables.

Personalmente, el e-portfolio me ha permitido aprender a ser constante, desarrollar mis propias ideas, plasmar mis conocimientos  y opiniones y  gestionar los contenidos, además de darme la oportunidad de ampliarlos a pesar de que haya pasado el tiempo. Por otra parte es una forma ideal de recoger todo lo trabajado en la materia y tenerlo organizado, de forma que pueda volver a él siempre que lo desee. 

La ventajas principales de que sea electrónico (y con una red social como Stellae como soporte) son, por una parte, asegurarme de que siempre estará ahí y podré acceder dentro de un tiempo si necesito reactivar algunos conceptos ya olvidados, y por otra, tener feedback tanto de mis compañeros como de las profesoras de la materia o de otros usuarios que utilizan la red social, lo que ha hecho posible observar distintos puntos de vista acerca de un mismo tema y ampliar conocimientos con otras entradas de los compañeros.

Me he tomado la libertad de realizar una pequeña infografía que recoge las principales ventajas que te permite el uso del E-portfolio.

Infografía E-portfolio.jpg

https://infograph.venngage.com/p/271878/infografa-e-portfolio-ainhoa-castelo 

¿Y a vosotros?, ¿Qué os parece la metodología del E-portfolio?, ¿Qué os ha aportado?. ¡Espero vuestros comentarios!


Barberá, E. (2008). El estilo del e-portafolio. Barcelona: Editorial UOC

Barberá, E., Gewerc, A. y Rodríguez, J.L. (2009). Portafolios electrónicos y educación superior en España: Situación y tendencias. REDU, Revista de Docencia Universitaria, 3. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3190827 

Fundación CESGA (Centro Tecnolóxico de Supercomputación de Galicia). (2017).  E-portfolio. Disponible en: https://www.cesga.es/es/soporte_usuarios/usr-elearning-colaboracion/usr-elearning-material-portfolio 

Raquel Barragán Sánchez, R. (2005). El Portafolio, metodología de evaluación y aprendizaje de cara al nuevo Espacio Europeo de Educación Superior. Una experiencia práctica en la Universidad de Sevilla, Revista Latinoamericana de Tecnología Educativa, 4 (1), 121‐139. Disponible en: http://www.unex.es/didactica/RELATEC/ sumario_4_1.htm 

Comentarios

  • Nerea Patiño Fontenla

    Buenas tardes Ainhoa. 

    Has seleccionado un tema sumamente interesante, no sólo para tu profundización, sino también para mostrarnos a los demás el conocimiento sobre su naturaleza, así como tus reflexiones personales acerca del mismo luego de haberte documentado. En mi opinión y siguiendo tu misma línea, el E-portfolio tiene grandes potencialidades dentro del ámbito educativo, dentro de las cuales destaco que aunque su extensión dentro de este ámbito sea notoriamente excasa, si es importante salientar la manera en que intenta incorporar las nuevas tecnologías de la información y comunicación dentro de los procesos de aprendizaje, tomándolo en consideración como un proceso más y por la importancia o relevancia que puede tener para la evaluación de los discentes.

    Bajo mi punto de vista, esta metodología genera que los discentes tengan en cuenta sus aprendizajes, desarrollen su creatividad, su capacidad de reflexión, etc. Además, es importate porque a través de él pueden mostrar sus intereses, conocer los intereses de los demás, mejorar sus perspectivas con la retroalimentación de otros, etc. La elaboración de este e-portfolio muestra además al discente evidencias claras del proceso de aprendizaje de los discentes a lo largo de un período de tiempo, por lo que es un instrumento que puede medir de manera útil sus resultados, en función del esfuerzo mostrado durante ese período de tiempo. 

    Pero... ¿Qué es lo que diferencia a un E-portfolio de un portafolio tradicional? En palabras de Sánchez (2011), lo que marca la diferencia entre estos recursos es el incremento sustancial en el número y calidad de los servicios que aporta tanto a una persona como a una comunidad de aprendizaje, además de no encontrarse supeditado a una secuencia lineal, es decir, permite superar ese visión secuencial de los contenidos propia de los portafolios tradicionales, puesto que un mismo contenido se retoma tantas veces como se consideren necesarias.

    Indagando a través de la red he conocido que existen diversos tipos de E-portfolios, que tal y como muestra Jones (2008) se pueden clasificar en: E-portafolio de evaluación (para valorar la adquisición de determinados criterios para la obtención de una titulación o acreditación), de aprendizaje (incorpora reflexiones y autoevaluación del discente), de "demostración de las mejores prácticas" (recoge información o logros para mostrar) y de transición (aporta evidencias y registros de utilidad para pasar de un nivel a otro). 

    Y ahora, luego de reflexionar sobre los aspectos positivos, ¿cuáles podrían ser los aspectos negativos del empleo de este recurso electrónico? A mi parecer, aunque me parece importante su empleo, podría indicar que una desventaja puede ser la subjetividad que pueda presentar el alumno/a a la hora de autoevaluarse; o la dificultad para llevarlo a cabo de la manera más adecuada; así como la necesidad de que sea considerado dentro del ámbito institucional como una herramienta valiosa para el proceso de aprendizaje. Aunque, si pienso que en lugar de una desventaja, podríamos estar hablando de una pequeña limitación. 

    Referencias bibliográficas:

    Jones,S. (2008). El portfolios and how they can support personalisation. Improving learning through technology. UK: Becta.

    Sánchez, E. R., & Gámiz, Á. M. E. (2011). El portafolio digital un nuevo instrumento de evaluación. DIM: Didáctica, innovación y multimedia, (21), 1-10. 

     

  • Laura

    Yo también estoy de acuerdo con esta práctica,  incluso le doy más valor que a un examen, reflexionar sobre lo que aprendiste, crear tus porpias ideas requiere un esfuerzo, asociar conocimientos, interrelacionarlos... que permiten demostrar lo que el alumno ha aprendido y quizás, también, lo que el profesor no ha logrado . Y, al contrario, hay exámenes que se basan en "chapar" ya que muchos de los profesores que me evaluaron hasta el momento requerían las palabras textuales de los apuntes para validar la pregunta. Creo que el portafolios es una buenísima forma de hacer evaluaciones individualizadas y obtener calificaciones según las características propias de cada uno, algo que como futuros pedagogos considero que deberíamos valorar.

  • Milagros

    Boas tardes Ainhoa!!!

    Durante a miña vida de estudiante nunca me fixeran facer un portafolios ata que chegei a Universidade, polo que cando comecei a contruílos estaba bastante perdida, xa que non se trata de un diario en sí senon da temática que vas aprendido, e como realizas a túa aprendizaxe nesa materia durante o curso.

    Resultou ser unha maneira nova de traballar, na cal me fun acostumbrando e incluso collendo mais experiencia nel. Para min é unha gran forma de evaluar xa que cada persoa ten a súa forma de redactar e incluso de aprender, o que permite obter unha nota mais individualizada. Como ben dices unha forma mais conectivista. 

    Sen embargo, según como se dea a materia na clase a realización dun portafolios pode ser mais ou menos fácil, xa que os apuntes que se necesitan para poder obter toda a teoría temos que pillalos nós, os alumnos, e se temos que estudiar a través de eles resulta mais complicado, xa que non todos temos a facilidade de poder adquirir os apuntes con facilidade, o que acaba perxudicando para o examen. 

  • Bianca

    Hola Ainhoa! 

    Dado que me ha llamado la atención esta publicación, me gustaría aportar mi punto de vista (contrastándolo con algunos autores) sobre las ventajas y desventajas que le veo a esta metodología. En este sentido, Murillo (2012) en su obra expone una gran cantidad de puntos fuertes sobre el e-portafolios, entre los que destacaré, por mi experiencia personal durante el desarrollo de la asignatura la motivación que ha despertado en nosotros, quiénes además de seguir los temas de clase todos desde ópticas bien diversas, también explorábamos temas que vinculasen lo aprendido con nuestros propios intereses. En este sentido, a través de nuestras publicaciones plasmábamos nuestras ideas y opiniones y guiábamos nuestro e-portafolios en la dirección que nosotros queríamos, pudimos contar con esa libertad que tanto reclamamos a la hora de aprender; relacionando el aprendizaje con nuestras propias motivaciones. 

    A su vez, otro aspecto positivo que destaco ha sido la posibilidad de poder conocer de antemano los criterios de evalución, pues esto nos permite reflexionar sobre aquellos aspectos que debemos tomar en consideración cuando publicamos nuestros blogs. A su vez, la propia autoevaluación ha supuesto también un aprendizaje y, al menos en mi caso, tras la retroalimentación que me aportó Adriana pude mejorar bastante.

    Sin embargo, y como principal desventaja, destaco el escaso conocimiento que tenía durante las primeras semanas en la elaboración de blogs, en este sentido, mi inseguridad a la hora de publicar me limitaba bastante. De acuerdo con esto, ¿por qué no iniciar ya con esta metodología en la Educación Secundaria o Bachillerato? Pues a pesar de la dificultad que puede entrañar, a través de la práctica y con el apoyo recibido por los docentes los sujetos podrían comenzar a ser más autónomos, iniciándose también en la necesaria curación de contenidos. 

    Por otra parte, considero que este carácter más autónomo del aprendizaje implica un mayor esfuerzo y trabajo tanto, por nuestra parte (teniendo en cuenta el proceso de selección del tema, consulta de diversas fuentes de información, síntesis de lo investigado, redacción...etc) como por parte de los docentes; quiénes deberan evaluar de una forma puramente cualitativa, algo que, sin duda cuenta con un mayor nivel de difcultad que cuatificar respuestas correctas o incorrectas.

    Aún así, considero que, al igual que a ti, esta autonomía que nos han dejado a la hora de gestionar nuestros propios aprendizajes nos han permitido apostar por la continuidad en nuestro proceso de aprendizaje (evitando así, el "conocimiento de última hora" que tanto reina en nosotros) y responsabilidad; algo que considero realmente necesario en la Educación Superior.  

    Referencias Bibliográficas

    Murillo, G. (2012). El portafolio como instrumento clave para la evaluación en Educación Superior. Revista electrónica actualidades investigativas en educación, 12 (1), 1-23.