economía en educación

Recientemente he leído una noticia del año 2014, se nos queda un poco atrás en el tiempo, pero el contenido que se trata sigue estando presente en el año 2017 y, a mi parecer, seguirá estando vigente en los próximos años.

El día 4 de febrero de 2014 se organizó en el Centro de Educación y Nuevas Tecnologías (CENT)  el seminario “Tecnología y educación. Futuro imperfecto”. El director del CENT, Jordi Adell, puso de manifiesto que las razones económicas predominan a la hora de establecer políticas educativas y la educación se convierte en un negocio frente a la concepción de educación como derecho, “la economía se está comiendo la pedagogía y la tecnología educativa” (Adell, 2014).

El valor económico y la posibilidad de hacer negocio con la educación se sobrepone a la educación como derecho pero, ¿Ha sido siempre así o es una tendencia que está aumentando en los últimos años? y, por otro lado, ¿Debe tener la economía tanto poder a la hora de establecer políticas educativas?

En cuanto al primer interrogante que me planteo mi respuesta es clara y es, rotundamente que no, la educación ha sido una fuente de mano de obra para un país, la educación ha variado en función de las necesidades económicas y, por lo tanto, mediante la educación hemos ido formando a las personas para que contribuyan al desarrollo económico. Ha sido un factor de desarrollo social y ha ayudado también a la economía pero no ha sido utilizada como un negocio si no que se ha establecido como un derecho que la mayoría de los países ha respetado (y los que no los han hecho lo están empezando a hacer). Por lo tanto, la educación es un derecho de los ciudadanos convirtiéndose en un instrumento importante para el desarrollo del bienestar social y económico pero no como un negocio en sí. Por otro lado sí que se empieza a vislumbrar pequeños indicios de que esta tendencia está mudando ya que, en nuestro país con las reformas que se están llevando a cabo, la educación se está convirtiendo en un medio para obtener un beneficio económico, teniendo semejanzas con un negocio a gran escala, me temo que esta dinámica va a seguir desarrollándose a lo largo de los años.

En cuanto a la segunda pregunta planteada debo responder que la economía no debe tener tanto poder sobre el establecimiento de políticas educativas. Las políticas educativas deben ser respuestas ante la ineficacia de la educación y no ante las crisis económicas. Por lo que las políticas educativas deberían satisfacer las necesidades educativas requeridas en un momento histórico determinado. Por lo que como mencionada en mi entrada del blog “¿Tecnología dentro de las aulas?”, creo que en este momento lo que se necesita es una integración de las tecnologías en el aula, en lo tocante al currículo escolar.

Volviendo a las palabras de Jordi Adell (2014) “la economía se está comiendo la pedagogía y la tecnología educativa” y esto no debe ser así de ninguna manera, no debemos dejar que la economía predomine sobre todos los ámbitos.

Webgrafía: 

García, L. (s.f). Influencia de la educación en el desarrollo económico. (Planteamiento del problema). Revista de educación. Recuperado de: http://www.mecd.gob.es/dctm/revista-de-educacion/1971-217/1971re217estudios02.pdf?documentId=0901e72b81825b2d

Universidad Jaime I (2014). Jordi Adell: «La economía se está comiendo la pedagogía y la tecnología educativa». Recuperado de: http://www.uji.es/com/noticies/2014/02/1q/cent adell/?urlRedirect=http://www.uji.es/com/noticies/2014/02/1q/cent adell/&url=/com/noticies/2014/02/1q/cent-adell/

Comentarios

  • Milagros

    Boas tardes Javi!!!

    Neste tipo de blog, reflexas un punto bastante importante dentro da nosa sociedade e dentro doutros países. A economía no se pode obviar xa que grazas a ela podemos mellorar os nosos recursos e incluso axudarnos a mellorarnos a nos mesmos.

    Teño claro que se uns recursos económicos adecuados, as novas tecnoloxías nunca puideran surxir para nós. Polo que aquí demostra o importante que é a economía para elas.