La utopía pasada y futura del adulto

Puede que algún día alguna de nosotras trabaje creando material educativo. Menuda responsabilidad. Un libro de texto, una película o una simple canción infantil pueden transmitir ideales muy criticables. Pero esto de la crítica nos lo guardamos para cuando somos mayores.

“(…) la literatura infantil quizás sea el foco donde mejor se pueden estudiar los disfraces y las verdades del hombre contemporáneo, porque es donde menos se los piensa encontrar. Y ésta es la misma razón por la cual el adulto, carcomido por la chatadura cotidiana, defiende enceguecidamente esa fuente de eterna juventud: penetrar ese mundo es destruir sus sueños y revelar su realidad.”

Éste es un trocito del libro Para leer al pato Donald de Ariel Dorfman y Armand Mattelart. Está claro, no?. Cada día tenemos más posibilidades en lo que se refiere a crear contenido dirigido al público infantil. Eso equivale a tener más posibilidades en cuanto a la mejor forma de manipular cabecitas. No creo que nadie salga de la facultad pensando la mejor forma de comerle la cabeza a un niño con ideas que en ningún caso parten de su propio cerebro. Pero es una realidad, es decir, las educadoras y educadores manipulan. Tampoco voy a engañar, no todas lo hacen. Pero no tengo claro en qué momento dejamos de “guiar” y “orientar” y pasamos a robar la libertad intelectual. El caso es que éste libro hace un pequeño recorrido, creo que menos de 100 páginas, sobre los ideales que Disney plasmaba en sus publicaciones hasta hace unos años. Relaciones de sumisión y dominación incuestionable e intereses económicos como sustitutos del cariño. Todo aquello escrito por adultos para transmitir a los niños y niñas unos valores concretos. No se limitaban a reproducir el modelo de sociedad del momento, sino que potenciaban aspectos como la individualidad. Las viñetas parecen escritas por un sádico.

Hace unas semanas vino a contarnos su experiencia una chica que se dedica al diseño de material educativo. Me pregunto si ella, mientras hace su trabajo, se plantea cuestiones relacionadas con este asunto o si simplemente sigue la línea editorial de la empresa para la que trabaja. Y qué haremos nosotras cuando llegue el momento de educar a alguien?