El Internet de las cosas

Hola a todos, hoy voy a dedicar esta entrada a hablar de otro nuevo concepto que he visto en la red y que podría suponer un gran impacto en la educación. Este concepto es el denominado “Internet de las cosas”, IoT por sus siglas en inglés, y está relacionado con que cualquier objeto esté conectado a Internet.

Que un objeto esté conectado a Internet puede ofrecer muchas ventajas, por ejemplo, un cepillo de dientes que alertara de las caries y pidiera cita al dentista por ti, un frigorífico que avise de la fecha de caducidad de los alimentos, etc. Esta tendencia está cada vez más presente en el mundo real, pues ya contamos por ejemplo con relojes inteligentes que nos informan de nuestra actividad diaria con múltiples datos, como nuestra velocidad al correr, las pulsaciones, etc.

En la actualidad hay unos 18.000 millones de dispositivos englobados dentro del Internet de las Cosas, y para 2020 se espera que esa cifra alcance los 50.000 millones.

Ahora bien, ¿cómo se traslada esto a la educación? Pues bien, a través del Internet de las cosas, los centros educativos pueden tener un control y una monitorización de los recursos disponibles, y los docentes un seguimiento más riguroso del desempeño y continuidad del alumno.

Además de esta manera se puede obtener información útil en tiempo real, y alumnos y profesores pueden estar conectados y comunicarse en todo momento. Muchas de estas ventajas ya estan siendo utilizadas, por ejemplo, asignar y entregar deberes a través del aula virtual, enviar las notas al móvil…  Otra aplicación es la seguridad, pues de esta manera se pueden conocer las entradas y salidas de los estudiantes. En palabras del consorcio NMC (New Media Consortium), “tener dispositivos conectados genera una información sobre cómo está aprendiendo el alumno y la actividad docente. Esto puede ser muy útil para modificar los planes educativos y mejorar los contenidos”.

Es evidente que el IoT ofrece multiples posibilidades tanto a la educación en particular como a todas las tareas del día a día en general. Pero, ¿realmente son todo ventajas?, si todo lo que nos rodea esta interconectado y nosotros también, cualquier usuario puede acceder a esta información, entonces, ¿dónde queda nuestra privacidad?.

¿Qué opináis vosotros de este mundo interconectado? ¿Conocíais ya el término de Internet de las cosas?

Webgrafía: