Pensando sobre la charla de Siemens en Lima

Partiendo de las web 2.0 y comprendiendo un poco más la integración de la tecnología dentro de la educación, la clase de la segunda semana ha girado en torno a un vídeo sobre la teoría de la conectividad, una charla impartida por George Siemens en Lima, en la que nos aporta actualizaciones sobre la educación a modo de recordar lo que no debemos perder de vista en el aprendizaje de nuestros alumnos.

A pesar de no decirnos nada novedoso, es muy importante la visualización de estos vídeos, ya que muchas veces en la enseñanza perdemos el rumbo de cómo avanza la sociedad al centrarnos demasiado en algunos aspectos, por lo que debemos parar, fijarnos a nuestro alrededor para cambiar nuestro modelo de enseñanza y aprendizaje y adaptarlo a la sociedad, para formar alumnos más preparados y críticos con lo que está pasando y así no dejarse influenciar por cualquier medio externo. Es por ello que cada vez la teoría de la duplicación se hace más obsoleta a cada momento que pasa: nos estamos convirtiendo en una sociedad tan acelerada, que muchas cosas cambian antes de que podamos adaptarlas al contexto de la escuela, por lo que el aprendizaje creativo, más basado en las habilidades y capacidad de adaptarse a otras situaciones, debería primar, tanto por la adaptación de los conocimientos, como por el nivel de realidad que está alcanzando. Además, muchos profesores con el tiempo pierden la motivación, ya sea por causas internas o externas, por lo que cada cierto tiempo es necesario hacer una autoevaluación por medio de introspección, haciéndonos preguntas clave como si lo que estamos haciendo es verdaderamente lo que queremos hacer, si damos la motivación que nosotros hubiéramos querido tener o los métodos que consideramos mejores aunque nos puedan llevar más tiempo, entre otros. Para ello debemos de crearnos ilusiones, tanto a nosotros mismos, como a los alumnos para que cuando se entre en el aula, estemos alerta en cuanto a lo maravilloso que pueda pasar, o todo lo que podríamos aprender los unos de los otros.

Es por ello que toda la tecnología en el aula debe utilizarse como un apoyo, debido a que estamos rodeados de máquinas. Este es un elemento clave a tener en cuenta, ya que debemos ayudar a nuestros alumnos con su identidad digital, para que la manejen y amolden a su manera, no llenándola como si fueran folios en blanco, si no adaptando todas esas características de cada alumno, dando forma progresivamente a algo que seguramente tenga que seguir aumentando durante el resto de su vida. De la misma manera, los propios alumnos mediante la creatividad estarán contribuyendo a la construcción del conocimiento, lo que hará este proceso más completo de lo que se creía en un principio.

Respecto a todo esto y conectándolo con las prácticas, debo decir que aún falta mucha formación en la educación para que las tecnologías no se usen como el método tradicional de duplicar contenidos, es decir, que no se utilicen este tipo de recursos para solo proyectar el propio libro de papel en una pizarra digital y que se conozca metodología suficiente para potenciar al máximo posible este tipo de aprendizaje.