PLEs y el uso de tecnología para explicar la realidad

El uso responsable de las tecnologías y la inquietud de muchos docentes o estudiantes de magisterio es el cómo usar las tics de una forma que no sea la de siempre, es decir, de una forma innovadora y en la que realmente se trabaje la competencia digital, en la que se adquieran conocimientos relevantes a la hora de llevar al aula recursos transversales y no como un mero canal por el que estamos haciendo formularios sencillos por ordenador que fácilmente podríamos trasladar a un papel. La recogida sobre los datos e información de los PLEs de los que nos hablan Adell y Castañeda que se sistematizó allá por el 2010 es un documento muy citado en el que se recogen muchas de estas nociones de competencia digital que se usan en el currículum por el profesorado y otros profesionales, a la vez que nos habla de los entornos de aprendizaje mucho más contextualizados con la vinculación tecnológica y los recursos que nos ofrece. Por desgracia, la mayor parte del tiempo se cree trabajar con la competencia digital, cuando en realidad tan solo estamos tocando una pequeña parte de una de las cinco parcelas que engloban esta competencia.

De acuerdo con el PLE y sus herramientas y estrategias hay que incluir la tecnología en ellas para ampliar y mejorar la adquisión de conocimientos y habilidades en el alumnado de una forma responsable y guiada por parte de los docentes, sabiendo diferenciar hasta qué punto debemos acompañar a nuestros alumnos y a partir de cuándo debemos dejar que estos mismos puedan ir buscando respuestas a las preguntas que les proponemos. Esto es muy complicado ya que si son cuestiones muy fáciles los alumnos se aburrirán, y si por el contrario son difíciles, la mayoría se frustrará con lo que está haciendo, desfavoreciendo la motivación en tareas posteriores. Por lo tanto, llegamos a la conclusión de que hay que favorecer las actividades de creación propia, y es en este punto cuando comenzamos a introducir los recursos tecnológicos.

Un recurso muy potente es el programa Squeakers, con muchos otros programas parecidos en nuestra lengua que podemos emplear sobre todo para las ciencias y las matemáticas y convertir conocimientos abstractos en concretos para facilitar la compresión. Este programa nos ofrece un potencial enorme a la hora de entender la realidad que nos rodea con tan solo construirla bajo ciertas leyes que además se encuentran presentes en el currículum escolar. Siguiendo un poco el recorrido del PLE, esto se englobaría dentro de las herramientas, mecanismos y actividades para hacer / reflexionar haciendo. Cuando nos pusieron el documental sobre Squeakers y posteriormente hicimos el reloj analógico en la clase interactiva con el programa Etoys, casi se me cae la mandíbula al suelo de la sorpresa de encontrar tal recurso en una clase como esta, ya que uno de los motivos por los que decidí hacer la matrícula de esta asignatura era poder hallar recursos o metodologías que me enseñaran el verdadero potencial de la tecnología en la escuela. Aún cuando estoy escribiendo esto me siento muy sorprendida de que este proyecto haya fracasado en los colegios, ya que la falta de interés porque es mucho trabajo por entenderlo no me parece suficiente como para dejar apartado una metodología que podría mejorar notablemente la calidad de la enseñanza.