Arrancamos!!

Se nos presenta una nueva expositiva un poco diferente a lo habitual, durante las últimas semanas de clase, el profesor nos propone realizar un trabajo. Este trabajo consiste en realizar una propuesta educativa, en la cual introduzcamos la tecnología educativa en las aulas de Educación Primaria de manera potente, basándonos en los contenidos pero donde la competencia digital sea la protagonista, así como lograr que los niños y las niñas relacionen lo que se les está enseñando con la vida real. No vedemos olvidar que relacionar la vida real con lo que estudian los niños y las niñas es muy importante para lograr un aprendizaje permanente en el tiempo.

Pensamos en diferentes ideas pero fuimos descartando algunas hasta quedarnos con la idea de la ley del equilibrio. Se lo comentamos al profesor y le pareció buena idea, por lo tanto, nos pusimos manos a la obra!

Antes de comenzar, exploramos con la ayuda del profesor, algún programa de simulación así como la visualización de vídeos, puesto que es muy importante que un maestro tenga un conocimiento previo de como se emplean estos programas antes de introducirlos en un aula.

Nos planteamos trabajar este tema para que los niños/as observen como un contenido teórico se puede trabajar de muchas maneras y relacionarlo con la vida real, a su vez reflexionarán sobre lo ocurrido por ellos mismos. Todo esto gracias a la tecnología educativa, más concretamente a los programas de simulación.

En esta sesión, seleccionamos el programa de simulación Algodoo y comenzamos a buscar los objetivos generales y específicos para nuestra propuesta, así como la manera en que introduciríamos el programa en el aula, llegando a la conclusión que partiríamos de una experiencia real y cercana al alumnado. ¿Qué mejor manera de trabajar la ley del equilibrio que partir de un elemento muy próximo a los niños como puede ser un balancín?

Durante toda la creación del proyecto no nos encontramos con muchas dificultades. Desde mi punto de vista, la mayor dificultad encontrada fue la creación de la evaluación, es difícil ponerse de acuerdo sobre como evaluar el trabajo realizado de los niños durante todo el proyecto, puesto que la observación directa es muy complicada realizar en una clase con un número elevado de alumnos/as. También considero que tenemos poca información de cuáles pueden ser las mejores maneras para evaluar.

Finalmente, decidimos que cada alumno/a debería realizar un diario en formato papel, en el que recoja lo que va haciendo cada día, así como dificultades que se encuentran, motivaciones, etc. ¿Por qué un diario? Porque consideramos que el la mejor manera para plasmar su aprendizaje día a día y comprobar que es lo que han comprendido.  

 

Continuará...