3. BRECHA DIGITAL EN ESPAÑA.

El tercer punto que proponemos es la situación de la Brecha digital en España.

3. BRECHA DIGITAL EN ESPAÑA

Según un artículo de Mª Mercedes Carmona Martínez y Leonarda García Jiménez publicado en la Revista de Estudios Regionales el origen de la “brecha geográfica” reside tanto en el lado de la oferta como en el de la demanda de TIC. Por el lado de la oferta, las operadoras y empresas suministradoras de estos servicios, centran su actividad en zonas fuertemente urbanizadas porque en ellas encuentran unas mayores expectativas de beneficios, en detrimento de las zonas rurales y con una menor capacidad económica.

Por el lado de la demanda, son también las zonas más ricas y desarrolladas las que generalmente están más y mejor capacitadas para recibir cualquier innovación o infraestructura tecnológica. Los habitantes de las zonas más ricas y urbanizadas del país se moverán en un entorno más propicio a la adopción de las TIC y, por lo tanto, tendrán más incentivos a hacerse ellos también usuarios de las mismas ; y las empresas de las zonas más desarrolladas y fuertemente industrializadas suelen tener un mayor tamaño y una mayor escala productiva por lo que, no sólo les resulta más rentable la adopción y el uso de las TIC, sino que pueden reducir los costes asociados a los procesos de aprendizaje, la utilización de infraestructuras y la redefinición de procesos si sus partners (proveedores, socios y clientes) también hacen uso de estas tecnologías .

Es importante recordar que la educación, la información, la ciencia y la tecnología constituyen las fuentes fundamentales de creación de valor en la economía basada en Internet, y estos recursos están distribuidos de manera desigual.

Teniendo en cuenta que Internet es un “fenómeno de origen y desarrollo esencialmente privado” (García-Legaz Ponce), adquiere especial relevancia el papel que el sector público puede desempeñar en este contexto tanto desde el punto de vista de la eficiencia  como desde el punto de vista de la equidad.

En este sentido, el sector público ha puesto en marcha en los últimos años algunas iniciativas destinadas a dinamizar los indicadores de desarrollo tecnológico en España. Las iniciativas del gobierno español son conocidas como Planes de Fomento de la Sociedad de la Información, y han sido tres: info XXI, españa.es y avanza (del cual hablaremos en apartados posteriores). Pero además de estas medidas públicas llevadas a cabo a nivel nacional, los gobiernos autonómicos también están jugando un papel cada vez más activo como impulsores de diversos planes y medidas.

La mayoría de las comunidades autónomas han diseñado una serie de estrategias políticas y objetivos a medio y largo plazo que se concretan en diversas líneas de acción: igualdad de oportunidades de acceso para todos los ciudadanos, mejora de infraestructuras, creación y difusión de contenidos, alfabetización digital, modernización de la Administración Pública regional y local y desarrollo del sector empresarial tecnológico. En cualquier caso, el nivel y evolución del uso de las TIC en las distintas comunidades autónomas españolas es una cuestión controvertida que presenta importantes consecuencias de carácter económico, político y social.

La brecha digital tiene un componente socioeconómico importante relacionado con las habilidades y capacidades de los usuarios y con la intensidad del uso de la tecnología en cuestión. En este trabajo utilizaremos el número de usuarios de Internet como indicador para medir la amplitud de las diferencias que definen la brecha digital entre comunidades autónomas, basándonos para ello en los datos del Estudio General de Medios, elaborado por la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC), que ofrece información acerca del porcentaje de usuarios de Internet en cada comunidad autónoma desde 1997 hasta 2005.

Según Prado (2003), el número de usuarios de Internet depende del desarrollo y características de tres factores:

  • Infraestructuras, término referido tanto al número y calidad de los terminales de acceso como a la cobertura de las redes de conexión.
  • Asequibilidad, que hace referencia al precio de acceso a servicios TIC de calidad.
  • Capacitación, que se refiere tanto a la formación de profesionales competentes en aspectos de hardware, software y contenido relacionado con las tecnologías, como a la alfabetización digital de los ciudadanos para poder incorporarse a la sociedad de la información y hacer un uso provechoso de las TIC.

Dado que la distribución de los tres factores descritos no es uniforme en todo el territorio tenderán a surgir divergencias en lo que al nivel de uso de Internet en cada región se refiere. Por ello es el sector público quien ha de crear las condiciones necesarias para promover la difusión de las TIC en las zonas más desfavorecidas y minimizar, en la medida de lo posible, la brecha digital y las consecuencias de exclusión económica y social que ésta puede tener.

Un primer análisis de la evolución del número total de internautas en nuestro país entre 1996 y 2006 muestra un importante crecimiento del número de usuarios de la red, con una tasa media de variación anual (TMVA) del 49,8 %.

Sin embargo, al analizar estos datos por comunidades autónomas, se observa que el crecimiento ha sido muy desigual: en La Rioja y Cataluña la TMVA del periodo considerado tiene un valor de 31,2 % y de 33,62% respectivamente, mientras que en Andalucía y Cantabria las tasas de variación media anual son del 53,70% y del 62,11% respectivamente.

Además, existen en la actualidad también importantes diferencias regionales en cuanto al nivel de uso de Internet. Las comunidades autónomas que en 2005 presentaban un mayor porcentaje de internautas son Madrid, País Vasco, Navarra y Cataluña; mientras que Extremadura, Castilla La Mancha y Galicia son las comunidades autónomas con un menor porcentaje de internautas.