Competencia digital

Parea hablar de competencia digital, en primer lugar, es necesario, definir el término competencia, el que la RAE define como: " peripecia, aptitud o idioneidad para hacer algo, o intervenir en un asunto determinado" .

Por otro lado, tal y como indica Paul Attewell  en la Revista Interuniversitaria de Pedagogía Social (2009), las definiciones de competencia que se encuentran en el diccionario ponen de manifiesto la complejidad del concepto, ya que en el núcleo de todas estas definiciones está la idea de competencia o habilidad como capacidad de hacer algo bien. La palabra abarca tanto la habilidad mental como la física (esto es, competencia implica comprensión o conocimiento), pero además también connota destreza o habilidad física. Las ideas y pensamientos del Siglo de las Luces han vuelto nuestro lenguaje bastante inarticulado respeto al dominio físico de la capacidad; así, la competencia es la habilidad para hacer algo, pero la palabra competencia también connota una dimensión de habilidad creciente. De este modo, mientras que competencia es sinónimo de destreza, también evoca imágenes de domino, pericia, maestría, habilidad y excelencia.

Centrándonos en el propio término de competencia digital, no cabe duda de que su significado va más allá de la simple utilización de la tecnología, sino que hace referencia al uso crítica y responsable de la información que tenemos disponible. Cabe hacer énfasis en que, aunque las nuevas generaciones son nativos digitales, existe la necesidad de priorizar el desarrollo de esta competencia en las aulas, debido a la mala utilización de la misma y al tan recurrido copia-pega, sin llegar por tanto al análisis y comprensión de la información, lo que se relaciona con la intoxicación por exceso de información.

Por ello, la educación debe "preparar a los futuros ciudadanos para comprender e interpretar la complejidad política, económica y cultural, navegar en la incertidumbre, desarrollar empleos desconocidos hasta ahora, participar en la vida colectiva de un mundo global y local en cambios vertiginosos y permanentes". (Pérez Gómez, 2015, p. 17). 

La competencia digital cuenta con unas dimensiones que es necesario trabajar y tener en cuenta para el buen desarrollo de la misma:

- resolución de problemas: hace referencia a la utilización de recursos digitales para resolver problemas.

- comunicación: alude a la comunicación a través de la red, pudiendo destacar en esta dimensión la consciencia digital que las tecnologías crean al permitir comunicar y relacionar a personas de diferente cultura, lengua, permitiendo así a las personas desarrollar competencias interculturales a la vez que utilizan la red.

- creación de contenidos: crear y producir lenguaje con diferentes tecnologías digitales, hace referencia a desarrollar artefactos culturales.

- uso seguro: uso crítico, coherente y reflexivo de las redes, teniendo conciencia de su utilización, así como de la utilización de datos, es decir, de la privacidad y de la dificultad de gestionar lo público y privado en las redes, es decir, hacer un uso responsable de las mismas.

-informacional: hace referencia a la búsqueda, localización, selección crítica, y uso de la información para transformarla en conocimiento.

Estas dimensiones se hacen denominar DIGCOMP en el ámbito europeo.