Cultura digital

La cultura constituye el resultado de toda actividad humana, implica, por lo tanto, un sistema simbólico a través del cual se representan creencias, valores, costumbres… De esta forma, el concepto de cultura remite a dos significados diversos: la totalidad de usos y costumbres compartidas de una comunidad, y el conjunto de conocimientos que posee un individuo.

Tal y como establece Ayala (2011) durante el siglo XX surgieron tecnologías que posibilitaron registrar la voz y la imagen, dando origen a los medios de comunicación masiva que pusieron al alcance de millones de personas todo tipo de productos culturales, surgiendo la llamada “cultura de masas”, es decir, aquella cultura que deriva de los medios de comunicación de masas. Así, surgen distintas denominaciones que reflejan las interpretaciones en torno al paradigma cultural vigente y se usan indistintamente: Era de las Comunicaciones, Sociedad Postindustrial, Cultura Posmoderna, Cultura de la Imagen, Sociedad de la Información o Cultura del Espectáculo, siendo estas las más utilizadas.

Por lo tanto, en una sociedad caracterizada por las tecnologías que ponen al alcance de millones de personas una cantidad inconmensurable de información, en este contexto, el saber y la cultura conviven en un ambiente donde las tecnologías de la información y la comunicación abarcan prácticamente todos los aspectos de la vida en sociedad.  La masificación de Internet, tal y como establece Garrido Ferradanes (2010) permitió que la humanidad tuviera al alcance de su mano la más grande biblioteca que nuestros antepasados pudieran haber imaginado. Así surge el término de "ciberespacio" para definir este nuevo entorno, que define la interacción entre tecnología y sociedad, de esta forma, la aproximación desde los usuarios giraba en torno a la "participación" en la red. Cabe destacar que más del 90% de la información que se produce actualmente a nivel mundial está en formato electrónico, por lo cual, podemos decir que Internet implica un cambio en los modelos de transmisión de conocimiento e información.

De esta forma, surge una nueva etapa cultural, denominada cultura digital o cibercultura, en la cual es posible acceder a todo tipo de documentos y saberes en la Web. Sin embargo, dos conceptos parecen definir el entorno cultural de las últimas décadas: digital y cibernética, pues a partir de ellos se sustenta la reflexión respecto de cuáles son los patrones que mueven la sociedad y que originan la cultura digital y la cibercultura. Semánticamente ambos términos son muy similares, pero, es importante tener en cuenta que guardan diferencias, tal y como indica Bustamante (2011):

La cultura digital se enfoca más a la tecnología propiamente dicha, pues al hablar de lo digital se enfatiza la tecnología informática. Por otro lado, el concepto de cibercultura se enfoca más a las manifestaciones culturales que se generan de la aplicación de dichas tecnologías y, por este motivo, resulta más atractiva como objeto de análisis, ya que abarca una serie de fenómenos culturales que aparece con la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación.

En conclusión, el saber y la cultura son inherentes a la especie humana, por lo que, si bien es cierto que la tecnología digital ha provocado cambios en este terreno, de ninguna manera puede entenderse como una modificación absoluta de los patrones de conducta de las personas, sino más bien como un estilo diferente de adquisición, difusión y creación de saberes.  La cultura se construye en la medida que se acumulan y conjugan diversos saberes, es decir, conjuntos de conocimientos, pero en la Era Digital todas las personas con conexión a Internet tienen a su disposición una cantidad ilimitada de recursos culturales a través de la Web. En la medida que esa información se internalice, puede considerarse como parte de un saber que incrementará la cultura de un individuo. Sin embargo, las escuelas no sacan el suficiente provecho de esta situación y se requiere un cambio de enfoque que realmente permita utilizar la Web como una poderosa herramienta pedagógica. Por lo tanto, podemos decir que, asociando este concepto de cultura con el calificativo de digital, se designa una tecnología como una técnica, un saber hacer, cultural, determinado por la relación dialéctica entre innovación tecnológica y transformación social, que abarca desde los nuevos modos de creación simbólica hasta sus procesos de almacenamiento, difusión y uso social. Así considerada, la Cultura Digital no implica necesariamente una ‘nueva' cultura, diferenciada de la anterior, pero tampoco resulta una mera prolongación de la cultura.

Referencias bibliográficas:

AYALA PEREZ, T. (2011). Saber y Cultura en la Era Digital. Rev. austral cienc. soc, (20), 41-59. Recuperado de: http://mingaonline.uach.cl/pdf/racs/n20/art03.pdf

Bustamante, E. (2011). Cultura Digital: la ‘nueva’cultura clásica. TELOS 88: La Cultura Digital88, 59. Recuperado de: https://telos.fundaciontelefonica.com/url-direct/pdf-generator?tipoContenido=articuloTelos&idContenido=2011072709090001&idioma=es

Garrido Ferradanes, F. (2010). Cultura digital e investigación comercial de mercados. Razón y Palabra15(73). Recuperado de: http://www.razonypalabra.org.mx/N/N73/MonotematicoN73/02-M73Garrido.pdf