Comenzando...

Como alumna repetidora de esta materia, llegué a esta clase esperando encontrarme alguna actividad sorprendente, ya que el año pasado, como dijo Adriana en clase, llegamos y no había nadie allí. Simplemente había un sobre encima de la mesa del profesor y un mensaje escrito en la pizarrra. Hasta que, pasados quince minutos, no vino la profesora al aula y preguntaba qué nos pasaba y por qué estábamos cada uno en un sitio y no hacíamos nada, no se nos ocurrió la idea de acercarnos a la mesa y mirar lo que había allí. Cuando comenzamos a trabajar tuvimos que realizar una actividad grupal muy divertida y conocimos aulas de la facultad que la mayoría de nosotros desconocíamos... 

Este año, en la primera clase también hubo una actividad grupal y debíamos posicionarnos bajo un lema con el que estuviéramos de acuerdo. Algunos de los lemas eran: "Los pedagogos debemos integrar la tecnología en nuestra práctica profesional", "La tecnología no aporta ningún valor añadido a la educación", "La tecnología deshumaniza"... Yo me posicioné bajo el primer lema ya que estaba de acuerdo con éste, pero resulta que cuando nos juntamos todos bajo el lema con el que estábamos de acuerdo, la profesora nos propuso realizar una actividad en grupo y cada grupo debía ir en contra del lema que había elegido; formando así una actividad de debate ya que, primeramente, debíamos poner en común nuestras ideas y una persona de cada grupo debía exponer al resto las conclusiones a las que habíamos llegado.

Algunos de los argumentos en contra del lema "Los pedagogos debemos integrar la tecnología en nuestra práctica profesional"  eran:

Es muy costoso y trae consigo mayor contaminación, ya que requiere un mayor gasto de energía eléctrica.

- Reduce el pensamiento crítico del alumnado. 

- Las nuevas tecnologías pueden fallar, y éstas también traen consigo problemas de vista. Entonces, ¿por qué debemos cambiar el sistema tradicional y adaptarnos a las nuevas tecnologías? También requieren una mayor formación del profesorado, porque no sirve de nada tener nuevas herramientas si no sabemos utilizarlas...

Éstos fueron algunos de los argumentos que sacamos en conclusión y, algunos de ellos, nos hacen pensar si de verdad estamos preparados para el buen uso de las nuevas tecnologías o si simplemente tenemos unos aparatos nuevos en nuestras manos que tan siquiera sabemos manejar o que no le sacamos todo el provecho que en realidad tienen.

Yo estoy a favor de la integración de la tecnología en nuestra práctica profesional como futuros pedagogos que seremos, pero... la pregunta es: ¿en realidad estamos preparados para ello?

Al terminar este debate, la profesora Adriana trató de resolver algunas incógnitas y ahondar en ellas como cuáles eran las funciones de un pedagogo y cómo llevar las nuevas tecnologías al campo de trabajo que escogeremos en un futuro. Para finalizar la clase, nos explicó que antes de irnos al Prácticum deberíamos cubrir una rúbrica como forma de auto - evaluación y también nos explicó que no sólo trabajaríamos con esta red social, sino que también tendríamos que realizar un proyecto. 

Para finalizar, decir que este año comienzo la materia con otro pie, comienzo con ganas e ilusión y que el debate realizado en esta primera clase me ha hecho pensar si de verdad estamos preparados para utilizar las nuevas tecnologías en nuestra práctica profesional o si todavía necesitamos una formación para desempeñar bien nuestro trabajo.