La Robin Hood del conocimiento

Durante esta semana preparamos una simulación del juicio de Alexandra Elbakyan, a mi grupo le fue asignado el papel de Creative Commons. Desde esta entidad nos posicionamos a favor de la inocencia de Alexandra. Como expliqué en la anterior publicación, Creative Commons surge con el fin de resolver los problemas de derechos de autor que aparecieron a raíz de las nuevas tecnologías. Es una organización sin ánimo de lucro y sigue la práctica del Copyleft. Esto consiste en propiciar el uso de las obras o inventos así como en favorecer la distribución. El Copyleft aparece en contraposición al Copyright, esto es, todas las personas podrían tener acceso a dicho contenido sin las restricciones existentes en el Copyright, de esta forma las obras o invenciones serían de carácter público, rechazando los intentos de privatización. 

Alexandra Elbakyan fue acusada por piratería y robo de la propiedad intelectual, dado que llevó a cabo una plataforma online en la cual se pueden encontrar documentos varios para científicos y estudiantes que pertenecen a editoriales privadas y, por tanto, son de pago.

Nuestro grupo se personificó como Creative Commons, defendiendo, de esta forma, a Alexandra dado que esta organización se posiciona a favor del libre conocimiento. Ella misma se considera Robin Hood ya que afirma que: “Es cierto: robo a los editores para dárselo a los científicos”. Desde Creative Commons consideramos que toda persona debe tener acceso al conocimiento y a la cultura, para, de esta forma, seguir creando a partir del mismo. Además, nos parece una gran injusticia que obras financiadas con dinero público acaben en manos de editoriales privadas, el conocimiento no se debe, en ningún caso, mercantilizar hasta tal punto.

En el juicio se defendió y acusó a Alexandra por realizar dicha plataforma sin permiso previo y supuestamente “apropiándose de las obras”, por lo que cada grupo demostró al jurado sus fundamentos y bases a partir de las cuales. Según nuestro punto de vista, Alexandra no se apropió de las obras, ya que en todo momento señaló la autoría de cada obra.

La realización del juicio fue una oportunidad única para conocer de cerca los conceptos e ideas trabajadas en clase anteriormente, de esta forma, considero que logramos beneficiarnos sumergiendonos en la materia. Para finalizar, es necesario señalar que me resultó una experiencia satisfactoria, ya que el trabajo se vió recompensado por el veredicto final del jurado; la inocencia de Alexandra.

Resultado de imagen de robin hood del conocimiento

Lona, A. (2016). Sci-Hub, el Robin Hood del conocimiento. Magna Revista. Recuperado de: http://revistamagna.com.ar/nota/sci-hub-el-robin-hood-del-conocimiento