Fake news ¿desinformación o falta de información?

Hoy día se nos bombardea  constantemente con información, muchas veces difícil de contrastar, provocando que sea muy fácil difundir noticias falsas, más conocidas como “fake news”. Este, desde mi punto de vista, es uno de los mayores retos con los que nos encontramos.

Para poder entender bien la repercusión que pueden llegar a tener las fake news, debemos entender el término de posverdad, que viene definido por el diccionario de Oxford como “lo relativo o referido a circunstancias en las que los hechos objetivos son menos influyentes en la opinión pública que las emociones y las creencias personales”. Esto, en materia de fake news, querría decir que al leer una noticia, fácilmente empezamos a estar influidos tanto por la opinión de los demás como por nuestras emociones, provocando que aunque os hechos demuestren que no es verdad, sigamos creyendo la mentira.

Este fenómeno, desde mi punto de vista provoca y viene provocado por la falta de pensamiento crítico. También creo que puede causar desconfianza, tanto a nivel social, como en esferas más personales.

En este punto, se debe destacar la importancia de las redes sociales (instagram, twitter, facebook…), estas son uno de  los medios, a través de los cuales es más sencillo difundir información.

Multitud de países plantean ahora la cuestión sobre legislar acerca de este fenómenos, aquí el debate empieza al plantearnos hasta donde se puede restringir sin afectar a la libertad de expresión. La investigadora del Oxford Internet Institute Yin Yin Lu, llega a afirmar que “no informar acerca de algo es tan peligroso como contar una mentira”.

Por tanto, sitúan la clave en establecer medidas que verifiquen la información antes de ser publicada. Pero ¿hasta qué punto esto limita nuestras publicaciones, y por tanto, nuestra libertad de expresión? ¿Hasta qué punto generan mayor desinformación las fake news que la propia falta de información? ¿La solución no podría residir en una educación transversal a las competencias digitales?

 

Referencias bibliográficas:

Lluís Micó, J. (2018). Fake news: las redes aportan más soluciones que problemas. La Vanguardia. Recuperado de: http://www.lavanguardia.com/tecnologia/20180421/442692921768/fake-news-redes-facebook-youtube-polemica-carcel.html

Rubio Hancock, J. (2016). El Diccionario de Oxford dedica su palabra del año, posverdad, a Trump y al Brexit. El País. Recuperado de: https://verne.elpais.com/verne/2016/11/16/articulo/1479308638_931299.html.