Las relaciones humanas y la tecnología

Todas somos usuarias habituales de las redes sociales y sabes cómo funcionan, pero pocas veces somos conscientes de los intereses que hay detrás de ellas.

La tecnología al tiempo que evoluciona fuerza cambios en la sociedad al completo y, en concreto, las redes sociales introducen cambios en la forma de transmitir los mensajes: podemos comunicarnos y llegar a nuestro público (nuestros seguidores y seguidoras) de manera inmediata.

A día de hoy la comunicación es mucho más rápida, pero es más fácil manipular los mensajes que se transmiten, como ya vimos con las fake news. Se habla de sociedad del conocimiento, pero en realidad estamos infoxicados: recibimos demasiada información y no hacemos nada con ella porque no sabemos.

Además, cada día es más habitual el uso de las redes sociales y esto provoca cambios en los medios de comunicación, ya que las empresas y las personas pueden publicar textos, imágenes o vídeos para publicitarse o, simplemente, contar qué les pasa.

Con respecto a esto último derivan muchísimos problemas como, por ejemplo, no saber distinguir los límites entre lo público y lo privado, qué contar y qué no de nuestras vidas.

Es verdad que gracias a las redes sociales la comunicación más sencilla, pero también nos hace perder habilidades saber mantener conversaciones cara a cara con las personas de nuestro alrededor, es decir, perdemos el lenguaje no verbal y paraverbal, lo cual provoca que las relaciones se vuelvan más frías y se creen malentendidos de forma más fácil

Además, los marcadores que se utilizan para valorar las relaciones personales e, incluso, a nosotras mismas cambian: la vara de medir la encontramos en los me gusta, en las veces que alguien comparte y comenta nuestras publicaciones y en el número de seguidores; de esto ya se habló en más entradas de este blog, pero es algo demasiado habitual: consideramos que alguien es importante cuando tiene popularidad en las redes sociales, hasta el punto de que todos las artistas, los partidos políticos y las empresas las utilizan para bombardearnos con anuncios y, así, conseguir comprarnos y que compremos sus productos/servicios.

Está claro que son una gran ayuda para el día a día, hasta en la educación se están introduciendo, nosotras mismas estamos en una red social para trabajar una materia, así que no sólo cambian las relaciones, sino que también cambia la educación: es necesario que si se introducen las tecnologías en las aulas se modifiquen los procesos educativos de enseñanza y aprendizaje, como se explicó ya cuando hablamos sobre el conectivismo.

Y vosotras ¿qué creéis? ¿Está la educación adaptada a las nuevas tecnologías? ¿Y lo estamos nosotras para todos los avances tecnológicos que están por venir?


Responsabilidad social, empresarial y sustentabilidad. (sf). La tecnología y las relaciones interpersonales: ¿cómo nos afecta? Responsabilidad social, empresarial y sustentabilidad: España. Recuperado de http://www.responsabilidadsocial.mx/la-tecnologia-y-las-relaciones-interpersonales-como-nos-afecta/

Comentarios

  • Antía Pereira

    Hola Lucía!!

    Estaba leyendo algunas de las entradas y esta me pareció muy interesante tu reflexión y las preguntas que lanzas, pues bien, desde mi punto de vista, la eduación no se encuentra adaptada a las nuevas tecnologías, por lo menos en los casos que conozco. Me explico, parece increíble pero aún hoy en día seguimos estando encallados en la educación tradicional, en la que existe una estructura mayormente vertical; por eso, si en este tipo de educación integramos la tecnología, sólo estamos incorporando una nueva herramienta para que, por ejemplo, en vez de un libro en el aula haya un proyector pero no existe ningún aprendizaje significativo a partir de ésts. Pero, me pregunto ¿qué cambio generó esto en la educación? Desde mi punto de vista, ninguno, ya que esta introducción de las tecnologías no produjo ningún cambio a la hora adquirir el conocimiento ni formarse. Considero que, primeramente, habría que adaptar la educación a la sociedad actual y a las nuevas tecnologías, empezando por modificar esta estructura verticalizada y siguiendo por nosotras/os mismas/os. Posteriormente, podríamos incluír la tecnología en el campo educativo para que, de esta forma, pudiese aprovecharse y hacerse un correcto uso de la misma ya que, como dijimos en muchas ocasiones, ésta puede resultarnos muy beneficiosa para lograr que las personas se formen en diversos ámbitos.

    Por otro lado, no creo que estemos adecuadamente preparadas/os para los cambios tecnológicos que nos esperan, ya que considero que las estructuras de nuestro sistema están obsoletas y es necesario llevar a cabo renovaciones en la visión de todas las personas para así adaptarnos al cambio tanto social como tecnológico.