In Time

¡Hola, chicxs!

Hace años, unos 7 más o menos, vi una película con el fin de entretenerme, no tenía ninguna otra motivación para verla por aquel entonces. Era una película sin más, como otra cualquiera, que no fue muy sonada tampoco, pero que a mí me marco de una manera muy especial. Esta película se llama “IN TIME”, y trataba temas tan potentes y con un símil tan claro con la realidad en la que vivimos (la película está desarrollada en el año 2161) que me pareció simplemente majestuosa, y no solo porque el actor principal sea Justin Timberlake.

Esta película, como dije, en su momento me pareció una maravilla y un generador de debate social donde los haya, y hoy, pensando en un tema sobre el que escribir en mi blog, se me vino a la mente la tecnología usada para desarrollar la trama de esta película. En un primer momento, se ve el avance tecnológico que envuelve a la sociedad moderna y rica, pero, aun así, este se puede ver eclipsado por los temas políticos, económicos, sociales y de creencias que predominan en ella. Pero para esta asignatura, la tecnología que se usa para contar los minutos de vida que tiene cada persona, es la clave y bajo mi punto de vista un tema bastante llamativo para tratar.

Para los que no vieron la película, ni tienen la menor idea de que va, os voy a dejar el tráiler para que le echéis un vistazo antes de seguir leyendo, para poneros en situación más que nada.

 

El control digital del tiempo que cada personaje tiene en su brazo, con la gestión de la información digital, que, si bien es necesaria y pertinente en estos momentos de amplio desarrollo de las tecnologías digitales, tiene su lado cuestionable. Se puede hablar perfectamente del manejo de la información, de la implementación de la Gestión de Derechos Digitales (DRM) y del riesgo de caer en manos de un poder en la monopolización de la información al no compartirla de forma abierta con todas las personas pues, llegará a convertirse en un canal de control y represión para las personas. Como se puede ver, la información es un activo muy importante y la película muestra las nuevas tecnológicas que permiten tener la ubicación y el estado de cada uno de los seres humanos que se encuentran conectados a una red mundial, que a su vez permite la manipulación de los seres humanos. Ante esta información podríamos decir que podría ocurrir en un futuro peeeero….. después del blog que escribí ayer sobre China, se ve que no es futuro, sino presente. Además, dichas tecnologías pueden usarse para controlar de manera total la vida de las personas, y la película ilustra de manera asombrosa hasta dónde podría llegar dicho control digital de la vida en un futuro (no muy lejano al paso que vamos), pues según la película, todos podríamos tener un reloj digital implantado en nuestro cuerpo que nos va a determinar en forma de cuenta regresiva, cuántos años, meses, días, horas y segundos nos quedan de vida.

Tal vez la situación que plantea la película “IN TIME” nos parezca en estos momentos algo muy remoto (o no tanto), pero quizás la difusión, y a la vez el control cada vez más masivo y global de tanta información digital, nos acerque cada vez más a un mundo donde el control de nuestras vidas, escape de nuestras manos.

Pero bueno, por el momento la película es todavía ciencia ficción, pero aún así, nos deja reflexiones interesantes para el presente, como, por ejemplo: ¿hacía donde va el control de la información en un mundo cada vez más digitalizado y globalizado?, ¿qué es la privacidad en un mundo donde a través de las redes sociales se puede conocer detalles íntimos de la vida cotidiana de las personas?, ¿hasta donde hemos cedido de manera voluntaria y sin quizás darnos cuenta de las implicaciones, parte del terreno de nuestra intimidad a la que tenemos derecho?... y la gran pregunta final, ¿Aún estamos a tiempo de gestionar la información digital de manera racional para que no se lesionen derechos fundamentales de todos los seres humanos?

 

Espero que os haya gustado y para lxs que no la visteis os la recomiendo 100%.

Un Saludo.