La importancia de la Tecnología

Por Miriam

Actualmente, como bien sabemos, la tecnología está muy presente en nuestras vidas. Tiene mucha importancia en los procesos de educación de edad temprana: hoy en día, los niños, se adaptan muy fácilmente al uso de las nuevas tecnologías y es a los adultos a quienes les cuesta adaptase más.

En estudios de educación, se ha visto que los iconos, fotos y otros símbolos visuales son importantes para el desarrollo temprano de la lectura y el aprendizaje, ya que facilitan el desarrollo del habla, la escritura y el habla; muchos niños sienten que los aparatos electrónicos les ayudan y son muy accesibles para ellos.

Me gustaría hablar, también, de la importancia de las nuevas tecnologías en los niños con necesidades educativas especiales. La tecnología ayuda a estos niños a solventar sus dificultades. Las tablets, con aplicaciones adaptadas a la perfección a cada uno de los perfiles específicos de las Necesidades Educativas Especiales, ofrecen unas excelentes herramientas de aprendizaje a los menores.

Actualmente, utilizamos el ordenador/móvil/Tablet para todo; ya sea para hacer un trabajo, para buscar información sobre algo que nos interese o bien para comunicarnos; por lo que, la tecnología, está muy presente en nuestras vidas; es un factor muy importante que nos facilita nuestro día a día.

Por otro lado, hacer un mal uso de la tecnología, puede traer una serie de consecuencias. El desarrollo tan veloz de los dispositivos, fomentan el consumismo, además el uso excesivo trae consigo repercusiones en la salud, como estrés visual, insomnio, sordera u obesidad, entre otros. Finalmente, pasar tanto tiempo navegando en nuestros ordenadores, móviles y tablets, nos desconecta de lo que sucede a nuestro alrededor y afecta nuestra relación con los demás.

El uso de la tecnología seguirá cambiando poco a poco, basándose en las demandas de la gente y del mercado. Debemos informarnos hacia un buen uso de ella y utilizar las diferentes aplicaciones y redes sociales con responsabilidad; somos nosotros quien hacemos la tecnología buena o mala y útil o perjudicial, con base en el uso que le damos.