"Guía para el Control de las Familias" y el abuso de tecnologías en menores

                Durante la mañana de hoy, revisando las noticias, he podido encontrar en una de ellas algo que desconocía y que me parece interesante compartir en relación a la materia y en relación a nuestro futuro profesional, sobre todo por la posible reflexión que puede provocar en nosotros. Además de conocer este concepto sobre el que voy a hablar, a través de la noticia también pude conocer ciertas entidades o programas que desconocía de la misma manera.

                Esto es la “La Guía para el Control de las Familias” que supone una guía de mediación parental del programa Internet Segura for Kids, lanzada por el INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad). Esta guía recoge ciertas recomendaciones para que las familias puedan ejercer un control efectivo dividiéndolas en tramos de edad, de la siguiente forma:

                De los 3 a los 5 años: que supondría, según la publicación, el primer contacto con la tecnología. Las indicaciones que se recogen hacen referencia a asegurarse de que los contenidos son propios para su edad ya que de no ser así podría ser perjudicial para su desarrollo emocional. "Por ejemplo, la pornografía puede distorsionar los roles sexuales en el futuro o generar complejos. El visionado de contenidos violentos, como una decapitación, les puede generar pesadillas durante semanas hasta el punto de tener que acudir a un especialista", como señala Manuel Ramsán, coordinador del programa.

                De los 6 a los 9 años: la guía define esta etapa como la etapa de la búsqueda de la autonomía. Se hace referencia al fundamental control parental que debe existir en estas edades a través del acompañamiento, las normas y el uso. "El grado de intensidad dependerá de la madurez del menor y de los controles que requiera. Los límites de tiempo irán en función del objetivo; si es un trabajo de clase, seis horas está bien. Navegar sin rumbo por Internet, viendo bromas o memes, no. Importa la calidad de lo que hace", señala Ramsán.

                De los 10 a los 13 años: en esta ocasión se define como la apertura a internet a esta etapa de edad. Se destaca que los niños/as deben de comprender el funcionamiento de internet así como las redes sociales y lo que hay detrás de ellas. "Hay que tener mucha precaución con las redes sociales. Asegurarse de que el menor tiene habilidades para solucionar un conflicto o que sabe velar por su intimidad y respeta los derechos de terceros" destaca Ramsán en esta etapa.

                Cabe destacar que en la publicación destacan como efectos posibles del abuso de las tecnologías en menores el aislamiento social, incremento de la agresividad o el fracaso escolar.

                Para introducir el tema, en la noticia se exponen previamente dos casos de menores que tienen problemas causados a raíz de la tecnología. En primer lugar, se cuenta la historia de un niño de 8 años que supuestamente sería adicto al móvil y en segundo lugar, se expone la llamada “adicción sin sustancia” que sería la adicción a las tecnologías, en este caso el teléfono móvil, que afectaría en mayoría a menores de entre 16 y 17 años según la Asociación Proyecto Hombre.

                Además, de tener conciencia de existencia de la “Guía para el control de las Familias”, me parece interesante también conocer que la Asociación de Proyecto Hombre cuenta con un programa para jóvenes adictos a las TIC desde 2013. También se aportan datos como “el 74% de los adolescentes afirma haber tenido su primer móvil entre los 10 y los 14 años, y un 20% antes de los 10. El 84% reconoce tener acceso a Internet desde su móvil.” obtenidos del estudio de Elena Presencia, directora de esta asociación.

                Creo que hay dos afirmaciones que pueden resultar interesantes para nuestra reflexión que Esther Rubio, psicóloga de Proyecto Hombre en Madrid, realiza como son las siguientes: "La etapa evolutiva en la que están puede ser un factor de riesgo: buscan emociones fuertes y fabulan con identidades nuevas en la red" en cambio, señala también que  "No podemos llegar a la abstinencia completa porque necesitan estar conectados en su vida cotidiana".

                Cómo podemos comprobar, el tema de las tecnologías relacionados a los menores y a su desarrollo, tanto positivamente como negativamente, sigue siendo un tema de actualidad y que se sigue sometiendo a debate hoy en día. Este tema lo hemos tratado en clase y en algunas ocasiones se ha tratado en el blog a través de distintas entradas, me ha útil contribuir a este interesante tema.

 

                Torres, A. (28, Mayo, 2018) “Mi hijo tiene ocho años y no le dejo usar la tableta, ¿estoy entorpeciendo su desarrollo?”. El País.

Recuperado de:https://elpais.com/tecnologia/2018/05/25/actualidad/1527243094_981001.html