CIBEREDUCACIÓN - SQUEAK

image

Aprovecho la viñeta expuesta publicada por e-faro, que hace referencia a la Cibereducación (nueva forma de aprender con Software educativo? para hablar de los programas como Squeak, visto en una de las clases interactivas.
Squeak funciona como un simulador de mundos virtuales que sirve para experimentar reproduciendo procesos o fenómenos reales o inventados.
Pues bien, mi opinión sobre este tipo de programas no es muy positiva, ya que las veces que he trabajado en el colegio con programas de este estilo, me limitaba a hacer lo que me decían para que, en este caso, se moviera el coche en círculos o consiguiera hacer un cuadrado.
Creo que estos programas no potencian el rendimiento de los alumnos, ni se contempla el proceso de los mismos para obtener los resultados que se pretenden. En mi opinión, y por mi experiencia, puedo llegar a entender lo que tenemos que hacer para conseguir la meta planteada, pero a la hora de la verdad lo único que hago es hacer preguntas a los compañeros de: "¿Dónde tengo que darle para que empiece a andar?" "¿Qué número tengo que poner ahí?" o "De esta forma no me va, pero si lo dibujo yo parece que lo haya conseguido."
Por esta razón, considero que no es una técnica que fomente el aprendizaje pero sin embargo fomenta la ayuda entre los compañeros, que con tal de que el coche empiece a andar te dicen lo que tienes que poner.
Si bien es cierto, este tipo de programas reciben muy pocas críticas para los que realmente entienden del tema, ya que se presenta como un programa que "permite crear y diseñar, para lo que debemos poner a trabajar la imaginación, creatividad e intuición" que integra los avances tecnológicos que se han producido en los últimos años.
Bajo mi punto de vista, este tipo de programas para que sean efectivos requieren una observación del proceso por parte del profesor, ya que no todos los alumnos tienen el mismo ritmo de trabajo y lo que algunos acaban en 5 minutos otros tardan más. Por esta razón, como ya he dicho antes, ante la decepción de no alcanzar los objetivos planteados el alumno acaba preguntando qué tiene que hacer a sus compañeros y haciéndolo sin entender el proceso.
Por otro lado, si se entiende lo que se debe hacer puede elevar la autoestima del alumno, al ver que al fin consigue que el coche forme un cuadrado, por ejemplo, y entiende lo que ha hecho para realizar esta actividad.
Como valoración final y personal, este tipo de programas (como ya se habrá podido comprobar) no son de mi agrado como alumna, ya que, como ya he dicho soy de las que acaba preguntando qué hay que hacer para conseguir que el coche se mueva.